Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Buen paso de Chile, mas pésimo arbitraje

Poco puede decirse a favor del arbitraje. Al astro brasileño Neymar lo expulsaron dada su agresividad durante el partido frente a Colombia. Pero antes le impusieron una tarjeta amarilla absurda

Tiene méritos y su fútbol a lo largo de la historia siempre ha dejado buenas sensaciones, pero Chile quiere más y anhela el título en la Copa América 2015 en un camino bastante expedito hasta ahora, revela un comentario de PL desde la sede del evento.

Carlos Caszeli, Elías Figueroa, Iván Zamorano y Marcelo Salas integran una selecta lista de glorias del balompié del país austral. Y ciertamente, la actual generación parecía destinada para grandes proezas.

De momento se ha quedado en el intento. Alexis Sánchez, Claudio Bravo, Arturo Vidal, Gary Medel, Charles Aránguiz, Eduardo Vargas y Mauricio Isla, entre otros, son jugadores de primer nivel.

Pero no bastó su calidad para avanzar en la Copa del Mundial de Brasil 2014 y fue abatido por el anfitrión en tanda de penales. Bajo el mando del técnico argentino Jorge Sampaoli, lucha ahora por el título continental.

La verdad es que su rendimiento tampoco fue extraordinario. No ha perdido y logró una buena cosecha de goles. Sin embargo, tuvo la "fortuna" de transitar por la vía más llevadera, comenzando por el grupo A en la primera fase.

Ecuador se antojaba el oponente más fuerte y con algunas bajas, fue bastante inestable; México con su equipo B dio batalla y Bolivia dio la sorpresa al clasificar hacia cuartos de final y hasta ahí. En los cruces, los chilenos se la vieron con Uruguay y ahí se iniciaron los problemas más escandalosos con el arbitraje.

La Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) aplicó una tímida sanción de tres partidos al defensa chileno Gonzalo Jara por meter el dedo en el trasero al delantero uruguayo Edinson Cavani en cuartos de final. Luego la redujo a dos cotejos.

Las imágenes que dieron la vuelta al mundo de la acción de Jara contra Cavani al parecer no fueron suficiente evidencia para los chilenos. Tampoco de cierto modo para la Conmebol, que anunció al brasileño Sandro Ricci como árbitro de este martes.

Nada menos que concedió a Ricci el honor de dirigir el partido semifinal entre Argentina y Paraguay en la ciudad de Concepción. El mismo juez que cometió una serie de errores en el cotejo Chile-Uruguay.

Ricci, quien no vio el juego sucio de Jara, tendrá ahora la posibilidad de imponerles tarjetas amarillas a Lionel Messi, Javier Mascherano y Sergio Kun Aguero, con lo cual se perderían la final, caso de ganar la Albiceleste.

Lo de anoche del colegiado venezolano José Arduete no llegó al punto de la pésima actuación del brasileño, aunque una vez más colocó a la figura del árbitro como protagonista de un duelo que prometía intensas emociones.

Discutible expulsión del peruano Carlos Zambrano a los 21 minutos. Dejó en inferioridad a los incaicos ante Chile y aún así el resultado fue apretado, 2-1.

"Luchamos hasta el final, un final que no me cobran un penal, luchamos hasta último minuto y creo que si hubiésemos estado 11 contra 11 otra hubiese sido la historia", remarcó Paolo Guerrero que hizo honor a su apellido. Asimismo, el delantero de la canarinha y el Barcelona había sido golpeado en varias ocasiones por los cafeteros, sin que el juez chileno, Enrique Osses, de los peores de la lid, dijera nada.

Argentina aparece como el contrincante lógico de Chile el sábado en la final de la Copa América y con Messi, Aguero, Di María, Mascherano, Pastore, Biglia, Garay, Tévez (...) el favorito tiene un sólo nombre.

Esperemos entonces porque el fútbol lindo y delirante ocupe el lugar que le corresponde y no los árbitros.