Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

¿Qué hacer para tener un sitio web?

Una página digital es el territorio exclusivo del que dispone una empresa en Internet para transmitir los valores de su marca y de su posicionamiento. Es su feudo gracias al cual, si sabe seducir al visitante, logrará captar su atención mejor que en ningún otro soporte

Hoy día, en que Internet es un medio empleado para interrelacionar las marcas, tanto empresariales como personales, la presencia y la apariencia son importantes para crear una buena impresión y mantener una adecuada relación; ya que la web es el reflejo de la marca en la Red de redes.

La apariencia de una organización en su sitio digital desempeña un papel vital, pues es ahí donde esta muestra quién es, qué hace, qué quiere y qué ofrece. Es el territorio exclusivo de quien dispone en el medio para transmitir los valores de su marca y de su posicionamiento. Y este, a su vez, deja de ser exclusivo cuando invita a otros a "comunicar" en ese. Por esa razón, la web empresarial es su feudo gracias al cual, si sabe seducir al visitante, logrará captar su atención mejor que en ningún otro soporte, según explica Jordi Pérez, consultor de Branding, Marketing 2.0 y Comunicación Institucional; graduado en la Escuela de Alta Dirección y Administración, de la Universidad de Barcelona; y profesor en la Escuela de Comercio y Distribución, de Cataluña .

Un sitio web más seductor, atractivo y funcional para el visitante, permite lograr con más garantías los objetivos empresariales trazados en el momento de hacer una página web corporativa y para esto existen aspectos clave.

Pasos a seguir

Cuando una organización  decide contar con un sitio propio en Internet, primero que todo debe tener claro para qué lo quiere. El especialista plantea que hay distintas posibilidades y las más comunes son: una web que permita tener presencia corporativa, vender sus productos online, brindar información y documentación a los clientes y comunicarse e interactuar con ellos.

Determinar y esclarecer el objetivo principal del proyecto es básico para poder desarrollar un diseño totalmente funcional y resolutivo de la necesidad que se tenga.

Lo siguiente es plantear cuáles son las funcionalidades que se desean otorgar a la web, las cuales deben corresponderse con el objetivo marcado en el primer paso. Aquí, por ejemplo, se debe disponer de una sección de FAQ (Frequent Asked Questions) y un apartado de quiénes son, bien diseñado, que transmita confianza y seriedad.

Y agrega, respecto al funcionario, "ten en cuenta siempre que tu empresa debe ser capaz de asumir los papeles y la carga de trabajo que tu futura web precise. Me refiero a que, por ejemplo, es un error común realizar una tienda online sin planificar los recursos humanos que demandará la plataforma de venta online (quién preparará los pedidos, quién coordinará los pedidos online con almacén, el nexo con logística y con facturación, y otros.).

"Otro aspecto importantísimo es tener en cuenta siempre al público objetivo de la web. Es decir, siempre debes analizar funcionalidades que supongan un valor diferencial a tus clientes, a tu público. Planifica funcionalidades que te destaquen de tu competencia o que aporten un eslabón adicional a la cadena de valor de tu negocio", aclara Pérez.

Le sigue hacer una lista con las secciones que dispondrá la web, detallar las subsecciones y empezar a trazar la arquitectura del sitio, la cual debe unificar dos aspectos: permitir egoístamente, hacer o transmitir lo que quiere la organización, y que cumpla los parámetros de usabilidad establecidos por la World Wide Web Consortion (3WC), es decir, que sea útil y usable para el visitante.

"Y para trazar esta arquitectura, no hay nada mejor que pensar en el lay-out de elementos de tu web, los diagramas wireframe que, como puedes leer en la Wikipedia, 'son una representación esquemática de una página web sin elementos gráficos que muestran contenido y comportamiento de las páginas. Sirven como herramienta de comunicación y discusión entre arquitectos de información, programadores, diseñadores y clientes. También se pueden utilizar para pruebas de usuarios,” refiere el experto.

Aconseja un diseño sobrio, funcional, minimalista, conceptual, con un logo relativamente pequeño y sin potenciar la zona de registro, con ventajas de registrarse si no se hace un leve scroll hacia abajo. Lo principal no es seducir a nuevos usuarios para que se registren.

El paso siguiente es entregar la arquitectura y el wireframe, si se tiene, a un equipo profesional de desarrollo web. Confiar en profesionales para que la desarrollen es la garantía de que los esfuerzos presentes y futuros que se depositen en el proyecto se verán correspondidos con una plataforma que cumpla con su cometido.

¿Qué debería tener un buen diseño web?

La interfaz de un diseño web es para un internauta el reflejo de la empresa que está detrás de ese sitio. Entonces, el diseño es el reflejo de la marca propietaria de la página digital y debe estar acorde con la primera, con el público objetivo y con los parámetros anteriormente analizados; siendo la usabilidad el más importante y el de mayor cuidado, de acuerdo con lo expresado por Jordi Pérez.

Es necesario que el logotipo esté siempre visible, sin exageraciones, situado en una de las esquinas superiores de la página, en el favicon -pequeño ícono que aparece en la barra de direcciones del navegador- y en las listas de favoritos que guarda el usuario. Así la marca estará presente, identificando todas las subpáginas que conforman la arquitectura de información del sitio; aunque este no sea el elemento más importante, sino el contenido, la información útil para el visitante.

"Todo buen diseño dispone de una jerarquía de tamaños de fuente y colores tipográficos concebidos para facilitar la lectura de contenidos. Una estructura visual que debe mantenerse en cada una de las páginas. Ello incluye el cuerpo de letra estándar, el título de la página, las entradillas, el hipervínculo, el rollover (cambio de color cuando el puntero pasa por encima de un hipervínculo), los hipervínculos ya visitados.

"…Es ideal una tipografía mínima de 10 puntos o superior y como máximo 4 niveles de tamaño de fuente. Siempre es adecuado facilitar el aumento de la tipografía al visitante (haz accesibles los contenidos a personas con dificultades visuales)", alega.

Evade el egocentrismo evitando que la página de "Quiénes somos" prime visualmente por encima de las demás, para no usar la web a modo de libro de historia.

Facilita el acceso a la información, pues esta es la premisa básica para que un sitio sea "usable". Para ello, el especialista sugiere evitar siempre pantallas introductorias con el típico "saltar intro"; procurar una tasa de carga eficiente; minimizar el número de clicks necesarios para acceder a todas las secciones;  si el sitio es extenso, incorporar un mapa web desplegable en el pie de la página y añadir un buscador en una parte visible (esquina superior derecha); situar el contenido más importante (eslóganes y argumentos principales) en la parte superior, para evitar hacer scroll hacia abajo; en el caso de que enlaces a archivos que se abran con otras aplicaciones (.pdf, .doc, .xls, etc.), avisar al visitante incorporando un texto o un ícono cerca del hipervínculo.

Evita abusar de la interactividad, sin imponérsela  al visitante cuando sea  inherente. Por tanto, se propone impedir el de GIF's animados sin aporte; animaciones excesivas en el encabezado; música de fondo, porque puede interferir con lo que esté escuchando libremente el visitante; ni ventanas emergentes y recursos interactivos que no estén solicitados por este.

Usa un estilo de redacción adecuado. "Debes adecuar el estilo de redacción de la información de tu sitio al público objetivo. No obstante, en la web, procura usar siempre párrafos cortos, usar negritas adecuadamente para resaltar palabras clave y siempre apoyar los conceptos mediante una imagen. Usa viñetas para listas numeradas y respeta las jerarquías de información que te permitan esgrimir tus argumentos de un modo llano y cordial. El argumento más potente es, en la mayoría de los casos, la frase más simple.

"Es muy conveniente disponer de los servicios de un copier, un redactor de textos para tu sitio. Es un profesional que puede dar un toque diferencial a tu argumentario, puede contextualizar mejor las ventajas y beneficios que quieres transmitir en tu sitio y puede elevar la eficacia comercial de tu web", advierte.

Por último, indica que lo ideal es procurar que el sitio esté apto para ser visto desde resoluciones de pantalla de 800 px de ancho hasta las panorámicas de más de 1 400 px. No obstante, es normal descartar resoluciones de 800x600 y considerar el formato de pantalla de 1 024 px como el más común usado actualmente. El ancho mínimo del sitio afecta un aspecto muy crítico de usabilidad: debes procurar que el diseño no implique scrolls horizontales.

Para evitarte problemas de visualización y de impresión de contenidos es imprescindible prescindir del uso de frames.

"Prueba siempre la visualización de tu web en múltiples navegadores (Firefox, Safari, Opera o el omnipresente Internet Explorer, incluso en versiones desfasadas como IE 6). Deberías asegurarte que cualquier navegador muestre tu web como tú desees", concluye.

Al planificar y desarrollar la página digital de su organización, cualquier empresario debe pensar en las personas con bajas capacidades de navegación en Internet y que, sin duda, podrían ser futuros visitantes de su sitio. Por tanto, ponerse en el lugar de ellos resulta indispensable.

Fuente consultada:

Del 1.0 al 2.0: Claves para entender el nuevo marketing. Colectivo de autores. eBook versión 1.0. España, marzo 2009.