Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

LABEX; Ciencia de compromiso en una obra de amor

El Laboratorio de Anticuerpos y Biomodelos experimentales conocidos por su nombre comercial LABEX tiene una gran trayectoria de experiencia y reconocimiento durante 25 años de trabajo

Cuando se habla de Diagnósticos Médicos la referencia viene hasta el Oriente cubano, en el Laboratorio de Anticuerpos y Biomodelos experimentales, de Santiago de Cuba, conocido por su nombre comercial, Labex, único productor de diagnosticadores y  hemoclasificadores del país, que por estos días cumple 25 años de fundado.

Este centro, perteneciente al Grupo de la Industria Biotecnológica y Farmacéutica, es la Dirección de Diagnóstico del Centro de Inmunología Molecular (CIM), encargada de diseñar y producir de forma sostenida los biodiagnosticadores para la evaluación in vitro de enfermedades.

Sus productos están destinados al mejoramiento integral de la salud de los cubanos y la generación de bienes y servicios exportables, como resultado del desarrollo científico-técnico alcanzado.

La trayectoria y experiencia de Labex parte de años de labor ininterrumpida haciendo ciencia para acompañar a la salud de los cubanos, refirió a Opciones la Doctora en Ciencias Suyen Rodríguez Pérez, directora de esta institución.

La doctora Rodríguez Pérez refirió que este es un centro especializado en investigaciones para el desarrollo, producción y comercialización de biodiagnosticadores,  que se utilizan en el sistema de salud cubano, bajo condiciones estrictamente reguladas.

Es el suministrador nacional de hemoclasificadores, suero de Coombs, conjugados primarios para citometría de flujos y otros inmunodiagnosticadores que impactan en el seguimiento del proceso materno fetal, el sida, las neoplasias o cáncer y otras enfermedades. Posee, además, una cartera de productos que responden a las necesidades del país, para la calificación microbiológica y las enfermedades del sistema autoinmune.

En medicina el diagnóstico es el procedimiento por el cual se identifica la enfermedad del paciente, o cualquier condición de salud-enfermedad, y para eso se requiere de análisis complementarios en los laboratorios de los hospitales y bancos de sangre, donde se utilizan los productos de Labex, llamados diagnosticadores, que tienen como función ayudar a definir y dar nombre mediante las ciencias a la enfermedad específica que aqueja al paciente y las posibles guías para indicar tratamientos que mejoren su estado de salud.

Para el caso de los enfermos de sida y otras dolencias del sistema inmune, están los llamados marcadores leucocitarios, que se utilizan en el seguimiento del tratamiento adecuado, y las estrategias para cada momento durante el proceso de la enfermedad.

Esta institución de ciencias y la biotecnología cubana, al decir de la Máster Sucel Bell Heredia, especialista principal de Calidad, en cada momento de los ciclos productivos realiza un serio trabajo, amparado en las buenas prácticas, con licencias de producción, distribución y comercialización  de 10 productos inscritos y avalados por el Centro para el Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos (Cecmed).

Labex tiene, en etapas de trámites hasta el 2020, otros 18 productos de diagnóstico y acompañamiento terapéutico en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades, que contribuirán al completamiento de diagnósticos clínicos y de laboratorio en el país, y para la exportación.

Además se trabaja en el montaje de una nueva línea de producción de marcadores antitumorales.

Cada producto de Labex ha acompañado en los últimos 25 años a la salud cubana, para que los médicos tomen la decisión acertada en el tratamiento a seguir en cada paciente, probándose su altísima eficiencia y calidad por los resultados de diagnósticos, no solo en la Isla, sino en muchos países del mundo donde han tenido misión nuestros galenos.

Cada vez que se indique un análisis, en la búsqueda para definir el mal que aqueja a un paciente, o en una trasfusión de sangre, los productos de Labex estarán presentes, no solo para definir y auxiliar la toma de decisiones de los profesionales de la salud en indicar el tratamiento correcto,  además para dar seguimiento a la enfermedad, desde la ciencia, en su trayectoria hasta lograr la cura.