Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

¿Cuánto daño hace el bloqueo de Estados Unidos?

Durante casi seis décadas, el bloqueo ha provocado daños a la economía cubana que alcanzan la cifra de 822 280 millones de dólares

En la historia antigua y moderna no ha existido ningún caso en que una pequeña nación haya podido resistir durante 58 años un violento bloqueo económico y financiero por una potencia hegemónica vecina. Ese único ejemplo es Cuba.

Con valentía, decisión y esfuerzo el Gobierno revolucionario, acompañado de todo el pueblo, ha logrado sortear las enormes dificultades provocadas por esa deshumana medida que ha sido rechazada por la mayoría de los países del orbe.

Durante casi seis décadas, el bloqueo ha provocado daños a la economía cubana que alcanzan la cifra de 822 280 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

Asimismo, a precios corrientes, el bloqueo ha producido perjuicios cuantificables por más de 130 178,6 millones de dólares y, solo de abril 2016 a junio 2017, ha causado pérdidas en el orden de 4 305,4 millones de dólares.

Todos los perjuicios ocasionados en estos años y principalmente en el período antes mencionado, aparecen pormenorizadamente detallados en el informe que Cuba presentará el 1ro. de noviembre ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. El proyecto de resolución se denomina Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, iniciativa que desde 1992 recibe en ese foro un categórico respaldo.

El texto denuncia que esa política constituye el mayor obstáculo para la implementación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social del país, y para el progreso en general de todas las potencialidades de la economía, y puntualiza que el bloqueo sigue siendo una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano, calificada como acto de genocidio.

De abril 2016 a junio 2017, argumenta, no solo se ha mantenido sino recrudecido en sus dimensiones financiera y extraterritorial, condición que venía agudizándose desde la administración de Barack Obama, lo que se ha manifestado en la imposición de multas a compañías extranjeras que tienen relaciones comerciales con Cuba, en el rechazo o negativa de bancos e instituciones financieras internacionales a realizar operaciones con la Isla por el temor de ser multados, así como en la persecución de las transacciones financieras internacionales cubanas.

Explica que el propósito de rendir por hambre y enfermedades al pueblo cubano ha hecho que los sectores de la salud pública y la alimentación se mantengan entre los objetivos de la aplicación del bloqueo por parte de los Estados Unidos.

La afectación monetaria acumulada por la aplicación de esta política en la salud pública es de 2 711 600 000 dólares, mientras que en el período que abarca este informe, ascienden a más de 87 millones de dólares. La cuantificación no contempla el daño real sobre la integralidad de la salud humana, incluido el impacto psicológico, que por su naturaleza jamás podrá ser calculado.

Los principales daños causados están dados por las dificultades para adquirir en los mercados estadounidenses medicamentos, reactivos, piezas de repuesto para equipos de diagnóstico y tratamiento, instrumental médico y otros insumos necesarios para el funcionamiento del sector. Durante el último año, la empresa importadora y exportadora cubana de productos médicos Medicuba S.A., realizó varias solicitudes para comprar insumos a 18 compañías estadounidenses las cuales no pudieron alcanzarse.

Unos pocos hechos ilustran las afectaciones en el sistema de salud cubano. En febrero de 2017, la entidad alemana Otto Bock HealthCareGmbH, suministradora de prótesis ortopédicas, comunicó que debido al bloqueo no podrían proveer los componentes para miembro inferior solicitados por Medicuba S.A.

Como consecuencia se contrató otro producto de naturaleza similar, pero de menor calidad. Las prótesis modernas de la empresa Otto Bock mejoran significativamente las posibilidades de que la persona con una amputación de miembro inferior conserve o recupere la movilidad, lo que impacta en la calidad de vida de los pacientes cubanos.

El 17 de marzo de 2017, Medicuba S.A. recibió una comunicación del proveedor LINDMED Trade S. L. de España, notificando que no entregaría el antibiótico Ciprofloxaxina Lactato Inyección 200 MG, ya que el fabricante, Claris Otsuka, se negó a vender la mercancía argumentando que “al Cuba encontrarse bajo las sanciones de la OFAC no podían suministrarle directa o indirectamente ningún producto”. Este antibiótico de amplio espectro, utilizado de forma intravenosa en pacientes pediátricos y adultos hospitalizados para el tratamiento de infecciones de vías respiratorias, piel, tejidos blandos, huesos y articulaciones producidas por bacterias sensibles, no puede ser utilizado en los hospitales cubanos.

En abril de 2017, el proveedor alemán Eckert&ZieglerRadiopharmaGmbh se negó a suministrar a Medicuba S.A. el Generador Ge-68/Ga-68GalliaPharm GMP con sus componentes. Este equipo se emplea en el diagnóstico del cáncer de próstata. Según Eckert&ZieglerRadiopharma Gmbh no podían proveer el producto directamente a Cuba, ni tampoco a través de un tercer país, pues el bloqueo se los impedía.

Los sectores de la Industria Alimentaria y la Agricultura han sufrido afectaciones para su desarrollo por más de 55 años y durante la etapa que analiza el informe ascienden a 347 598 000 dólares. Las empresas de Cuba encargadas de la elaboración de los productos alimenticios en el país, tienen que importar aproximadamente el 70 % de sus materias primas fundamentales desde diferentes mercados, entre los que se encuentran España, Brasil, Argentina, Italia, Canadá, India, República Dominicana y México.

El bloqueo ha imposibilitado el poder realizar las compras en el mercado estadounidense, el cual resulta muy atractivo por sus precios y cercanía, además de contar con ofertas variadas de materias primas, materiales y equipamientos necesarios para modernizar las líneas de producción. Dichas adquisiciones también incidirían en una disminución considerable de los inventarios que por razones obvias se necesitan mantener e imponen la inmovilización del capital.

La biotecnología, por ejemplo, sufrió entre abril de 2016 y junio de 2017 afectaciones por más de 320 millones de dólares, en el turismo ascienden a casi 702 millones, la minería a 122 millones y las telecomunicaciones alrededor de 70 millones.

Respecto a las fuentes renovables de energía, la Isla trabaja de manera priorizada en cambiar su matriz energética, esfuerzos obstaculizados por las sanciones unilaterales estadounidenses.

En conferencia de prensa, el director económico del Ministerio de la Construcción (Micons), Fredy Carballosa, explicó que entre abril de 2016 y marzo de este año, las pérdidas ascendieron a unos 12 406 000 dólares, y cerca del 95,5 % de esa cifra se corresponde a necesidades tecnológicas en el área de la vivienda.

La vivienda está impedida de acceder a técnicas constructivas más eficientes, ligeras y de menores consumos de materiales básicos, lo cual representaría un ahorro del 6 %  de los gastos en moneda libremente convertible en la reconstrucción de casas en beneficio del pueblo, agregó.

Otro aspecto altamente perjudicial, es el encarecimiento de las compras por concepto de la variación cambiaria, debido a la imposibilidad de emplear el dólar en las transacciones financieras, señaló. Añadió que entre las entidades más perjudicadas por ese indicador se encuentran la Unión de Empresas Constructoras del Caribe y DINVAI Construcciones, con pérdidas valoradas en unos 186 000 dólares en el período.

El incremento de fletes y seguros ascendió en esa etapa a unos 216 000 dólares debido a la necesidad de reubicar geográficamente la adquisición de suministros, y realizar las compras en lugares lejanos como Asia y Europa, amplió.

Por ejemplo, la Comercial Imeco, donde se encuentran los programas constructivos del país, y la Empresa Comercial Construimport, que tiene necesidades de adquirir sus equipos de construcción, son de las entidades que más sufren la inhumana política.

Carballosa estimó que el cerco económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos a Cuba tiene un efecto multiplicador en el resto de las empresas del Micons, pues no solo se trata de los gastos adicionales, sino también del tiempo para la recepción de los suministros, ya que las compras se realizan en mercados lejanos debido al bloqueo.

En cuanto a la educación, por la arbitraria y obsoleta ley, el sector ha perdido durante el período analizado 2 832 830 dólares, debido mayormente al encarecimiento de los fletes para la importación al país de los insumos escolares desde terceros países, por la imposibilidad de comprarlos en Estados Unidos.

Cuba importó desde China 590 contenedores con la mayoría de los insumos docentes para el actual curso escolar. Los costos del flete de los contenedores de 20 pies desde ese país oscilan aproximadamente en 3 200 dólares, mientras que los de 40 pies cuestan como promedio unos 5 200 dólares. Si se hubieran adquiridos de Estados Unidos los precios estaría entre 1 300 y 2 000 dólares, respectivamente.

La industria del turismo también reportó cuantiosos daños. En el período evaluado las afectaciones provocadas ascendieron a
1 701 960 dólares.

Estimaciones basadas en los datos publicados por la Organización Caribeña del Turismo (CTO, por sus siglas en inglés), indican que la región registró un crecimiento de un 4,2 % en el número de visitantes en comparación con el 2015, siendo los nacionales de Estados Unidos casi el 50 % de esta cifra, lo que equivale a 14,6 millones que decidieron pasar sus vacaciones en esta región, con un gasto medio de unos 1 000 dólares.

Varios estudios demuestran que como promedio, 1,5 millones de estadounidenses, que escogen al Caribe como destino turístico, pudieran haber viajado a Cuba de no existir las regulaciones impuestas por Washington. Como consecuencia, la industria sin humo cubana dejó de ingresar unos 1 500 millones de dólares.

Los sectores de las comunicaciones y la informática, incluidas las telecomunicaciones, reportaron pérdidas en el período por 68 922 110 dólares. Eso significa 9 713 000 dólares más que en igual etapa del año anterior.

En el ramo de la construcción se elevaron a 12 406 700 dólares. La razón principal radica en la imposibilidad de acceder a tecnologías constructivas más eficientes, disponibles en los mercados estadounidenses o producidos por empresas subsidiarias de compañías radicadas en ese país. Por tal razón, empresas cubanas como Imeco, Construimport y la Unión de Empresas Constructoras Caribe S.A (Uneca)se vieron obligadas a importar los productos desde mercados lejanos, como Asia y Europa, incrementando los costos de importación, con las consecuentes alzas en los fletes y seguros.

En relación con el transporte los daños se estiman en 122 397 000 dólares, que tuvieron un impacto negativo en todas las entidades del sector, siendo la Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios (Ecasa) y Cubana de Aviación las más afectadas con pérdidas que se calculan en 49 113 000 dólares y 21 617 000 dólares, respectivamente.

La industria biofarmacéutica no escapó a la persecución financiera, con perjuicios totales de 20 425 100 dólares. Entre los ejemplos se encuentra el de la Empresa Exportadora Importadora Farmacuba, que ha afrontado dificultades para concretar las negociaciones con la compañía coreana SEJONG PharmatechCo.LTD, para la importación de un bombo de revestimiento de tabletas, de gran importancia para la industria farmacéutica. Por tal motivo, tuvo que reorientar la operación mediante un banco intermediario europeo con el fin de adquirir dicha maquinaria, con un costo adicional de 250 000 dólares.

El proyecto de resolución que Cuba presentará en la Asamblea General de la ONU denuncia que las medidas de fortalecimiento del bloqueo anunciadas por el actual gobierno del presidente Donald Trump, el 16 de junio de 2017, dañarán no solo al pueblo cubano sino también a los ciudadanos y entidades de Estados Unidos, cuyas posibilidades de concertar negocios con personas y empresas en Cuba, y de ejercer su derecho constitucional de viajar libremente se verán aún más restringidos.

El informe detalla que esas medidas con el título de Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de Estados Unidos hacia Cuba, son: Prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías y entidades estadounidenses con empresas y entidades cubanas vinculadas a las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.

Eliminación • de los viajes individuales bajo la categoría de intercambio pueblo a pueblo.

Aplicación • estricta, mediante una vigilancia reforzada, de la prohibición de viajar a Cuba fuera del marco de las 12 categorías autorizadas por la ley de los Estados Unidos, que excluyen los viajes de turismo.

Oposición • estadounidense a las acciones que promuevan el levantamiento del bloqueo en las Naciones Unidas y otros foros internacionales.

Ampliación • de la lista de funcionarios del gobierno y de ciudadanos cubanos que no podrán recibir visas, remesas o involucrarse en transacciones con entidades estadounidenses.

Derogación • de la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el 1presidente Barack Obama el 14 de octubre de 2016.

El informe concluye afirmando que el bloqueo contra Cuba debe cesar. Es el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno.

En 25 ocasiones (desde 1992) la Asamblea General se ha pronunciado, por abrumadora mayoría, a favor del respeto al Derecho Internacional y el cumplimiento de los Principios y Propósitos de la Carta de la Organización. El año pasado contó con el respaldo de 191 de los 193 Estados miembros de la organización, mientras Estados Unidos e Israel se abstuvieron.