Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Mitigar efectos y reavivar la interacción

A todas luces, los cambios climáticos están tocando a las puertas del turismo para reavivar cada vez más esa interrelación directa y eterna, mitigar efectos y responder con eficacia a los anuncios reiterados, principalmente, por científicos y comunicadores a escala mundial

A todas luces, los cambios climáticos están tocando a las puertas del turismo para reavivar cada vez más esa interrelación directa y eterna, mitigar efectos y responder con eficacia a los anuncios reiterados, principalmente, por científicos y comunicadores a escala mundial. Sin embargo, esa realidad aún pudiera considerarse como un as-pecto abstracto, y hasta ajeno o lejano en el tiempo.

Pero esa carencia de posibilidades para palparlo con las propias manos o verlo como imagen en pantalla, no impide que dichos cambios se hagan presentes con fuertes impactos, perceptibles ya en todas las latitudes; y el turismo, al igual que todos los sectores de la economía, están llamados a coexistir y adaptarse a esos cambios.

El pasado año, la Organización Mundial del Turismo (OMT), definió como "mutuamente dependientes al turismo y la diversidad biológica", tema al cual se le dedicó dicha celebración, Día Mundial del sector, en 2010.

Un texto publicado en el sitio web de la OMT definió entonces, el importante papel y la responsabilidad en la gestión y conservación de los recursos naturales y biológicos. Asimismo, señaló cómo esa esfera puede generar importantes ingresos para la preservación y el desarrollo comunitario y contribuir a la sensibilización de las cuestiones relativas a la biodiversidad.

Correspondería ahora, incluir la temática de los cambios climáticos, hacer llamados de atención y sugerir ideas certeras y previsoras que ayuden a quienes guían los caminos turísticos en naciones y destinos del orbe.   

En reciente encuentro con la prensa especializada, Orlando Rey Santos, director de medioambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio-ambiente (CITMA) recordó la segunda Conferencia sobre el tema efectuada en Davos, Suiza, en octubre de 2007,  donde se afirmó que "de forma irónica el cambio climático puede tener algunos efectos positivos en el turismo al ampliar la temporada de verano en algunos países septentrionales como el Reino Unido, Canadá o Rusia; e incluso abrir nuevas atracciones turísticas en regiones polares inaccesibles hasta ahora. Pero alertó sobre el conjunto abrumadoramente mayoritario de efectos negativos que no deben subestimarse, indicó.

Rey Santos citó el documento de ese cónclave, en el cual se explica que "no es un evento remoto, sino un fenómeno que afecta ya al sector en diferentes entornos y destinos, desde las regiones polares hasta las regiones tropicales, las montañas, las costas, las zonas áridas, los lugares del patrimonio..."

Según el directivo del CITMA, el turismo en el mundo contribuye con cerca de 5 % a las emisiones de gases de efecto invernadero, por el uso de aviones que quemen combustible y las instalaciones turísticas, donde hay un consumo energético; ambos dejan sus huellas.

Aclaró que este sector puede mitigar tales efectos mediante buenas prácticas a partir del uso creciente de la energía renovable, mejor empleo de las luces, de los equipos eléctricos y de la aplicación de pequeñas acciones en los hoteles para hacer más amigable la relación del turista  con la naturaleza.

En su opinión, se trata de prácticas que ni siquiera son muy costosas, pues solo tienen que ver con las conductas. Al respecto subrayó: "El turismo tiene que producir dividendos económicos, cuidando el medio ambiente".

Retos cubanos

Aunque, en sentido general Cuba representa solo 0,08 % de las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero, las autoridades del país alertan y ponen énfasis en esa temática de interés universal.

Según el directivo del CITMA el reto principal de Cuba lo constituye la adaptación a los cambios climáticos mediante estrategias y aseveró que "también somos responsables de la mitigación", y puso como ejemplo, el programa de la revolución energética, del cual subrayó: "Cuando se remplazan los bombillos incandescentes por ahorradores, estamos haciendo un ahorro de energía que también se puede aplicar en el sector turístico".

Asimismo, reconoció que ese sector en el país se sensibiliza cada vez  más y se preocupa por la problemática en cuestión, al aplicar mayor cantidad de  consideraciones en su cotidiano quehacer. Comentó que en la actualidad no se construye un hotel sin disponer previamente de la evaluación de impacto ambiental.

Al respecto confirmó: "Hemos avanzado mucho porque el sector turístico ha entendido que no estamos preocupados por un medio ambiente abstracto, sino por la protección de la propia actividad turística. El turismo en Cuba ha sido crecientemente consciente de los problemas ambientales y lo ha incorporado a sus políticas".

Recalcó la importancia de entender que toda actividad humana modifica el ambiente, no hay manera de que se pueda desarrollar la vida sin la modificación del entorno natural. "El problema -dijo- es hacerlo con inteligencia y tener la meta de la sostenibilidad", que en su opinión significa conservación del medio ambiente con mejoría económica y equidad social.

Desde el punto de vista conceptual definió algunos efectos previsibles que ya se deben tener en cuenta en el turismo como la elevación del nivel del mar, y de las temperaturas máximas; la llegada de tormentas tropicales más fuertes y efectos en otros sectores de apoyo como la agricultura y la construcción, entre otros.

Asimismo, recalcó la necesidad de adaptación, sobre la cual explicó cómo integrar los factores de riesgo a las prácticas empresariales, durante los procesos de planificación turística y en general en la gestión de recursos naturales. Insistió en la importancia de la mitigación de las emisiones de CO2 procedentes del turismo.

Al referirse a la aplicación de políticas de adaptación destacó numerosos acápites y recomendó el fortalecimiento de los sistemas de información y alerta temprana, la aplicación estricta del marco legal y la implementación del manejo integrado de zonas costeras, así como la distribución de destinos turísticos hacia mayor cantidad de regiones.