Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cuba modifica política para la entrega de tierras en usufructo

Al cierre del año pasado aún permanecían ociosas 894 000 hectáreas, una cifra difícil de reducir pues la solicitud de tierras es cada vez menor

En pos de vivificar el sector agropecuario de la Isla e incentivar a quienes hacen producir la tierra que nos da de comer, el Consejo de Ministros aprobó recientemente modificaciones en la política para la entrega en usufructo de tierras estatales ociosas.

Con el fin de conocer algunos detalles de las nuevas decisiones, anticipándonos a la publicación en la Gaceta Oficial de la norma jurídica que las avala, Cubadebate -junto a otros medios de prensa- acudió la víspera a la sede del Ministerio de la Agricultura (Minag). Allí nos esperaba el máster Eddy Soca Baldoquín, director de Suelos y Control de la Tierra.

Desde el año 2008, cuando entró en vigor el Decreto-Ley 259, se han entregado mediante esta modalidad alrededor de 1 917 000 hectáreas, a más de 222 000 agricultores en Cuba. De ellos, hoy permanecen con el pie en el surco más de 151 000, los cuales laboran en 1 200 000 hectáreas.

En 2012, se realizaron modificaciones a ese Decreto Ley para asegurar la continuidad y sostenibilidad en la explotación de las tierras entregadas en usufructo, estimular la incorporación, permanencia y estabilidad de la fuerza laboral del sector y el asentamiento familiar definitivo, promulgándose el Decreto Ley 300 y su Reglamento, detalló Soca Baldoquín.

Así se pusieron en práctica cambios esenciales para flexibilizar modos de hacer del proceso, el cual ha sido a su vez renovado, pues la política está en constante actualización y rectificación, a partir de la evaluación que se realiza en las bases productivas, “con los pies y los oídos bien pegados a la tierra”.

Al cierre del año pasado aún permanecían ociosas 894 000 hectáreas, una cifra difícil de reducir pues la solicitud de tierras es cada vez menor, ya que “las que continúan disponibles son poco productivas, con alta infestación de marabú, tienen dificultades para acceder a las fuentes de agua y están alejadas de los asentamientos poblacionales y por ende de los servicios básicos”, reconoció ante la prensa el Director de Suelos y Control de la Tierra.

Modificaciones para producir

Una vez que obtuvimos los antecedentes de las nuevas modificaciones, que tienen como fin incentivar al campesinado para que opte por solicitar tierras ociosas y poblarlas de cultivos, resolver aspectos que aún limitan la aplicación de la política y facilitar la implementación del Lineamiento 162 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, Eddy Soca entró en materia.

Entre las medidas aprobadas, por el Consejo de Ministros, destaca la que autoriza a las personas naturales -que reciban tierras o a las que ya las recibieron- a vincularse e integrarse a las empresas agropecuarias, azucareras o forestales (Unidad Empresarial de Base, UEB).

“Hasta ahora estaba establecido que solo se podían vincular a una Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC), una Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA), granjas estatales de nuevo tipo o a una Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS)”, comentó el funcionario del Minag.

Asimismo, se extiende el plazo de la vigencia del usufructo de tierras para todas las personas naturales de 10 a 20 años, prorrogables por igual término, y para las personas jurídicas por tiempo indefinido -anteriormente era de 25 años-, siempre que se cumplan las obligaciones pactadas, aclaró Soca Baldoquín.

Al aumentar el plazo, los campesinos tendrán mayor tiempo para desarrollar sus proyectos y recuperar principalmente las tierras con características agroproductivas muy bajas, como las pobladas de marabú.

Precisamente, en relación con estos terrenos existía una contradicción que hoy se subsana: los campesinos que los acogían en su beneficio tenían derecho a solicitar un crédito bancario para hacerlos cultivables que debían resarcir en un plazo de 20 años, sin embargo, la vigencia del usufructo era solo de 10.

En pos de la sostenibilidad, con la nueva política se continuará la entrega de tierras en usufructo, siempre que se asegure que estas se mantengan en explotación, evitando un mal uso del suelo y la pérdida de su agroproductividad.

Soca Baldoquín insistió en que resulta imprescindible brindarle a la tierra la atención que demanda, para no seguir perdiendo la capacidad agroproductiva de nuestros campos, dado que solo el 25 % de los suelos en Cuba tienen una cabida de producción de categoría I y II, con rendimientos superiores al 50 % del capital de cultivo.

Además, se autorizará la entrega a personas naturales de áreas ociosas de la ganadería comercial para las producciones de cría y ceba, antes solo reservado para las jurídicas, se realizará hasta que se demande su utilización según el programa de desarrollo ganadero, con excepción de las áreas destinadas a la producción de leche.

Eddy Soca Baldoquín precisó como otra novedad, para las producciones agropecuarias y forestales que lo requieran, que se incrementa la proporción autorizada para el levantamiento de bienhechurías (construcciones realizadas en terrenos baldíos), ahora será el 3 % del área entregada en usufructo.

Con el fin de facilitar la aplicación de tecnologías y lograr resultados competitivos, así como responder a las demandas de los agricultores, también se decidió ampliar el área mínima a entregar a los ciudadanos que soliciten la tierra por primera vez a 26,84 hectáreas (ha) -dos caballerías-, se duplica la cuantía pues antes la solicitud inicial debía ser de 13,42 ha. La cota límite autorizada seguirá siendo de 67,10 ha (cinco caballerías).

El Director de Suelos y Control de la Tierra informó que se establecerá la obligatoriedad de sembrar alimento animal en las tierras entregadas para el desarrollo del ganado mayor en el país, hasta cubrir el balance alimentario de la masa que posee el usufructuario.

Aclaró que las superficies que los agricultores reciben en usufructo son propiedad intransferible del Estado y deben ser solicitadas solo por aquellos ciudadanos que realmente quieren y pueden hacerla producir, de ahí que se decidió establecer que para recibir tierras, sus beneficiarios tienen que trabajarlas y administrarlas de forma personal y directa.

Igualmente, se incorpora como nueva causa de extinción del usufructo el empleo de financiamientos ilícitos. La tierra ha de “parir” alimentos, pero solo si es fruto del esfuerzo personal o colectivo de los cubanos que respeten el marco legal de la nación.

En el encuentro, el Director de Suelos y Control de la Tierra reconoció que en estos nueve años han existido desviaciones de la política definida en esta materia, violaciones de las regulaciones legales vigentes, se han levantado y construido bienhechurías de forma ilegal en áreas entregadas en usufructo, se han realizado traspasos y compra-ventas y no pocos beneficiarios las han dejado abandonadas, a merced de las malas hierbas y la inutilidad.

A tenor de lo anterior, el directivo aseguró que comenzará la aplicación gradual de los impuestos previstos en la Ley Tributaria en lo concerniente al uso, posesión y ociosidad de la tierra, diferenciados por la categoría productiva de las tierras, porque no es justo que todos contribuyan igual cuando unos terrenos demandan más trabajo que otros.

Resultados de una política implementada a pie de surco

Al ponerse en práctica la entrega de tierras ociosas en usufructo, quienes obtuvieron las primeras caballerías no contaban ni siquiera con los medios para limpiar las fincas. Desde 2008 hasta la fecha, los que han optado por esta iniciativa han ido recibiendo algunos beneficios en la medida de las posibilidades del país, sobre todo aquellos que obtienen las porciones menos productivas.

Entre las ayudas, el directivo del Ministerio de la Agricultura destacó la posibilidad de solicitar créditos bancarios, donde se les bonifica la tasa de interés en los dos primeros años. Habló del programa de mejoramiento de suelos, al cual el Estado cubano le asignó 50 000 000 de pesos en 2017, para suministrarles a los productores semillas de alta calidad, tecnología, productos biológicos y químicos.

Este respaldo, que nos beneficia a todos, ha favorecido la producción agropecuaria en general. Si bien aún estamos lejos de satisfacer todas las necesidades de la población, las estadísticas demuestran incrementos en todas las producciones a partir del 2008.

Soca Baldoquín ejemplificó con algunos datos: “El frijol, los frutales, el arroz han crecido establemente en un 6 %; la producción de leche en un 2,6 %, aunque la sequía no deja de golpearnos y no llegamos a cubrir la demanda; la producción de maíz ascendió a 113 000 toneladas en 2016, el ganado vacuno también ha tenido un despegue”.

Rectificar, siempre

 “Estas decisiones que hoy damos a conocer responden a sugerencias que nos han hecho los propios usufructuarios, son también demandas del último Congreso de la ANAP, han surgido en los encuentros sostenidos con los campesinos.

“Luego de su evaluación con las bases productivas y acorde con el proceso de Actualización del Modelo Económico que vive el país se realizan estas modificaciones, porque definitivamente tenemos que actualizar nuestras normas”, comentó Eddy Soca Baldoquín.

Y resumió: “En el año 2008 entró en vigor el Decreto Ley 259, en 2012 se realizaron modificaciones a ese instrumento jurídico y se promulgó ‘el 300’, en 2014 se realizaron otros cambios, estamos en 2017 y debemos aprobar, antes de que concluya el año, otra norma jurídica.

“Estamos sujetos a la actualización permanente del marco legal que sustenta al sector agropecuario en el país, en pos de beneficiar el buen uso y manejo de la tierra, para conservar la superficie agrícola de Cuba y hacerla próspera”, concluyó el Director de Suelos y Control de la Tierra del Ministerio de la Agricultura. (Tomado de Cubadebate)