Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Por una zafra con mayor disciplina tecnológica y eficiencia

Ese es el propósito principal del sector azucarero de cara a la próxima contienda, que se confirma será compleja, tras las severas afectaciones del huracán Irma

Desde que la agroindustria azucarera cubana concluyó el levantamiento de los daños  que recibió a causa del meteoro Irma, se avizoró que la zafra que tocaba a las puertas sería difícil y precisaría de mayor voluntad y esfuerzos por los perjuicios considerables en sembrados de caña, en techos e infraestructura de centrales, almacenes, fábricas de derivados, talleres y bases de transporte.

Minimizar al máximo esas afectaciones ha sido desde entonces la tarea de choque de este sector, que tuvo que afrontarla justo en los meses en los que también se entraba en la fase final de reparaciones de piezas, maquinarias y equipamientos, así como de rehabilitaciones generales, planificadas previamente para dejar preparada a la industria para el período de cosecha y molienda.

Sin embargo, aún con los retrasos lógicos que estas labores han tenido porque el ciclón impactó prácticamente a la mitad de los centrales que debían entrar en zafra, y  los problemas de rendimiento que se prevén por tanta caña “encamada” e inundada tras su paso, especialistas del Grupo Azcuba y directivos de la Asociación de Técnicos Azucareros (ATAC) confirmaron que la contienda debe arrancar entre finales de noviembre y los primeros días de diciembre, como siempre de manera escalonada.

En conferencia de prensa celebrada la semana última, explicaron asimismo que por las afectaciones sufridas en el cultivo se impondrán ajustes en todo el proceso, pero fundamentalmente en función de la eficiencia industrial, buscando que la zafra se haga de la forma más rápida, organizada y óptima posible.

El llamado a los múltiples componentes que integran el sector es también a potenciar la disciplina tecnológica en estas circunstancias, y a apoyarse mucho en la experiencia tanto de los obreros con más años en los centrales, como del amplio número de técnicos y profesionales que aportan y seguirán aportando conocimientos y soluciones para el desarrollo en esta importante rama.

La ATAC, en Junta Nacional de Asociados

Precisamente, la Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC), que entre los días 3 y 4 de noviembre estará celebrando su Junta General de Asociados en el Centro de Convenciones Lázaro Peña, de la capital cubana, viene insistiendo con fuerza desde hace años en este mismo reclamo, de que se aproveche al máximo el saber técnico y profesional que existe en la Isla caribeña asociado a este, todavía, importante rubro económico.

Al respecto, su secretario ejecutivo, Miguel Toledo, remarca que casi todo lo que se mueve en el ámbito de la agroindustria azucarera tiene carácter técnico: de la siembra, preparación de tierra, atención al cultivo,  riego, mecanización, talleres, transportación, hasta llegar a la industria completa, incluyendo los derivados y la producción de energía.

Justo por eso, y aunque este año la Asociación decidió postergar su congreso número 51, en la Junta General de La Habana, a la que antecedieron más de 300 asambleas en órganos de base y provincias, serán retomados muchos temas y análisis previamente desarrollados en los debates en las unidades productivas, que en su gran mayoría se relacionan con aspectos técnicos y otros elementos desde los que se considera podría mejorarse el ciclo productivo completo del azúcar.

La reunión incorpora igualmente entre sus principales objetivos el valorar aspectos claves para la vida interna y la evolución futura de la ATAC, así como ajustar estatutos y reglamentos en los que basan su trabajo.

Al día de hoy, en que el ingreso a esa organización se mantiene con carácter voluntario, uno de los retos inmediatos que esta se plantea es seguir creciendo en su cifra de asociados. “Actualmente tenemos 11 432 técnicos y profesionales de todo el país incorporados a la Asociación, y aunque eso significa un avance notable, no cubrimos aún ni el 40 % del potencial que tiene el sector”, puntualizó el secretario ejecutivo, destacando que será otro de los tópicos cruciales en la Junta.

Por el rescate de la historia y el patrimonio azucarero

Cuatro jornadas después de concluida esta reunión de la ATAC, los días 8, 9 y 10 de noviembre, el Grupo Azucarero Azcuba, de conjunto con el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, el Sindicato de Trabajadores Azucareros, y la propia Asociación, estará desarrollando el XVIII encuentro de patrimonio histórico azucarero, que toma como sede este año a la Estación Provincial de Investigaciones de la Caña de Azúcar de Jovellanos, en la provincia de Matanzas.

Como su nombre indica, el evento vuelve sobre el propósito de continuar resaltando y dando a conocer, por vías diversas, todo lo relacionado con la historia del sector azucarero en Cuba, y el patrimonio en piezas, monumentos y lugares asociados con ese devenir.

Por otra parte, la cita sirve siempre para resumir el trabajo de un año en función de cumplir con un programa integral de rescate, conservación y divulgación en torno al patrimonio histórico azucarero, que se ha trazado a partir de objetivos muy concretos y bien proyectados, y se extiende hoy al país completo.