Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Panorámicas del ferrocarril en Cuba

La Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC) trabaja en un programa de recuperación y desarrollo que se extiende hasta el 2028

El uso del sistema ferroviario en el país favorece el movimiento de gran parte de las cargas y de la población. Resulta vital entonces un incremento en la sustitución de equipos con años de explotación, la reparación de las líneas y talleres, y la mejora en el confort de los coches de pasajeros.

Por eso, la Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC) trabaja en un programa de recuperación y desarrollo que se extiende hasta el 2028 y tiene como objetivos principales incrementar las transportaciones de carga y pasajeros, elevar la seguridad de la circulación y la calidad de marcha de los trenes por la infraestructura vial, así como la participación de la industria nacional en la recuperación del ferrocarril.

En este programa de alcance nacional participan todas las entidades ferroviarias y algunos de los organismos de la administración del Estado. Además, las inversiones para recuperar y desarrollar el sistema se concentrarán por etapas, declaró a Granma Emilio Espósito Neira, vicedirector de la UFC.

Una de las tareas fundamentales del ferrocarril en Cuba es la transportación de carga. Para el 2022 se espera que, gracias a la implementación de este programa, se eleve la cantidad de toneladas en cargas trasladadas a 22,3 millones.

Para garantizarlo, se toman medidas encaminadas a la reorganización de los trenes y las transportaciones, y a lograr que la contratación se ajuste al cumplimiento de los objetivos reales de trabajo, explicó Rubén González Milián, director de Transportación de la UFC.

“Como parte del programa de rehabilitación se rescatarán las capacidades básicas de manipulación y almacenaje de mercancías con nuevas inversiones en los centros de carga y descarga, para lograr su completamiento con modernas tecnologías  y así disminuir el tiempo de rotación en los equipos ferroviarios y mejorar las condiciones de trabajo del personal. Esto lo debe completar el mejoramiento de la eficiencia de la cadena logística desde el puerto hasta el cliente final, estudio que se realiza bajo la dirección del Ministerio de Economía y Planificación”.

Los mayores volúmenes de carga de ferrocarril se concentran en la caña de azúcar y sus derivados, combustible, materiales de la construcción, alimentos y contenedores.

Vinculada a la Zona Especial de Desarrollo Mariel, la UFC participó en la extracción de contenedores en el 2014; fue la primera vez que en Cuba se accedió directamente a las operaciones de carga y descarga sin que mediara la transportación automotora.

Para el 2018, se prevé que crezcan en un 26 % los volúmenes de operaciones de contenedores, esto se deberá en gran medida a la apertura de un centro de carga y descarga en Matanzas, uno de los principales polos turísticos del país.

Triplicar las transportaciones para 2022

La transportación de pasajeros es la parte visible hacia la población del encargo estatal de la UFC, señaló González Milián. La entidad tiene como meta triplicar las transportaciones por ferrocarriles para el 2022, gracias a una serie de inversiones que se ejecutarán en el sector.

Este tipo de transporte está dividido en dos categorías: larga distancia, que es la que se desarrolla en los trenes nacionales; y corta distancia, aquellas interterritoriales y de carácter local.

En el caso de estas últimas, la Unión trabaja en el proyecto Birán, concebido para garantizar las transportaciones por ferrocarriles en lugares de difícil acceso y de poblaciones rurales mediante coches ligeros autopropulsados, resaltó el director de Transportación de la UFC.

Para ello se trabaja en la preparación del personal encargado de la manipulación de los equipos, en la infraestructura ferroviaria y en los talleres, donde se dará la atención técnica; y se hacen estudios de los destinos donde se usarán estos medios una vez arriben al país en el último trimestre del año.

De manera general, está concebido que a todas las provincias con acceso a este sistema se les incorporen gradualmente los nuevos medios, siempre y cuando estén creadas las condiciones para la explotación eficiente, acotó González Milián.

A finales del 2019, con el arribo de un grupo de coches que se encuentran en proceso de contratación, se pretende restablecer paulatinamente la frecuencia de salida de los trenes nacionales de larga distancia, hasta lograr la circulación diaria, en los destinos establecidos: La Habana-Santiago, La Habana-Guantánamo, La Habana-Bayamo-Manzanillo, Santa Clara-Santiago y el retorno de estas provincias hacia su origen.

También mejorará la calidad y el confort, pues los nuevos carros tendrán óptimas condiciones para los viajes y una formación de 12 coches.

Para garantizar la transportación de los pasajeros, se deben adquirir alrededor de 600 equipos y realizarse la reparación capital de unas 70 estaciones ferroviarias de las más de 250 existentes.

Elevar la seguridad de la circulación y la calidad de marcha de los trenes por la infraestructura vial también forma parte del programa de desarrollo y recuperación hasta el 2028.

Resulta necesario rehabilitar más de mil kilómetros de vías en la Línea Central, Línea Cienfuegos, Línea Sur y Nudo de La Habana. Esto incluye reparaciones capitales, mantenimiento integral con desguarnecido del balasto, reparación o sustitución de conexiones en la vía principal, en los pasos a nivel y cercado perimetral, puntualizó el Vicedirector de la UFC.

Se complementa con la reparación de alrededor de 300 puentes y alcantarillas; la adquisición de equipos especializados de vías para la ejecución de trabajos de rehabilitación y mantenimiento; y la implementación de un moderno sistema de monitoreo y control a la infraestructura vial.

“En lo que respecta a la señalización, se requiere completar los sistemas de protección de pasos a nivel en la Línea Central e instalarlo hasta Santiago de Cuba. También se pretende la construcción de un centro único de dirección para las transportaciones ferroviarias”, acotó el directivo.

El 2018 es para la Unión de Ferrocarriles de Cuba un año de sostenibilidad. Con las mejoras que se introducirán paulatinamente en el próximo año, se espera que la población comience a disfrutar de un servicio óptimo en la transportación diaria hacia diferentes puntos del país y en las zonas de difícil acceso. (Tomado de Cubadebate.cu)