Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

En tiempos de crisis es preciso preservar las obras

Realizan reparaciones y mantenimientos en instalaciones hoteleras. Holguín realza su imagen

Tradicionalmente, las temporadas de baja turística por el descenso de los arribos se aprovechan para reparar, dar mantenimiento a la planta hotelera del país y mejorar sus condiciones para la llegada de la etapa alta.

Esta vez el período de contracción del  sector se diferencia mucho de los anteriores por la incertidumbre que gravita a nivel mundial, ya que se ha detenido la industria de los viajes, se han cancelado los vuelos y decretado cierre de los aeropuertos,  como corresponde en la situación extrema que  vive el planeta y cuando la prioridad se concentra en salvar vidas.

Cuba dispone de una extensa red hotelera extendida por todo la Isla, con la cual ha sostenido el desarrollo del sector durante más de tres décadas para alojar a los millones de visitantes internacionales recibidos cada año.

Aun cuando el país atraviesa  momentos difíciles con  la pandemia de la Covid-19, se evalúa la valiosa infraestructura de hospedajes necesitada, también, de cierta atención  en estos tiempos de cierre turístico.

Tal vez estas razones motivaron que los hoteles de los cayos al nordeste de la provincia de Villa Clara iniciaran una primera fase de conservación y compactación de las instalaciones. Esas labores comenzaron, tras la partida de los huéspedes que retornaron a sus lugares de residencia, a partir del anuncio del cierre de fronteras.

 A partir de entonces en este polo turístico se asume el sustento y la reparación con fuerzas técnicas.  Se ha dado a conocer que el mantenimiento se realiza con la participación de un grupo de trabajadores seleccionados,  previamente pesquisados y libres de contagio.

De tal manera, con el 30 % de la fuerza laboral se logra emprender esta tarea y el embellecimiento de las instalaciones del principal destino del centro de la Isla, según declaraciones de Regla Dayamí Armenteros, delegada del Ministro de Turismo en esa provincia, difundidas por la prensa digital.

En tales programas se incluyen una decena de hoteles  agrupados en la moderna red localizada en los cayos Ensanachos, Las brujas y Santa María, donde un grupo de especialistas se encarga, igualmente, de la reparación de 650 habitaciones hoteleras que no se encontraban en uso, las que estarán disponibles, según se informó,  cuando el país sobrepase la situación actual y regresen los turistas a estos parajes excepcionales de sol y playa.     

La delegada de turismo refirió que antes de la pandemia al Aeropuerto Internacional  Abel Santamaría,  de Santa Clara, llegaban cada día vuelos procedentes de Canadá, Rusia y Panamá, de las aerolíneas Air Canada, Air Transat, Copa Airlines o Sunwing Airlines, con viajeros que continuaban sus periplos en buses turísticos hasta los cayos. Aunque Cayo Las Brujas, dispone de un pequeño aeropuerto que ofrece servicios a vuelos domésticos y cuya pista de aterrizaje puede recibir aviones medianos y pequeños portes.

Igualmente, en la capital cubana, según publicó canal Caribe, el sector de la hotelería convierte en oportunidad la ausencia de turistas para ejecutar labores de renovación y mejora de los productos.  Un ejemplo de esto lo constituye el Complejo Vedado-Saint John’s, del grupo hotelero Gran Caribe, que se prepara para mostrar un nuevo rostro cuando concluya la pandemia.

Holguín con nueva imagen

Muy significativa ha sido la labor que se realiza en Holguín para realzar la imagen de esa ciudad, capital de la provincia de igual nombre, con motivo de la celebración del aniversario 300 de su fundación -el  4 de abril pasado- y que constituye  un símbolo del país, además de exhibir uno de los principales polos turísticos, localizado en la franja costera al norte del territorio.

Según trascendió en la prensa local, para la celebración de la efeméride el  4 de abril, se había puesto en práctica una  campaña de comunicación con el objetivo de lograr el embellecimiento de viviendas e instalaciones de la localidad.

Se destaca la reparación del centro recreativo El Mestre y del restaurante El Cocodrilo, donde se lleva a cabo un proceso de renovación capital. En tanto, en el centro histórico se emprende la restauración de inmuebles con valor patrimonial como el Museo Provincial La Periquera, declarado Monumento Nacional, el cual atesora muestras de arqueología, artes decorativas, pintura, documentos, armas y prendas de vestir, desde los asentamientos primitivos hasta la etapa revolucionaria, precisa la fuente consultada.

Se refiere a la notable transformación de la ciudad, en especial en sitios como el Paseo Peatonal, donde se ejecuta una obra de gran envergadura, así como en el hotel Saratoga. Asegura que reluce la urbe en este aniversario, cuya celebración se pospuso, en correspondencia con las medidas adoptadas por las máximas autoridades del país para enfrentar la pandemia a partir del aislamiento social.

Ricardo Suárez Martínez, presidente del Gobierno municipal, explicó que la festividad por la fecha se realizará con mucha satisfacción, entrega y razones para seguir adelante. La suspensión temporal, dijo, “no nos pueden amilanar, ni conllevar al pesimismo, cuando todo esto termine se hará de la manera prevista, con una gran fiesta”.

Asimismo, aseguró que cuando llegue el momento de homenajear como merece la reconocida ciudad cubana de los parques, los holguineros tendrán la posibilidad de “calentar las calles, enamorarse en las esquinas y disfrutar de los artistas”.