Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Producción alimentaria con fundamento innovador

Empresas de  producción de bienes y servicios, centros de investigación y desarrollo, universidades y otros actores, favorecen la promoción y estímulo de los procesos de innovación tecnológica

Una tecnología que incrementa la eficiencia en la alimentación  bovina con dietas basadas en forrajes tropicales, lo cual produce un aumento en la producción de carne y leche a menos costo, resultó generalizada en La Habana durante 2011 y cuenta con probadas condiciones para extender su aplicación a otras provincias.

Especialistas del Instituto de Ciencia Animal (ICA) y la Empresa Agropecuaria Bacuranao, se propusieron acrecentar la eficacia en la utilización de los sistemas de producción vacuna, para lo cual durante los últimos tres años tuvieron en cuenta la siembra densa de forrajes y la alimentación de estos animales en condiciones de estabulación, con dieta integral fraccionada y suministrada en un mínimo de cuatro raciones diarias.

Con la introducción de la innovación, se incrementa la productividad láctea por vaca total en casi  60 %, sin perjudicar la calidad de estas y, en cuanto a la obtención de carne, la ganancia de peso vivo mejoró 52,8% en relación con el sistema tradicional, al alcanzar una rentabilidad considerable según los precios actuales de venta para leche y carne, respectivamente.

La repercusión social se centra en lograr mayores niveles de producción de leche y carne, destinada en lo fundamental a grupos vulnerables de la población y, en el aumento del salario de los trabajadores pecuarios.

Los efectos en el medio ambiente se relacionan con el empleo eficiente de los desechos sólidos y líquidos en las áreas forrajeras, la mejora en el uso de los alimentos y la disminución en las emisiones del gas metano, uno de los que integran la lista negra de las Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO).

Los autores del trabajo, Julio J. Reyes, Ernesto Rebollar, Aldain García, Juan Scull, Aurelio Alvarez, Carmen Redilla, Sara Rey y Ricardo Gómez, conocedores de la relevancia de su innovación para la economía, abogan por la generalización en el sector agropecuario, puntal en las aspiraciones del país de reducir las cuantiosas importaciones de alimentos.

La ciencia como fuente creadora

Procedimientos para la crianza porcina con alimentos nacionales se distinguen entre las innovaciones reconocidas por la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en La Habana, durante 2011, aún cuando, desde hace cuatro años su aplicación se extiende a entidades de esta rama en todo el archipiélago cubano.

Con el propósito de garantizar la sostenibilidad en la producción porcina, así como incrementar el potencial que ofrece el sistema de convenios de estas empresas con el sector campesino cooperativo, se ejecutó la innovación en diferentes etapas, que abarcaron la actualización del estudio prospectivo del factor crítico para el desempeño de la cadena productiva del cerdo ante la inexistencia de una base alimentaria nacional y la identificación de demandas tecnológicas.

Otras fases llevaron a la creación de la Red Porcina de Alimentos, del Libro de Tecnologías y Procedimientos para la Crianza Porcina con Alimentos Nacionales y al fortalecimiento del Sistema de Capacitación Integral para esta actividad, mediante la formación de una red de facilitadores y técnicos integrales

Con este logro, la producción de alimentos para cerdos creció de forma global 1,81 veces con respecto al año 2007 cuando comenzó el proyecto, un incremento equivalente a 35,4 miles de toneladas de maíz que, a los precios actuales (336 USD), representa un ahorro de 11,9 millones de dólares en importaciones.

Se procuró la capacitación de los técnicos y profesionales vinculados a la porcicultura, se editaron materiales didácticos y se fundó la Red Porcina de Alimentos, todo lo cual contribuye a una mayor productividad y estabilidad del suministro de carne de cerdo para el  consumo social y la población.

El resultado ya está introducido en todas las empresas de esa rama en el país, así como en los municipios que cuentan con ese ganado menor y hoy se benefician gracias a la acción creativa e innovadora de los colectivos del Instituto de Investigaciones Porcinas, de la Sociedad Cubana de Porcicultura y del Grupo Nacional de Agricultura Urbana y Suburbana, además de 16 entidades, empresas y  universidades que participaron en su implementación.

Estimulante para el agro cubano

Otro aporte significativo al despegue económico en la Mayor de las Antillas está en la producción y generalización del estimulante de crecimiento agrícola FitoMas-E, aplicado en la agricultura cañera y no cañera, desarrollado por el Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar (ICIDCA) y el INICA, entre los años 2000 y 2007, en que se produjo a escala experimental en una planta piloto.

Tras ser probado en apreciables extensiones de caña y por los buenos resultados y la demanda del producto en 2008, el entonces Ministerio del Azúcar (MINAZ) ejecutó una inversión en una planta industrial para la producción de 2,0 millones de litros/año. La ingeniería básica fue desarrollada por el ICIDCA, mientra y las empresas TEICO e IPROYAZ ejecutaron los proyectos.

Según la investigación realizada por los especialistas Alberto García, José C. Villar, Ramón L. Montano, Juan C. Díaz, Mabel Viñals y Rafael Zuaznábar, la planta industrial en los primeros tres años de explotación (2008 - 2011) presenta indicadores económicos y financieros que permitieron una facturación millonaria a los organismos involucrados (sector azucarero y la agricultura).

Además, su extensión a todo el territorio nacional ha permitido sustituir la importación de reguladores y hormonas de crecimiento por un valor de 5,1 millones de USD en los agroquímicos Enerplant, Bayfolan, Vitazyme, Maducán y otros.

También ha contribuido a la recuperación de áreas cañeras, con incrementos desde 5 % hasta 20 % en los rendimientos agrícolas con una relación beneficio/costo favorable en el azúcar adicional obtenido.

El campo cubano le debe al FitoMas- E el aumento en los rendimientos de diversos cultivos como hortalizas, granos, viandas, café, frutales y pastos, entre 10 % y 90 %.

No hay mejor manera de ilustrar sus ventajas que las más de 400 000 ha/año de caña de azúcar y 100 000 ha/año de culti vos varios tratadas hasta septiembre de 2011, con este prodigioso producto inscrito en el Registro Central de Fertilizantes y en el Registro Central de Plaguicidas autorizados en la ínsula caribeña.