Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ante adversidades, se crecen los tabacaleros

la riega de semilleros, las siembras y exhiben alrededor de 13 800 hectáreas en distintas fases del cultivo

Las tensiones aumentan en las vegas pinareñas ante las condiciones climatológicas existentes y las afectaciones que estas acarrean a la solanácea al reportarse más de 6 500 hectáreas perdidas y dañadas, cifra que crece en cada amanecer.

Virginio Morales Novo, subdirector agrícola de la División Territorial de Tabaco, comentó que continúa la riega de semilleros, las siembras y exhiben alrededor de 13 800 hectáreas en distintas fases del cultivo.

Reiteró que se adoptan diversas medidas y se intensifican las distintas atenciones culturales como fumigación, deshije, fertilización y se hace énfasis en la limpieza y recolección de los cortes bajos, a fin de evitar las afectaciones provenientes de los suelos.

La provincia acumula 2 700 000 cujes recolectados con la intención de agregar  1 600 000 en esta primera decena de febrero y avanzar en las jornadas venideras, para disminuir las pérdidas por esas razones.

La palabra de orden es "guapear", añadió, y hacer destierro del desanimo ante la situación imperante, hay un alto espíritu en los campos y los productores  hacen gala de la experiencia acumulada en años. Ello ratifica la  intención de no renunciar a los propósitos de eficiencia, rendimientos y calidad.

A pesar de los contratiempos, Pinar del Río sigue siendo la mejor tierra para la obtención de la solanácea y aportará la materia prima necesaria a la industria para la confección de los afamados habanos que no tienen rivales en el orbe, nadie dude de ello.

Alternativas y esfuerzos

Las hostiles condiciones meteorológicas empeoran las dificultades en los campos  vueltabajeros para la supervivencia de los diversos cultivos agropecuarios y arriesgan los planes concebidos.

El exceso de humedad y las continuas precipitaciones conllevan a que más de 12 100 hectáreas de cultivos varios se afectarán o perderán. Tal situación impone alternativas y estrategias constantes, a fin de responder a la imprescindible  alimentación  de los pobladores de esta parte del occidente cubano.

Ortelio Rodríguez Perugorría, subdelegado provincial de Cultivos Varios, precisó que se acelera  la cosecha  de distintos  renglones, se siembra pese a las difíciles condiciones y se adoptan medidas en pos de garantizar plantaciones de ciclos corto en otros meses y evitar el déficit de algunos productos de la dieta en el decursar del año.

Comentó que los mayores cultivos dañados, por mencionar algunos, son boniato, tomate, calabaza, yuca, col y pimientos. El frijol, con la perspectiva de sustituir importaciones, exhibe una aguda devastación en disímiles magnitudes y en alrededor de 7 073 hectáreas. Esto precisa  la recuperación, al menos, de unas 800 hectáreas de manera inmediata y la siembra del demandado grano, en meses como agosto y septiembre para una nueva cosecha  dentro del año y la ejecución de alternativas hasta para el secado de los mismos, con el propósito de suministrar al Ministerio de Comercio Interior y otros destinos sociales las toneladas contratadas.

El directivo de la delegación del Ministerio de la Agricultura en Pinar del Río acotó que amén  de la humedad imperante y la saturación de los suelos, los productores no claudican  y se trabaja  por reactivar la campaña de frío, acometer el plantío de más de 9 170 hectáreas en febrero, con énfasis en cultivos de ciclos corto, pero sin renunciar a otros importantes como el plátano, la malanga, las hortalizas, entre otros. La siembra de calabaza, pepino, melón, habichuela, quimbombó, berenjena y aji chai, en otras etapas del año, será también una de las propuestas.

Se aspira a recuperar aproximadamente 300 hectáreas de tomate, de la variedad L-43, para la industria y el consumo de la población.

Rodríguez Perugorría dijo que se reportan atrasos en atenciones culturales y sembrado del arroz, donde se asumen las tareas que requiere ese sector agrícola y se ocupan, desde ya, de la campaña de primavera de los cultivos varios al imponerse nuevas estrategias que garanticen un suministro rápido de comida, mejores contrataciones y estricto control para impedir el desvío de productos. 

Estamos en la obligación de trabajar fuerte, enfatizó, vencer  obstáculos, encontrar alternativas  y ofertarle a los pinareños el alimento necesario. A ello, además de la experiencia y consagración de los campesinos y trabajadores, contribuirá la ayuda que se recibe del país, tanto en recursos materiales como técnicos, al asignársele  78 tractores, 11 cosechadoras y 21 sembradoras de granos.