Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Secretos del hombre habano más joven del mundo

El pinareño Héctor Luis Prieto Díaz trabaja por tener una marca propia de tabaco

Con la condición de Hombre Habano en la categoría de producción en 2008, el pinareño Héctor Luis Prieto Díaz trabaja por tener una marca propia de tabaco y, como bien afirma, “que represente los puros que salen de aquí, de la tierra que cultivo”.

Desconoce cuándo será pero trabaja en pos de tan hermoso sueño al exhibir en campaña tras campaña elevados resultados producticos y gran calidad de la aromática hoja porque revela sentirse satisfecho solo cuando siembra tabaco.

En la actual contienda  plantó más hectáreas en comparación con la precedente y tiene la intención de obtener mayores rendimientos,  unos 300 quintales por hectáreas,  al acudir a las variedades Criollo 98 y 2012 por su resistencia a plagas y enfermedades propias del cultivo, pues las buenas cosechas no se logran solo por el control fitosanitario…

“Además de la cultura campesina, la experiencia como cosechero y la tradición familiar que viene de mi padre y abuelos, observo las fases de la Luna y otras técnicas pero el secreto estriba, esencialmente, en el mejoramiento de los suelos, acometer las siembras en el período adecuado y brindar las atenciones culturales  al cultivo en el momento oportuno. El tabaco precisa tiempo y entrega”, puntualizó.

Este productor sanjuanero, joven, bonachón y de gran apego familiar,  alcanzó la condición de Hombre Habano con solo 36 años e infinita sorpresa y alegría.

Dicha categoría, reflexiona Héctor Luis, muchos la consiguen cuando son ancianos, por ello son mayores el compromiso personal  y las insatisfacciones. Siempre pueden hacerse mejores cosas y con esa búsqueda inaugura cada amanecer.

Comenta que otro de los requisitos es prescindir de productos químicos, acudir más a lo orgánico en pos de disminuir los daños  y porque “el tabaco  es un símbolo de los cubanos”.

Sus plantaciones son también una extensión de La Ruta del Tabaco, producto turístico para quienes elijen a Pinar del Río para el ocio, y donde los vacacionistas pueden conocer las auténticas tradiciones agrarias, conocer los sembradíos y hasta degustar un buen puro acompañado de un anejo ron o café hasta disfrutar la presencia de un diestro torcedor.

Los Encantos de mi conuco es otra de las iniciativas de Héctor Luis, Hombre Habano más joven del orbe, quien facilitó la creación de círculos de interés con el fin de avivar en los niños el amor por la tierra y la vocación por el cultivo de la solanácea, más en este territorio conocido por la Meca del Tabaco y perteneciente a Vueltabajo que  tributa el 65 por ciento de todas las hojas que se cosechan en el país y la totalidad de la tripa y el capote que exige la confección de los afamados puros.

Por esas razones, sumados a la tranquilidad del sitio y las bondades de la madre natura, hacen que integrantes de clubes de fumadores, agencias, comerciantes y turistas de todos los continentes y países como Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Canadá, Suiza y Noruega  visiten a este campesino pinareño que muy joven asumió al tabaco como parte de su familia y que aún será noticia por lo mucho que aporta al conocimiento  acerca del cultivo y a la economía nacional.