Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Participó Díaz-Canel en reunión de balance de los Ministerios de Industrias y Agricultura

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros convocó a reemprender producciones que Cuba ostentaba incluso en años difíciles de los ´90 del siglo XX

“Podemos tener lo nuestro con mucho orgullo”, expresó en la mañana de este lunes el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la reunión de balance del Ministerio de Industrias, la cual tuvo lugar en la sede de ese organismo.

En un encuentro que puso la mirada a lo realizado en 2018, el Jefe de Estado afirmó que en Cuba, con el talento que hay, más la base industrial existente —aun cuando esta deba superar obsolescencias tecnológicas—, pueden hacerse muchas cosas, pero para eso es fundamental liberar el pensamiento, sacudirlo de lastres que impiden aprovechar al máximo todo tipo de potencialidades.

A sabiendas de que en ese Organismo de la Administración Central del Estado no faltan las ideas, ni la motivación ni el interés, Díaz-Canel Bermúdez convocó a reemprender producciones que Cuba ostentaba incluso en años difíciles de los ´90 del siglo XX, e instó a desmantelar con esfuerzo y creatividad esa costumbre que se ha ido incrustando en muchos lugares de la Isla de importar bienes que podríamos hacer nosotros mismos.

De que todo esfuerzo lleve el sello de la calidad, y de tener presente un enfoque de desarrollo sostenible —que incluye las dimensiones económica, social y del medio ambiente— habló el mandatario en un encuentro que contó, además, con la asistencia de los miembros del Buró Político del Partido, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; y Ulises Guilarte De Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). También de Alfredo López Valdés, titular de Industrias, así como con directivos y trabajadores de este organismo.

El Ministerio de Industrias —puede leerse en el informe que sirvió de apoyo a distintas intervenciones en la reunión— trabaja en las políticas aprobadas, las cuales abarcan actividades importantes como envases y embalajes, reciclaje, máquinas herramientas y equipos. Se ha dado atención, en difíciles condiciones, al sistema empresarial de este organismo, al tiempo que se han dedicado esfuerzos al análisis de los problemas que deben ser superados.

Al explicar las prioridades con vistas al 2019, el titular López Valdés hizo alusión a seguir trabajando en la política de cuadros (con esmerada atención a los jóvenes); atender algo tan importante en Cuba como la recuperación de materias primas; defender la actividad de mantenimiento como parte básica de los procesos productivos; trazar estrategias para el desarrollo industrial; desarrollar programas de información, automatización y comunicación; ir más allá en los planes de exportaciones (en las cuales el concepto de la calidad es vital); y defender el control como una premisa sagrada.

En sus palabras conclusivas el Presidente Díaz-Canel hizo énfasis en dar la batalla contra la burocracia, contra quienes son especialistas en complicar y enlentecer todos los procesos. Y subrayó la necesidad de modernizar las maquinarias existentes, en consonancia con el criterio compartido por varias voces, de que a veces es preferible un gasto más pequeño en poner tecnológicamente “al día” una herramienta de producción, a tener que acometer grandes inversiones.

El mandatario también desarrolló un análisis sobre la necesaria interrelación con las universidades —poner al servicio de esos centros de altos estudios la capacidad innovadora del ministerio—; habló sobre la comunicación social y la informatización (sin las cuales no puede desarrollarse entidad alguna); sobre fortalecer los equipos económicos para tomar decisiones más acertadas en asuntos vitales para el país como las inversiones, así como sobre el valor de encadenar la actividad productiva del organismo con la economía nacional, con ámbitos como el turismo o la inversión extranjera.

Especial interés, y más de una opinión, motivó el tema de acrecentar la capacidad exportadora. A veces, comentaba el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, es preferible importar la materia prima y encadenarla a procesos productivos nacionales, a tener que pagar por productos terminados; pero decisiones tales pasan por pensar todos los días en el bienestar del país, y hacerlo creativamente, sin obviar que, si alguna riqueza tenemos, es justamente una de las más preciadas en el mundo: la inteligencia, esa cultivada en tantos años de Revolución.

La tierra se hace fértil

Junto a los déficits de vivienda y de transporte, la producción de alimentos es una de las tres principales insatisfacciones de la población, señaló el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el balance del trabajo en 2018 del Ministerio de la Agricultura.

A la sesión asistieron José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido; Salvador Valdés Mesa, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías; Ulises Rosales del Toro, vicepresidente del Consejo de Ministros; además de Ulises Guilarte De Nacimiento, miembro del Buró Político y secretario general de la CTC; José Ramón Monteagudo, miembro del Secretariado del Comité Central; y Rafael Santisteban Pozo, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, así como otros dirigentes del Partido y del Gobierno.

Se conoció que más de 860 mil personas trabajan en el sector agropecuario, casi el 20 por ciento de la población laboralmente activa. En el área se desempeñan 322 empresas —incluidas cuatro mixtas— integradas en diez organizaciones superiores de dirección empresarial (OSDE) y unas 4 mil 853 cooperativas agropecuarias gestionadas de manera autónoma por sus integrantes.

De los 6,3 millones de hectáreas de tierra de uso agrícola del país, 78,7 por ciento son propiedad del Estado; sin embargo, 69,3 por ciento se gestionan por formas no estatales. Se recordó —además de que aún quedan tierras por poner en explotación—, que solo el 23,2 por ciento del total de la superficie agrícola es calificada de productiva o muy productiva, mientras que el resto, está categorizada como poco productiva o muy poco productiva.

Una caracterización del comportamiento de la producción agropecuaria en el pasado año, precisa que en los resultados influyeron afectaciones climáticas, como el huracán Irma, cuyos efectos menguaron la cosecha de frío (primer cuatrimestre de 2018), y la tormenta subtropical Alberto.

No obstante, en el sector continuó un fuerte proceso inversionista, que en los últimos cinco años ha mantenido un crecimiento de alrededor del 12 por ciento, por lo que se avanza en revertir la descapitalización originada por el período especial y en el camino del desarrollo.

A instancias del ministro del ramo, Gustavo Rodríguez Rollero, durante el debate del informe de balance se analizaron las principales problemáticas, entre ellas, la producción de alimentos y el autoabastecimiento municipal, cuya meta futura es distribuir mensualmente por persona 30 libras de productos agrícolas y cinco kilogramos de proteína animal.

También se evaluó por directivos y especialistas el uso de la ciencia y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, incluida la bancarización y el comercio electrónico; así como el desarrollo de fondos exportables y para satisfacer la demanda agropecuaria del sector turístico con todo lo que se pueda producir en el archipiélago cubano.

Durante el análisis de la actividad pecuaria, la más compleja para su despegue por la relativa lentitud en la recuperación de las inversiones y por ser la que sufrió el mayor impacto negativo en el período especial, sobre todo en la ganadería bovina, José Ramón Machado Ventura enfatizó la necesidad de priorizar la producción de alimento animal.

Hay en esto un problema de mentalidad —argumentó—, sembrar alimento para los animales no está en la concepción de muchos, se prefiere usar pienso, importarlo. Tenemos que hacer esto, sino nunca resolveremos el problema.

El propósito de la agricultura ha de ser cubrir todas las tierras y sembrar más, el autoabastecimiento municipal, y sembrar comida para los animales, enfatizó el Segundo Secretario.

En la clausura del encuentro, Miguel Díaz-Canel Bermúdez reconoció la importancia del área agropecuaria, y el trabajo que se está desarrollando para crecer en producciones que cubran la demanda nacional y aumenten las exportaciones.

Refiriéndose a los programas de desarrollo del sector, explicados al detalle durante el balance, el mandatario cubano señaló que si estos se consolidan, a la vuelta de poco tiempo habrá un salto grande en la agricultura.

Más adelante expuso que quienes laboran en la Agricultura comprendan lo vital de alcanzar la soberanía alimentaria. Este es uno de los sectores de los que la población espera más, y ese más se manifiesta, en la vida diaria, en el plato que se pone en la mesas de los hogares. Hay que dar un salto en la satisfacción de la población, enfatizó.

El mandatario retomó también la necesidad de que en cada organismo de la Administración Central del Estado se concrete una buena gestión de gobierno, incluida la investigación científica y como resultado de esta la innovación, algo en lo cual el Ministerio de la Agricultura tiene una gran fortaleza, con los numerosos institutos de investigación vinculados a él.

Al referirse a la batalla económica, la más importante que tenemos hoy —subrayó—, Díaz-Canel orientó propiciar encadenamientos productivos con todos los actores económicos; incrementar las exportaciones y la sustitución de importaciones, y fortalecer la producción nacional en todas las áreas, desde el pienso hasta los huevos.

También llamó a retomar algunas áreas muy debilitadas, como pollos para el sacrificio, y fortalecer la empresa Acopio, de forma tal que sea capaz de captar la mayor parte de las producciones y comercializarlas, para de esa forma controlar los precios y cerrar las puertas a los especuladores. (Tomado de cubadebate.cu)