Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Aumenta Ciego de Ávila la siembra de papa

El propósito es plantar las 755 hectáreas planificadas para la actual temporada invernal

La siembra de papa en la provincia de Ciego de Ávila llegó a más de 600 hectáreas y continúan las plantaciones para completar el programa fijado en los próximos días, labor en la cual están inmersos los agricultores estatales y los del sector cooperativo-campesino, según reporta la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

El propósito es plantar las 755 hectáreas planificadas para la actual temporada invernal, en la cual están laborando obreros de las empresas La Cuba, Arnaldo Ramírez, El Mambí y Cubasoy,  pertenecientes a los municipios de Baraguá, Primero de Enero, Ciego de Ávila y Venezuela, respectivamente.

En la campaña papera figuran las cooperativas de producción agropecuaria Paquito González, Revolución de Octubre y 26 de Julio, ubicadas en la municipalidad de Baraguá, donde, según los especialistas, radican  las mejores tierras para diversos cultivos, entre los que sobresalen los tubérculos, el plátano,  los granos y las hortalizas.

Se prevé que en la tercera decena de febrero comience en Ciego de Ávila la cosecha del tubérculo después de 90 días de labranza, para lo cual están en funcionamiento alrededor de medio centenar de máquinas de pivote central, con operarios y técnicos especializados en el ajuste de esos equipos para los diferentes sistemas de irrigación, precisó Raúl Monguía, Rodríguez,  responsable en la siembra y desarrollo de las plantaciones.

Carlos Blanco Sánchez, director general de la Empresa de Cultivos Varios La Cuba por más de 20 años de trabajo al frente de la agrupación, dijo a la ACN que el cultivo de la papa en la Isla ocupa el primer lugar entre las raíces y los tubérculos, razón por la que cada año se plantan unas mil hectáreas.

Agregó que  la Mayor de las Antillas tiene el reto de lograr incrementos en la producción y calidad de la papa como uno de los principales alimentos, por lo que en esa línea deben trabajar los científicos y los productores.

Igualmente, son esenciales los recursos fitogenéticos y el mejoramiento genético, la correcta preparación de los suelos, el riego en el momento preciso y la obtención y el uso de semilla, entre otros indicadores de importancia, subrayó Blanco.

En esta batalla por la producción alimentaria todos estamos en el deber de capacitarnos; no importa la edad o los años de cara al campo, y por eso requerimos aprender siempre algo para poder combatir las enfermedades virales, fungosas y bacterianas de la papa, además de la epidemiología y el manejo en el empleo de la simiente, acotó el director de La Cuba.