Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Evocan fundador de emblemático bar de La Habana

Visita la Isla hijo de Constantino Ribalaigua, célebre expropietario del Floridita

Jorge Ribalagua Meilán, hijo del catalán Constantino Ribalaigua Vert, célebre expropietario del Restaurante Bar Floridita, y “maestro de los cantineros”, al decir del escritor Ernest Hemingway, visita por estos días Cuba, con el propósito de filmar una película documental sobre la influencia catalana en la cultura de la Isla.

Directivos de la Asociación de Cantineros de Cuba (ACC) recibieron a Ribalagua Meilán e intercambiaron largo rato con él, su familia y el equipo de periodistas y especialistas que lo acompaña en la filmación del documental en distintos escenarios de la capital cubana.

La cinta se está rodando bajo la dirección de David Barba Serra y Montserrat Sala Egea, historiadores del Proyecto Amargura Cultura, de Lloret del Mar, Barcelona, en diferentes locaciones de La Habana.

La junta directiva de la ACC aprovecho la ocasión para otorgar la condición de Miembro Honorario de la referida Asociación a Jorge Ribalagua Meilán, quien recibió carnet de miembro y sello logotipo de la organización. El visitante reciprocó con la donación de cuadro con foto de su padre a José Rafa Malém, presidente de la ACC.

En 1914, el catalán Constantino Ribalaigua Vert comenzó a trabajar como mesero en el bar La Florida, y cuatro años más tarde se convertiría en dueño del local al adquirirlo a Sala i Perera, ya bajo su nombre definitivo, Floridita.

Fue Constantino quien llevó por primera vez a la batidora el daiquirí, una bebida que habría nacido en el oriente de Cuba, creando así el daiquirí frapeado.

Hemingway, catador de mucha experiencia visitó el Floridita y según Antonio Meilán Rodríguez, su cantinero preferido y hermano de Amparo, éste le dijo a Constante al probar por primera vez el coctel "... está bien, pero lo prefiero sin azúcar y con doble ron". Así surgió el especial coctel que lleva su nombre "Papa Hemingway", cuya receta tuvo espacio aparte en todos los catálogos de la coctelería internacional.

Durante las tres décadas siguientes, Ribalaigua Vert atendió a turistas, visitantes, artistas, actores y expatriados, creando cocteles artesanales en un momento en que el trabajo con licores apenas se consideraba un “arte”, y que luego sentaron pautas en la cantina mundial.

Por su pericia y creatividad, Ribalaigua fue conocido también como “el rey de los cocteleros”. De su ingenio nacieron mezclas tan famosas como el Presidente –creado para el presidente cubano Mario García Menocal–, el “Mary Pickfords”, en homenaje a la estrella del cine mudo, y el “Havana Special”, nombre de una línea de viajes marítimos a Cuba desde Cayo Hueso.

Legando un increíble historial de fama al ya popular y mítico restaurante bar Floridita, Constante falleció en 1952.