Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Rumbo al primer cuarto de siglo en el mercado cubano

Mantienen presencia con varios productos muy conocidos, afianzados de manera sólid y con bastante aceptación entre el público cubano y los turistas

La Sucursal en Cuba de la compañía Bavaria se encamina hacia el primer cuarto de siglo de presencia en este mercado, con varios productos muy conocidos, afianzados de manera sólida y con bastante aceptación entre el público del país, incluidos los consumidores más exigentes, aseguran representantes de la referida organización comercial.

Su especialista de diseño y publicidad, Liliam Santos García, destacó el liderazgo alcanzado por la cerveza Bavaria Premium (cinco grados), comercializada en la Isla desde los años 90, que se ofrece en formatos de botellas de 25 cl. (centilitros) y 33 cl. y en latas  de 33 cl. y 50 cl.

Igual sobresale la cerveza 8.6, entre los primeros productos que introdujo esta Sucursal en Cuba, según la especialista “hoy muy conocida y aceptada por el público nacional”.

Se refirió además a la cerveza Claro, tipo mexicana, traída a la Isla hace cuatro años, “con la idea de satisfacer a aquellos consumidores que prefieren una bebida un poco más ligera, cercana al paladar de los cubanos, atemperada a este clima tropical e idónea para degustar con mayor o menor refrigeración, incluso en días calurosos del verano”.

Con ese propósito trajeron la Hollandia, más ligera que la Bavaria, adaptada al paladar de los consumidores de la Mayor de las Antillas, que según la especialista, “ha tenido muy buena aceptación, sobre todo la botella grande de 650 ml; grata acogida que también ha conquistado el energizante Tigon como una opción en el mercado de los productos de su tipo, con muy buena relación calidad-precio”.

Nuevos retos

Pero el colectivo de trabajadores cubanos que integran la Sucursal de Bavaria no dormitan en el tiempo, ni en los éxitos de la cartera  comercial de esta compañía promovida por ellos en casi 25 años de presencia progresiva de la marca en Cuba. Ahora se proponen nuevos retos y ya anuncian como novedad la malta Hollandia, que estarán lanzando en la próxima Feria Internacional de La Habana.

Santos García comentó que las maltas son productos muy demandados en la Isla y por tanto Hollandia -como extensión de la línea de fabricación de esa marca que e cerveza principalmente-, esperan que para fin de año ya se expenda en los puntos de ventas de toda la nación, en especial de la cadena Cimex, donde estarán a disposición de los consumidores.

Sobre sus principales clientes, además de la Corporación Cimex, se distinguen las importadoras TRD Caribe, Comercializadora ITH y Cuba Catering, este con un menor volumen de compras al igual que el Grupo Palco, mientras que entre los no importadores venden productos de la Sucursal Bavaria, las entidades Palmares, Empresa de Grabaciones y Reproducciones Musicales (Egrem), Artex, Islazul y las diferentes cadenas hoteleras del país.

Ante la pregunta, ¿qué más aspiran alcanzar en el mercado de Cuba en el futuro?, la especialista de la Sucursal Bavaria fue categórica: “en primer lugar, mantenernos en la preferencia del público, que los productos de nuestro portafolio gusten y que estén a la altura de las expectativas del consumidor cubano: se trata de clientes conocedores y exigentes.

“Esperamos que en 2018, la malta Hollandia alcance buena aceptación y logre posicionarse entre las marcas de preferencia en esta plaza, y también nos proponemos mantener en ascenso el resto de los productos del portafolio; que nuestros clientes finales tengan la confianza de que Bavaria se esfuerza en ofertar productos de calidad para satisfacer el gusto de cada consumidor”, concluyó.

Asimismo expresó su esperanza de que al igual que en otras muchas naciones, en Cuba gane espacio el consumo de bebidas analcohólicas actualmente en alza en el ámbito mundial, pero “aquí todavía no hay cultura en ese sentido y pensamos que necesitamos hacer énfasis para avanzar en eso; Bavaria también es fuerte en esa línea productiva”.