Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Por un comercio exterior más eficiente y diversificado

Resulta una prioridad incrementar nuestras exportaciones de bienes y servicios e intensificar la promoción de los proyectos disponibles para el capital extranjero

Sabremos buscar con inteligencia y creatividad vías y medios para hacer un Comercio Exterior más eficiente y diversificado, incrementar nuestras exportaciones de bienes y servicios, intensificar la promoción de los proyectos disponibles para el capital extranjero y atraer más inversiones que acompañen al país en la construcción de un nuevo modelo económico”, fue la aclamación unánime del empresariado nacional reunido en el salón plenario del Palacio de  Convenciones de La Habana.

Ante las nuevas medidas adoptadas por Washington con el fin de entorpecer la economía, en particular la anunciada aplicación del capítulo III de la Ley Helms- Burton, los representantes de las más de 800 entidades miembros de la Asamblea General de Asociados de la Cámara de Comercio de Cuba, reiteraron su decisión de enfrentar los nuevos desafíos que impone el bloqueo estadounidense.

Rodrigo Malmierca Díaz, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex),  tras remarcar las dificultades objetivas –la mayor de estas asociada a la política anticubana de EE.UU-, instó a librar una batalla fuerte contra las debilidades e insuficiencias propias del empresariado nacional, entre las que mencionó, la necesidad de una mayor preparación, la urgencia de tener siempre una visión de país, así como la eliminación de las demoras en las respuestas a solicitudes y requerimientos del comercio exterior, con vistas a lograr mayor crecimiento y desarrollo económico.

Explicó el titular en su intervención que con la aprobación de la nueva Carta Magna, la Cámara de Comercio de Cuba adquiere la inmediata misión de contribuir a la puesta en vigor de los capítulos referidos a estas esferas, pues devienen cambios en la actual coyuntura socioeconómica del país para los cuales todos los actores deben fortalecerse.

Indicó que no podemos renunciar a la inversión extranjera a pesar de las zancadillas impuestas por las brutales agresiones del imperialismo para impedir el avance de la Isla, y llamó a apostar por esta a partir de sobreponerse a las limitaciones y deficiencias para que sea cada día más eficiente, con calidad, y basada en la promoción de los encadenamientos productivos, el ahorro y racionalidad de los recursos, entre otras exigencias.

Llamó a trabajar más y mejor para lograr dar un salto en las exportaciones, teniendo en cuenta las oportunidades para agregar valor a nuestros bienes y diversificar los productos nacionales en el mercado mundial.

También Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, se refirió a los desafíos que asume el Plan de la economía para el 2020, el cual debe ser más flexible y  participativo, es decir diseñarse desde la base, con vistas a incentivar las potencialidades y creatividad de los colectivos laborales, a partir de las prioridades establecidas por el país para mejorar la eficiencia.

Se trata de una estrategia encaminada a liberar las fuerzas productivas y desencadenar todas las potencialidades de la industria nacional, con objetivos concretos y bien definidos para promover proyectos de desarrollo local y sustituir importaciones, por lo que –dijo el ministro Gil- para esta etapa, se precisa del diseño de metas que se establezcan desde las estructuras de base sin que los límites fijados por el nivel superior supongan una camisa de fuerza.

Insistió en la urgencia de que las empresas puedan revelar todas sus potencialidades para poder incrementar las exportaciones, y no permitir bajo circunstancia alguna que el plan coarte la iniciativa comercial de las unidades productoras o que una directiva establezca límites que no favorezcan la expansión para dotar al producto de valor agregado.

Es decir que la confección del Plan debe ser un proceso de abajo hacia arriba y no viceversa, y la evaluación y análisis económicos determinarán cómo se distribuyen los financiamientos y los recursos de los que se disponen.

Acotó que a pesar del recrudecido bloqueo, existen posibilidades reales para no solo defendernos y resistir ante las presiones y dificultades, sino incluso para crecer y alcanzar considerables niveles de desarrollo.

Informó Gil que a partir de este 22 de abril comienza la confección del Plan económico para 2020 de conjunto con las entidades productoras del país y puntualizó que para el año próximo entre las prioridades de asignación de recursos destaca la de potenciar a la industria nacional.

Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, resumió  los principales resultados de 2018 y los propósitos para el actual período en el que la institución continúa trabajando en la creación de condiciones favorables a la atracción de capital externo, además de insistir en la capacitación del empresariado nacional, contribuir a la promoción de la cartera de oportunidades del país y a la diversificación de mercados y proveedores.

En el encuentro los asistentes recibieron una actualización de los avances y perspectivas de la implementación de la llamada Ventanilla Única del comercio exterior y la inversión extranjera, y de los beneficios del Sistema de certificación de origen digital de Cuba, entre otras regulaciones, normativas y novedades del sector.