Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Consolidar nuevos propósitos

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos enfoca sus metas para el año próximo en continuar perfeccionando su modelo de gestión

Un cambio en el modelo de gestión ha marcado en este 2018 el quehacer del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) en Cuba. Así lo afirmó Valdimir Matos Moya, vicepresidente primero del INRH, quien subrayó en conferencia de prensa que se ha transitado hacia un modelo diferente del tradicional, “a partir del cual se ha aprobado un encargo estatal para las empresas que prestan servicios de agua y saneamiento.

“Ello significa que las entidades han comenzado a enfocar su gestión en el cumplimiento de su encargo estatal y su función social, se han estado ocupando más de la calidad de los servicios.

“Es un proceso que ha implicado aprendizaje para todos como parte de la implementación por la que transitamos durante este primer año de experiencia”, especificó.

Además, en el encuentro con los medios se ofrecieron pormenores sobre el panorama hidrológico nacional al concluir noviembre. La agenda también incluyó una actualización sobre la dinámica del sector en Cienfuegos.

¿Cómo cerró noviembre?

Argelio Fernández Richelme, Máster en Ciencias y especialista principal de Servicios Hidrológicos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), explicó que el cierre del conocido como período húmedo en Cuba (que se extiende desde mayo hasta octubre) se comportó de un modo bastante favorable.

Se alcanzó un acumulado de 1 089 milímetros (mm) de lluvia, que representan el 109 % de lo previsto, precisó. “Sin embargo, al analizar la distribución espacial de la lluvia, la región Occidental presentó una situación positiva, sobre todo desde Pinar del Río hasta Cienfuegos y concentrado prácticamente en un mes; mientras que en el resto del país el comportamiento general de la lluvia no fue tan bueno”.

Especificó el especialista que en el Occidente de la nación las cifras hablan de 1 437,4 mm (128 % de la media), el Centro reportaba 1 124,6 mm (110 % de la media) y en Oriente 745,7 mm (85 % de la media).

Por provincias, exponen índices negativos de precipitaciones Las Tunas, Santiago de Cuba y Guantánamo. El mayor acumulado porcentual, por otro lado, lo tienen Isla de la Juventud, Pinar del Río y Villa Clara. 

Fernández Richelme también se refirió a los acumulados de lluvias en la Mayor de las Antillas hasta el cierre de noviembre que fueron 30 mm de precipitaciones para el 40% de lo que se espera para ese mes. Así, calificó que fue una etapa bastante seca.

En cuanto al estado de los embalses el Especialista Principal de Servicios Hidrológicos del INRH dijo que el país acumulaba, hasta el 20 de noviembre, 7 162 millones de metros cúbicos, lo cual representa el 78 % de la capacidad nacional de almacenamiento.

Precisó el experto que “esa cifra significa que durante los primeros 19 días de noviembre el almacenamiento se ha reducido, la disminución es de 183 millones, aunque todavía hay bastante exceso comparado con lo que normalmente se almacena para esta fecha del año”. Así, la Isla dispone de 951 millones de metros cúbicos de agua embalsada por encima de la media para la actual fecha.

Solamente La Habana tiene llenado por debajo del 50 % y en el resto de los territorios la situación es bastante favorable, aunque, si bien los mejores panoramas lo exhiben Pinar del Río (excede el 95 %) y Cienfuegos (sobrepasa igualmente el 95 %), hay provincias como Mayabeque, Matanzas, Ciego de Ávila, Las Tunas y Guantánamo donde los acumulados oscilan entre el 50 y el 65 %.

Alertó además Fernández Richelme que a partir de diciembre los niveles de llenado comenzarán a descender en todo el país. De modo que deben tomarse las medidas pertinentes para enfrentar el período seco.

De los 242 embalses de la Mayor de las Antillas, solamente uno está seco por déficit de escurrimiento: Ojo de Agua (Las Tunas). Hay 12 con llenados por debajo del 25 % de sus capacidades y otros 31 que no alcanzan el 50 %, resumió.

También se refirió al comportamiento de las aguas subterráneas y en ese sentido dijo que, de los 101 principales acuíferos (o tramos subterráneos) que se monitorean en la nación, hay 34 donde los niveles tienden al descenso, 39 permanecen estables con respecto al mes de octubre y ocho en los cuales ha habido cierto ascenso (estos se localizan fundamentalmente en el Occidente: Artemisa, Mayabeque, Pinar del Río, Isla de la Juventud, así como en el sur de Ciego de Ávila y en Sancti Spíritus).

En cuanto a las tres cuencas que abastecen a la capital, Ariguanabo, Vento y Jaruco, muestran estados normales; aunque la última permanece estable y las otras dos comienzan a reportar ascenso en sus niveles.

Si se hace un compendio de lluvias, embalses y aguas subterráneas, evaluando la disponibilidad general del agua en el país, existían tres municipios que presentaron comportamientos catalogados como húmedos al cierre de octubre; 92 en la categoría normal y 73 donde ha empezado a notarse un comportamiento seco, “lo cual no significa que en esos lugares no hay agua, sino que al compararlo con lo que normalmente sucede la tendencia se inclina a la denominada sequía meteorológica”, puntualizó.

Igualmente se expuso sobre las fuentes de abasto del líquido. Acerca de ese particular dijo Fernández Richelme: hay 25 afectadas (24 parcialmente y una totalmente) en Cuba, esto obedece a diversas causas como el poco escurrimiento o bajos niveles de aguas subterráneas, eso incide en una población de cerca de 13 000 habitantes.

Añadió que resultan Holguín y Las Tunas las provincias más afectadas. Mientras, Guantánamo es la que tiene mayor población perjudicada; le siguen Holguín y Villa Clara.

La lupa sobre Cienfuegos

Pablo Fuentes Chaviano, delegado del INRH en Cienfuegos, aludió a la situación hídrica y de los servicios públicos en la Perla del Sur, territorio que en la actualidad -acotó- cuenta con una disponibilidad de agua de 1 394 metros cúbicos (m3) por habitante al año, lo cual califica como baja.

Agregó que ese nivel de disponibilidad significa que “tenemos 567 millones de m3 con agua disponible en la infraestructura construida y representa el 51 % de los recursos aprovechables, o sea, los incluidos en el esquema hidráulico.

“Entonces, existen reservas del líquido disponibles para alcanzar crecimientos sin la necesidad de aumentar el desarrollo de la infraestructura”, indicó.

El sector agrícola (55 %) y la actividad de acueductos (27 %) son los principales consumidores de agua en el sureño territorio cubano. Agregó el Delegado que otras particularidades de Cienfuegos son que cuatro de sus 66 embalses se clasifican como de bajo aprovechamiento, eso marca que la demanda de agua esté al 65 % de los recursos disponibles.

A eso se suma que el 80 % de los recursos subterráneos se localizan en apenas el 20 % del territorio: se hallan en la parte occidental de la provincia en los municipios de Aguada de Pasajeros y Abreus.

“Los servicios de abasto a la población -expuso- se complejizan a partir de las mencionadas características, es así que el 72 % de los recursos aprovechables son superficiales y solo el 28 subterráneos, por lo cual los procesos de potabilización son más exigentes”.

Hay en la Perla del Sur nueve plantas potabilizadoras. Además, señaló que entre los servicios más vulnerables se encuentran el abasto a la población durante las etapas más secas. “Eso se debe a que la estructura de abasto no se adapta a las condiciones ya explicadas. El 56 % de la población cienfueguera se abastece desde fuentes superficiales.

“Mientras que la mayor parte de los pequeños asentamientos poblacionales se abastece de las aguas subterráneas, lo cual conlleva, a partir de los propios ciclos hidrológicos, a que se presenten afectaciones durante el período seco que no obedecen directamente a procesos de sequía”.

La calidad del agua resulta otro de los aspectos en los que centran esfuerzos cotidianos en Cienfuegos. Así lo aseguró Fuentes Chaviano, quien explicó que el deterioro en ese sentido se produce principalmente por la actividad trópica.

Ante esto, se han llevado a cabo los radios de protección sanitaria en función de proteger las aguas terrestres y las fuentes de abasto, de manera que se logre garantizar la salud humana.

Los servicios de agua en la provincia también se caracterizan por generar altos consumos energéticos, señaló el Delegado del INRH. Por otro lado, refirió el estado favorable que exhiben acuíferos y embalses en Cienfuegos. En el caso de estos últimos reportaban niveles de llenado total del 98,8 %.

En cuanto al servicio mayorista de agua el territorio reporta una de buena calidad, “aunque se trabaja en algunas fuentes y existen procesos bien identificados en la zona de Lajas y Cruces, donde se prevén distintas acciones; lo mismo pasa en la presa Paso Bonito que en algunas épocas del año reporta índices excesivos de turbulencia”, reconoció Fuentes Chaviano.

Sobre el balance de agua especificó que este se encuentra al 83.6% de cumplimiento, en lo cual incide notablemente el comportamiento de las precipitaciones y las políticas de ahorro que se han establecido en la provincia.  

El funcionario también repasó asuntos como los principales servicios, por ejemplo, el de acueducto y alcantarillado en lo relacionado a la calidad y cantidad de agua suministrada se dio una disminución en la cifra del líquido, “no en detrimento del servicio, sino a favor del mejor y más eficiente uso del agua”, remarcó.

De la calidad del agua dijo que, a partir de acciones realizadas junto a las autoridades del Ministerio de Salud Pública, hoy se puede hablar de mejoras en cuanto a la potabilidad, aunque todavía no se cumple con las exigencias del INRH (del 96 % requerido estamos al 94,62 %).

Los servicios tienen como meta superar las ocho horas. “Actualmente cubrimos a más de 39 600 habitantes con este servicio garantizado”, destacó Fuentes Chaviano, al tiempo que mencionó otros aspectos como la limpieza de fosas, el comportamiento de los ciclos de tratamiento de residuales y la desobstrucción, cuyo comportamiento en Cienfuegos expone mejorías.

Particularizó acerca del restablecimiento de la situación reportada con el abasto de agua a la cabecera provincial durante los últimos meses. En ese sentido manifestó que los problemas se debieron al mal estado en que se encontraban algunos tramos de conductoras, fuentes fuera de servicio, válvulas inoperantes, ilegalidades en las conductoras, salideros, entre otras.

“Hemos desarrollado un programa para revertir muchas de esas cuestiones, aunque nos siguen quedando cosas por hacer en el mejoramiento de los servicios”, subrayó.

Botón de muestra

Agustín Reilin Hernández, director de la Empresa de Acueducto de Cienfuegos, explicó las particularidades y el funcionamiento de la Planta Potabilizadora de Caonao, la cual atraviesa por el proceso de recuperación de su infraestructura a partir del mantenimiento que recibe cada año y que está concebido en los planes del INRH.

Se trata -acotó- de una planta de 315 litros por segundo que está en condiciones de operar a plena capacidad y recibir agua procedente de tres fuentes: Paso Bonito, Lagunillas y El Túnel. Desde esta planta se distribuye el agua a la mayor parte de la ciudad de Cienfuegos.   

Por su parte, el delegado del INRH en la Perla del Sur, Pablo Fuentes Chaviano, especificó que este es el primer acueducto de la ciudad y fue construido en 1911.

Desde la planta de tratamiento de Paso Bonito -continuó- se reciben actualmente alrededor de 900 litros por segundo que van directamente al tanque, al cual se incorporan las otras dos fuentes aludidas.

Añadió que la distribución del líquido se realiza por gravedad, se emplea un sistema apropiadamente diseñado y entre las cuestiones que se tuvieron en cuenta como parte de la rehabilitación estuvo la recuperación del volumen de entrada de agua.

“Hace cinco meses entraban poco más de 500 litros por segundo y con las mejoras realizadas hoy esa cifra está entre los 750 y 800 litros por segundo”, remarcó. 

Como muy eficiente catalogó la calidad del tratamiento que aquí se hace del agua, pero el problema está dado cuando “se mezcla con la que viene desde Paso Bonito. Esta situación debe ir mejorando a partir de la eliminación de deficiencias que estamos realizando, la disminución del nivel de entrega de Villa Clara lo cual permitirá reducir la mezcla, acciones de sectorización, trabajos de rehabilitación en Paso Bonito, completamiento del material filtrante, entre otras labores”, aseguró.