Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Prometedor desarrollo industrial

A pesar de la antigüedad y desgaste de la tecnología, la producción en este centro destinada a las provincias desde Pinar del Río hasta Holguín

Artemisa crece en producciones industriales, muestra de que puede  convertirse como muchos vaticinan en una de las provincias más prósperas del país, por ser pionera en disímiles experimentos para actualizar el modelo económico cubano y contar con la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

Ahora, a pesar de sus pocas empresas, los resultados son comparables con el resto de la Isla, según constataron medios de prensa al recorrer el territorio.

La Unidad Empresarial de Base Fibrocemento, que sobresale por la calidad de sus surtidos, aportará este año 1 400 000 metros cuadrados de tejas acanaladas y 9 000 metros cúbicos de poliespuma.

A pesar de la antigüedad y desgaste de la tecnología, la producción en este centro destinada a las provincias desde Pinar del Río hasta Holguín, principalmente es estable, gracias a los permanentes mantenimientos técnicos y al ingenio de los innovadores y racionalizadores, Aleida Hernández Vélez, jefa del departamento técnico, y Enrique  Álvarez, especialista en control de producción de la entidad, señalaron las exigencias del laboratorio, el  cual fiscaliza la concentración, la desintegración de las fibras y la humedad de las láminas.

En busca de una mayor eficiencia se capacita a los trabajadores mediante talleres, seminarios e intercambios profesionales y se prevé asumir otras líneas de fabricación a partir de las necesidades constructivas de la economía nacional y en correspondencia con las finanzas que se asignen.

Otra fábrica puntera en la provincia es la de pienso, con una moderna tecnología que posibilita mejorar los productos y reducir la contaminación ambiental.

Luis Medina Valdés, director de la planta, dijo que este año asumen un plan de más de 138 490 toneladas de ese alimento animal para las ramas porcina, avícola y ganadera, y resarcen atrasos ocasionados en enero, por el déficit de materia prima, en particular, del maíz.

Las producciones actuales, permitirán el suministro a los territorios de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, La Habana, Matanzas y la Isla de la Juventud, a esta última se le efectúan las entregas conveniadas, incluso, para la venta liberada sin subsidios a los productores, experimento en práctica desde principios de este mes en el municipio especial.

Medina Valdés comentó que se trabaja con especialistas mexicanos en la instalación de un sistema  para el empleo de un producto antibacteriano líquido que contrarresta la salmonella. También se llevan a cabo los mantenimientos y reparaciones de la industria, con casi 99 % de explotación de la capacidad instalada.

Otras faenas son el mejoramiento de las condiciones laborales y la atención al hombre, así como la terminación de un filtro sanitario como medida de bioseguridad y un biodigestor para el ahorro de energía y cuidado del medio ambiente.

Las sistemáticas mejoras tecnológicas en el equipamiento instalado, para elevar la calidad y los rendimientos productivos, también constituyen premisas de la Unidad Empresarial de Base de Plaguicidas Juan Luis   Rodríguez Gómez.

Frank del Valle Viñas, director de la entidad, explicó que producen  insecticidas, rodenticidas y herbicidas; la meta de los dos primeros renglones supera 1 500 toneladas, mientras que el del tercero es de unos 190 kilolitros, cantidad que ascenderá en el año 2015 al sustituir importaciones, con un considerable ahorro a la economía del país.

Los principales clientes son Azcuba, las empresas del tabaco y del Ministerio de Salud Pública de todo el territorio nacional.

En el sector industrial se destaca la de materiales de construcción con dos fábricas de cemento (Mariel y Artemisa) de las seis existentes en el país así como, plantas de tejas y asbesto-cemento y terrazo (Arte-misa); también industria química (carburo y acetileno, en Caimito; fósforos en Bauta, y plaguicidas en Artemisa); generación eléctrica con plantas termoeléctricas en Mariel y Ariguanabo (Bauta).

Se incluye la industria ligera (textileras de Ariguanabo y Alquízar, talleres de confecciones, elaboración y torcido de tabaco en varios municipios); industria mecánica (planta de autobuses de Guanajay, de implementos agrícolas de Güira de Melena, la metalúrgica de San Cristóbal, la desarmadora de buques de Bahía Honda), y los correspondientes a la alimentaria (conservas de Candelaria y procesadora de cítricos en Ceiba del Agua) y azucarera (complejos agroindustriales Abraham Lincoln de Artemisa y 30 de Noviembre de San Cristóbal, así como la destilería de alcohol José Martí en ese mismo municipio).

El principal puerto es el Mariel, uno de los más importantes del país, con perspectivas de inversiones y crecimiento, en el ámbito de una zona económica especial de-sarrollada por el gobierno.