Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Optimismo en medio de la incertidumbre

Ya se habla de la recuperación del turismo, incluso se hacen vaticinios acerca de posibles atractivos y tendencias, de destinos con más posibilidades y programas de preferencia entre los viajeros del futuro

Aun cuando la pandemia sigue su expansión, prevalece la incertidumbre y la caída del turismo mundial ha sido vertiginosa, ya se habla de la recuperación del sector, incluso se hacen vaticinios acerca de posibles atractivos y tendencias, de destinos con más posibilidades y programas de preferencia entre los viajeros del futuro.

Planteamientos optimistas, al parecer, para estos tiempos, cuando están cerrados los espacios aéreos de numerosos países, 27 en naciones europeas y 20 latinoamericanas, según se supo poco antes del cierre de esta edición.

En este aspecto la Organización Mundial de Turismo (OMT) ha sido clara en sus análisis al evaluar el posible impacto de la  COVID-19 en esta esfera. Según informaciones de la web de este organismo, habrá un descenso significativo por turismo internacional (exportaciones) y se prevé que las llegadas de visitantes internacionales se reduzcan entre 20 % y 30 % este año, en comparación con los resultados de 2019.

En opinión de Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, este sector económico  es de los más afectados. No obstante, considera que el turismo está unido también para ayudar a afrontar la actual emergencia sanitaria como una la principal prioridad y, a la vez, aúna fuerzas para mitigar el impacto de la crisis, especialmente en el empleo, así como para apoyar los esfuerzos de recuperación más amplios mediante la creación de puestos de trabajo y el impulso al bienestar financiero en todo el orbe, señala el sitio en internet de la OMT.

También en sus proyecciones destaca el interés por ir buscando soluciones que pudieran devolverle la salud a la industria sin chimeneas. El propio secretario general presentó un llamamiento mundial a los emprendedores e innovadores, a quienes les pide que propongan ideas que puedan ayudar al sector a mitigar el impacto de la pandemia y poner en marcha los esfuerzos de recuperación.

Ha solicitado que sean iniciativas ya desarrolladas y listas para ponerse en práctica. En particular, dijo, queremos ideas que ayuden a las comunidades a recuperarse de la crisis económica y social y que puedan contribuir a la respuesta de salud pública.

Algunos piensan en una guerra contra la industria turística mundial que está devolviendo el ataque, pues los hoteles y alojamientos en naciones con la COVID-19 ahora son utilizados como hospitales para hospedar a médicos de otras regiones que acuden en colaboración internacional.

Asimismo, ya se habla de nuevos programas con matices turísticos, muchos relacionados con el uso de las nuevas tecnologías a partir del ofrecimiento de recorridos y otras propuestas virtuales, mediante las cuales, tal vez, se logre mantener el interés por viajar.

Se ha dicho que el coronavirus ha mantenido a las ciudades desiertas alrededor del mundo, la movilidad es restringida por lo cual se hace difícil imaginar cómo será viajar cuando finalmente se acabe toda esta crisis.

Un despacho de prensa precisa las características devastadoras de la pandemia y su impacto en el turismo, aunque reconoce que la industria de viajes se ha recuperado de otras crisis y los expertos creen que se recuperará nuevamente.

Al respecto expone la idea de que “la gente no ha cambiado porque todavía quieren ir a otros lugares, pero van a ser necesariamente mucho más cautelosos sobre lo que hacen”, según palabras de Adam Blake, profesor de economía y jefe de investigación en el Departamento de Turismo y hospitalidad en la Universidad de Bournemouth en el Reino Unido.

Algunos indicios que pudieran confirmar esta idea es la experiencia reciente en China, donde gran número de personas acudió a sitios turísticos de las principales ciudades, durante el fin de semana festivo del país, a pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias del riesgo que representa la pandemia de coronavirus, la cual no ha terminado.

Según se explica en despacho noticioso, algunas imágenes del parque de montaña Huangshan, en la provincia de Anhui, el 4 de abril, mostraron a miles de personas, muchas con mascarillas, ansiosas por experimentar el aire libre, después de meses de restricciones de viaje y estrictas medidas de confinamiento.

Mientras en Cuba disminuye el número de visitantes foráneos en el país (13 495) al cierre de esta edición, así como de los viajeros alojados en casas particulares, a partir de la invitación cursada para agruparse en instalaciones hoteleras para garantizar el debido cuidado, aislamiento y las labores de evacuación hacia sus países de residencia.