Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Normas Técnicas apoyan auge de las fuentes renovables de energía

La Comisión Electrotécnica Internacional reconoció en La Habana que el potencial científico de los cubanos favorece la adopción de las normas técnicas requeridas para el avance de las fuentes renovables de energía (FRE) en el país

La necesidad de una creciente presencia de las fuentes renovables en la matriz energética cubana en los próximos años, constituye una prioridad para el país, reflejada en los Lineamientos que conducen hoy la actualización del modelo económico en la Mayor de la Antillas.

Con esa motivación se reunieron en La Habana expertos en la materia durante el reciente Taller sobre Energía Renovable que contó con el auspicio de la Oficina Nacional de Normalización (ONN), el ministerio de Energía y Minas (Minem) y la Unión Eléctrica (UNE), más otros organismos e instituciones competentes y vinculados a los programas de desarrollo en esa rama.

Los esfuerzos se encaminan a sentar las bases para crear, con la presidencia de la Dirección de Energías Renovables del Minem, el Comité Técnico de Normalización que se encargará de desarrollar las normas nacionales (Normas Cubanas) dirigidas a encauzar esos propósitos del país.

A ello se suman los trabajos en el campo de la Metrología con el fin de garantizar las mediciones en la esfera de las energías renovables y sus aplicaciones, así como otras actividades como la certificación de la calidad de productos, de sistemas de gestión, la acreditación de laboratorios y demás esferas relacionadas.

Un papel relevante en esa rama lo tiene la capacitación y superación profesional de técnicos y especialistas, directivos, funcionarios y quienes se desempeñan en esas labores y asistieron al evento, que contó con el apoyo de la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC por sus siglas en inglés) de la cual Cuba es Miembro Asociado.

Precisamente ese organismo que actúa a nivel global, anunció durante el encuentro su plena disposición de contribuir con la Mayor de las Antillas a la formación y desarrollo de las normas técnicas que requiere el auge de sus fuentes renovables de energía (FRE).

El brasileño Amaury Santos, director general para América Latina y el Caribe de la IEC, reconoció que el potencial científico de los cubanos facilita la adopción de las reglas y la evaluación de conformidad, como herramientas muy útiles y necesarias para el avance de un país.

Exaltó la posibilidad de trabajar de conjunto con el Comité Nacional en Cuba para establecer un fructífero intercambio de experiencias y apoyar en  su asesoramiento y capacitación, sobre todo de los profesionales más jóvenes.

El representante de la IEC expuso sobre el servicio rural de electricidad, las FRE y la evaluación de la conformidad, durante el evento con sede en el Centro de Entrenamiento de la Unión Eléctrica, y que contó con la asistencia de expertos de organismos de la administración central del Estado.

Las FRE hacia el futuro

El taller sirvió para conocer hacia dónde se enrumban las FRE hoy en el orbe donde cada vez más se impone una concepción medioambiental para delinear programas de desarrollo social y económicos, ejecutar proyectos, realizar investigaciones, aplicar sistemas y tecnologías, emprender planes de diversa índole, crear e innovar en diferentes esferas.

El directivo de la IEC disertó en el evento sobre Ciudades inteligentes, Fábricas del futuro e Internet de la cosas; mientras el funcionario de la ONN, René Fernández Infante, expuso acerca de la tercera edición del Reglamento Electrotécnico Cubano.

Una de las ponencias del taller, la de Daniel Stolik Novygrod, del Instituto de Ciencias y Tecnologías de los Materiales, de la Universidad de La Habana, se refirió a la posibilidad de que todo el archipiélago cubano pueda estar conectado a los sistemas fotovoltaicos por el radiante Sol que lo ilumina.

“Pero -precisó- el financiamiento de la inversión inicial constituye el principal obstáculo en el empleo de esas FRE en el país, aunque en los últimos años sus costos han experimentado una reducción estimable y su puesta en marcha es un poco más barata”.

Cuba recibe un promedio de radiación solar de más de 1 800 kWh por metro cuadrado al año, por lo que tales emisiones pueden transformar a la nación caribeña en una potencia energética a partir del uso de las FRE, según ha publicado la Sociedad cubana para la promoción de esas fuentes y el respeto ambiental.

Entre estas, las básicas en el país son la eólica, la solar y la proveniente de la biomasa cañera y no cañera, con vistas a la transformación de la matriz energética para 2030 cuando se prevé multiplicar por seis el uso de las FRE y lograr un 24 % de participación de las mismas en el esquema nacional para producir electricidad, y así reducir la elevada dependencia del petróleo.

La producción de electricidad en Cuba mediante las FRE hoy es de solo el 4,5 %, y de esa cifra un 0,2 procede de la solar fotovoltaica.

Además, la Mayor de las Antillas considera primordial su apuesta por el empleo de las FRE en su afán de contribuir a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, en correspondencia con los compromisos pactados en los acuerdos internacionales sobre el cambio climático.

Para lograr el cambio de la matriz energética en esta Isla antillana se requiere de urgentes inversiones de infraestructura por lo cual el país promueve en disímiles foros las oportunidades de negocios en el sector, con amplias perspectivas y garantías para el capital foráneo y un marco legal propiciado por la Ley 118 para la Inversión Extranjera, aprobada en marzo de 2014, más la voluntad del Gobierno para impulsar esa esfera.

A partir de lo identificado, las posibilidades de inversiones son amplias, y por tanto se proyecta instalar en los próximos años más de 2 100 megawatts en nueva potencia con tecnología de FRE, y que incluyen 755 MW en centrales bioeléctricas de biomasa cañera, 700 MW en parques solares fotovoltaicos y 633 MW en parques eólicos, que de conjunto con otras inversiones aseguran el cambio deseado en la matriz energética, de acuerdo con fuentes oficiales.

Cuba es Miembro Asociado de IEC, fundada en 1906 y con sede en Ginebra, la cual en 2015 contaba con 83 miembros, en su mayoría Plenos.