Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Turismo de salud en tiempos de pandemia

Ofertas especiales para aislamiento de viajeros internacionales en la red hotelera de Cuba. El sector participa activamente en tareas de enfrentamiento al nuevo coronavirus

Aunque resulta extraordinario, por estos días aparecen promociones diferentes entre las ofertas de turismo y salud; así lo muestra en su página web la agencia de viajes Havanatur, que promociona los paquetes Covid-19 para viajeros recién llegados a Cuba, a quienes les asegura que pueden pasar los “días de aislamiento en uno de nuestros hoteles”.    

De esta manera el sector hotelero se incorpora nuevamente a las labores de enfrentamiento a la pandemia del Sars-Cov-2, en las cuales participan algunas instalaciones y sus valiosos recursos humanos, tanto en la capital como en otras provincias, donde funcionan como centros de cuarentena para las personas no residentes en el territorio nacional.

A inicios de este mes se informó que estaban listas las capacidades para garantizar el aislamiento institucional de todos los viajeros que arriban al país, como medida de preventiva ante la compleja situación epidemiológica y de apoyo al control del nuevo coronavirus, puntualizó el sitio de internet del diario Granma.

En este desempeño también se confirman las posibilidades de la industria turística cubana, para asumir retos en las más disímiles circunstancias por las que atraviese el país, incluidas las recientes medidas -vigentes hasta el 31 de marzo- que exigen estos confinamientos, hasta que se conozca el resultado de la prueba de PCR.

Al inicio de la pandemia diversos hoteles acogieron a los turistas que se encontraban en el país, luego del cierre de las terminales aéreas, pero un mes después de declararse la pandemia, permanecían en el país más de 12 000 personas de otras naciones, entre extranjeros y emigrados.

Ha transcurrido un año y aún en 2021 queda mucho trabajo por realizar y dificultades que afrontar, según expresó el doctor Francisco Durán, director nacional de epidemiología, del Ministerio de Salud Pública, en su habitual conferencia, poco antes del cierre de este semanario. Esta explicación confirma la valía de esas nuevas medidas aplicadas, al igual que la reducción de la entrada de vuelos procedentes de diferentes países.

A mediados de enero último, el Ministerio de Turismo de Cuba (Mintur) publicó una actualización de los protocolos de bioseguridad y otras medidas, con el objetivo de ofrecer turismo seguro en Cuba, al preservar la salud de vacacionistas y trabajadores del ramo.

En ese comunicado el Mintur destacó los requerimientos establecidos para que los hoteles pudieran reiniciar las operaciones, luego de recibir la Certificación Turismo + Higiénico y  Seguro (T+HS), otorgada a instalaciones de alojamiento y extra hoteleras, entre otras, que tuvieran condiciones creadas para el complimiento de dichas medidas y sus trabajadores estuvieran capacitados para mantenerlas y cumplirlas.

Participación activa

La rama hotelera se ha reintegrado ahora a labores de gran prioridad para la seguridad epidemiológica, como lo realizó también en otro momento tras la apertura del país al turismo nacional e internacional con el recibimiento de viajeros de otras naciones, a quienes se les ha dado el seguimiento higiénico-epidemiológico en los hoteles.

Pero los trabajadores del turismo en otras ramas también realizan aportes en la lucha contra la Covid-19. Durante 2020, por ejemplo, se organizaron en 220 brigadas del llamado movimiento Elpidio Sosa, para cumplir disímiles tareas, incluidas prestaciones en 25 hospitales del país, 10 de estos en la capital.

Al respecto, el ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda, destacó el año anterior la labor de más de 5 000 trabajadores integrados a estas brigadas, que prestaron servicios en hospitales y centros de salud, muchos de ellos en salas de terapia intensiva y otras áreas en las cuales dieron su aporte de manera ejemplar.

También se reconocieron las colaboraciones en centros de aislamiento, además de instalaciones de campismo y de los grupos hoteleros Islazul, Gran Caribe y Cubanacán, que acogieron al personal médico durante las correspondientes cuarentenas.

Desde el comienzo de la pandemia, la Empresa Extrahotelera Palmares se incorporó al trabajo en los centros de aislamiento abiertos en La Habana, Holguín, Villa Clara y Santiago de Cuba, pero prestó servicios de gastronomía en instalaciones dedicadas al aislamiento y en varias labores vinculados con los servicios de alimentación ofrecidos a dichos centros.

Asimismo, introdujo cambios en sus servicios, tras la prohibición de entrada de clientes directos para consumir en los establecimientos de la empresa. Así surgieron iniciativas como las ofertas para llevar, que incluyeron comestibles acompañados de líquidos y también se organizó el servicio de entrega a domicilio, en concordancia con las nuevas condicionantes de aislamiento social imprescindible en esta etapa de expansión de la pandemia.

Según se informó anteriormente, ambas modalidades alcanzaron gran aceptación entre los clientes, por eso Palmares llegó a tener en el país más de 240 unidades brindando el servicio para llevar y más de 80 instalaciones con entregas a domicilio.

Esta empresa espera seguir desarrollando ambas variantes entre sus prestaciones, así como los cambios requeridos en cada momento, con novedosas prácticas que garanticen la calidad y la posibilidad de mantener siempre activa la gastronomía nacional.