Jueves
20 de Junio  2024 

Nuevamente sentados a la mesa agricultores de Cuba y Estados Unidos

La Quinta Conferencia Agrícola EE.UU.-Cuba es considerada una nueva oportunidad para fomentar relaciones en ese sector

 


Martes 14 de Mayo de 2024 | 08:54:06 AM 

Autor

Raquel Sierra

Representantes del sector agrícola de Cuba y Estados Unidos se sientan a la mesa de negociaciones en la Quinta Conferencia Agrícola Estados Unidos-Cuba, que tiene como fin abrir nuevos caminos e impulsar las relaciones comerciales bilaterales y el desarrollo del sector agrícola.

Presidida por la parte cubana por el ministro de la Agricultura, Ydael Pérez Brito y el presidente del Grupo Empresarial Agrícola (GAG), Orlando Linares Morell; la inauguración estuvo encabeza por la parte estadounidense por el presidente de Focus Cuba, Paul Johnson; el representante republicano por Arkansas Rick Crawford y el comisionado de Agricultura de Luisiana, Mike Strain. A la conferencia asiste también una representación de nuevos actores económicos cubanos.

Para el presidente del GAG, este tipo de encuentro promueve un “trabajo proactivo de acercamiento” entre los sectores agrícolas estadounidense y cubano.

Con una mayor participación que ediciones previas, el objetivo es que el intercambio que sostendrán durante los tres días de la cita “propicie un ambiente de intercambio de políticas, posturas, mecanismos, experiencias, intenciones y, sobre todo, oportunidades” para dar mayor impulso al trabajo conjunto entre ambos países.

Según el presidente del Grupo Empresarial Agrícola, en un escenario global de subida de precios de los alimentos, el Gobierno cubano “trabaja de manera incansable para aportar nuevas soluciones”.

Al respecto, Linares Morell se refirió a las nuevas políticas y transformaciones que se vienen impulsando en el sector agropecuario cubano, urgido de incrementar la producción de alimentos, entre las que se encuentran la Ley de Soberanía Alimentaria y Seguridad Alimentaria y Nutricional, la entrega de tierras en usufructo a familias rurales, la implementación de medidas para dinamizar las producciones agropecuarias, el trabajo con los nuevos actores económicos y la flexibilización de los procesos de aprobación de inversión extranjera en el sector.

A su vez, enfatizó que “el principal obstáculo que tiene Cuba para su desarrollo de manera integral y el bienestar de nuestro pueblo es el bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto injustamente por el Gobierno de Estados Unidos. Al respecto, destacó que esa política se ha recrudecido con la aplicación de nuevas medidas coercitivas que dificultan el acceso del sector agrícola a insumos, financiamiento y alimento animal y obstaculizan las “fluidas relaciones” con socios comerciales.

El empresario cubano consideró que Cuba y Estados Unidos son potenciales socios comerciales ratificó la su voluntad del país anfitrión de la ronda de conversaciones de desarrollar el sector agrícola nacional, como es estratégico, a partir de nuestro sentido de innovación y aceptando todos los aportes foráneos, por lo cual agradece al sector agrícola estadounidense por sus continuas muestras de fraternidad hacia el pueblo cubano.

Para el presidente del GAG, “se han sentado las bases para poder analizar y proponer nuevos proyectos de trabajo que satisfagan la necesidades de ambas partes y expandir nuestras relaciones a un plano superior”.

“Estamos aquí para resolver problemas comunes y mejorar nuestras relaciones en el sector agrícola”, dijo por su parte Paul Johnson, presidente de la consultora Focus Cuba,  quien sostuvo que el objetivo de la conferencia era aprender y regresar con acciones concretas necesarias, ya sea un tratado comercial o el compromiso de continuar estos intercambios.

El comisionado de Agricultura de Luisiana, Mike Strain, se refirió a los impacto del cambio climático y la transición que este implica por lo que consideró que es momento de ir paso a paso, negociar de buena fe, resolver nuestras diferencias, restablecer el comercio y trabajar juntos para mejorar nuestras relaciones.

Por su parte, el representante republicano por Arkansas, Rick Crawford, destacó la labor de Johnson y la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (USACC) y opinó que “se han logrado avances importantes. No estamos donde quisiéramos estar, pero hemos avanzado en esta actividad y logrado apoyo en Estados Unidos, y continuamos comprometidos con esta acción. Parte importante para nuestro progreso es mantener reuniones como esta y mantener estos niveles de comunicación”, destacó el congresista.

Según expresó, no importa si usted vive en Cuba o en Estados Unidos, o cualquier otra parte del mundo: la seguridad alimentaria es parte de la seguridad nacional para cualquier país. Y una nación que no asegure o no tenga una seguridad alimentaria va a enfrentar problemas.  Por ello,

Insistió, debe pensarse en los esfuerzos que se demandan desde el sector agrícola para la seguridad alimentaria, para la sostenibilidad de las respectivas poblaciones.

Para Crawford,  este tipo de encuentros son muy importantes en ese esfuerzo y “tenemos que continuar nuestro diálogo para llegar a donde queremos llegar lo más rápido posible, de modo que podamos enfrentar los problemas de la seguridad alimentaria, no solamente en Cuba y Estados Unidos, sino en todas partes donde la gente sufre por falta de nutrición”.

La quinta edición de este diálogo agrícola incluye conferencias  sobre los nuevos actores en la economía cubana, a cargo de Johana Odriozola, viceministra de Economía y Planificación, expondrá; y acerca de las nuevas políticas de precios, comercialización, producción y distribución en el referido sector, sobre las que disertará Mayra Cruz Legón, directora jurídica del Minag.

La intervención de Carlos Fernández de Cossío, viceministro de Relaciones Exteriores se relaciona con el estado de las relaciones entre ambas naciones, mientras que directivos del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera abordan las regulaciones de Estados Unidos y Cuba que cubren importación y exportación e inversiones.

Expertos destacan que el empuje del sector agrícola estadounidense a favor de comercio con Cuba fue fundamental para que en el año 2000 el Congreso de Estados Unidos aprobara la Ley de reforma de las sanciones y la ampliación de las exportaciones, que han permitido a Cuba, previo pago de los productos adquirir alimentos en ese país, considerado un mercado natural por la cercanía.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.