Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Finalizan inversiones en hotel Copacabana

Después de una reparación capital reabre la sala de fiestas Ipanema, en esa instalación, perteneciente al Grupo Cubanacán. Exhibe el hotel elevado promedio de ocupación en la actual temporada de invierno

La reapertura de la sala de fiestas Ipanema del hotel Copacabana, poco antes de finalizar el año, despierta nuevas expectativas por tratarse de un sitio emblemático de la instalación con  gran demanda en épocas anteriores, el cual se mantuvo cerrado por largo período. De esa manera concluye el abarcador proceso inversionista iniciado en 2010, cuyas acciones constructivas y de rehabilitación incluyeron las áreas de servicios y las 168 habitaciones del inmueble ubicado junto al mar, en un discreto recodo de la geografía capitalina, en el municipio de Playa, al oeste de la ciudad.

Noel Carrera Díaz, director general del hotel, explicó a OPCIONES que a partir de un importante esfuerzo del Grupo Cubanacán -al cual pertenece- en dicho recinto se ejecutó una reparación capital para ponerlo en funcionamiento con el concepto de sala de fiestas, en la que se disfrute, en un ambiente tranquilo y familiar, de música cubana e internacional, haciendo hincapié en las décadas de los años 70, 80, y 90 del siglo pasado, y lo mejor de las producciones del momento. Se ofrecerá, también,  coctelería y comida cubana ligera.

Subrayó el interés por introducir algunos de los proyectos culturales actuales que  se correspondan con el perfil previsto para tan acogedor recinto, del cual dijo: "el objetivo ha sido rescatar un producto emblemático del hotel que forma parte del prestigio ganado, pero con algunas pequeñas adecuaciones como, por ejemplo, el bar temático de la entrada, orientado hacia una motivación relacionada con el fútbol y, en particular, con el equipo de Brasil,  teniendo en cuenta que los puntos de venta del hotel llevan nombres de localidades brasileñas y se vinculan con la cultura de esa nación sudamericana".

Freddy Trillo, maitre del  Copacabana, anunció que Ipanema en sus inicios funcionará tres días a la semana, etapa en la cual se intentará restablecer el concepto original dedicado a personas adultas, al estilo de las llamadas discotembas y también se vinculará a proyectos culturales, indistintamente, en función de festividades específicas y de las necesidades de las operaciones generadas en la instalación.

La renovada sala de fiestas tiene capacidad para 200 personas, dispone de dos bares, uno interior que ofrecerá bebidas refrescantes, espirituosos y aperitivos. Según Trillo, con el objetivo de generar varios tipos de ambientes en el bar de la entrada predominará una carta menú con café, cigarros y reinará un ambiente más apartado y tranquilo, que permita el diálogo y el intercambio entre los clientes.

Aseguró que las condiciones para audio, música y luces están creadas, con el fin de brindar servicios de calidad y una buena acogida a los visitantes. Recordó que en otros momentos las prestaciones en dicho local cautivaron a muchas personas y ahora, dijo, "queremos que sea la mejor sala de fiestas de La Habana".   

Proceso inversionista

Al devolver el confort y esplendor distintivo del Copacabana, se desplegó un proceso inversionista profundo, al decir de Vivian Vera de Zúñiga, subdirectora comercial, quien explicó: "recién salimos de una reparación capital que comenzó en 2010, y concluye ahora con una motivación especial, la apertura de la sala de fiestas Ipanema, con la cual se abre un nuevo mundo de opciones.

En su opinión constituye algo muy esperado por los clientes y también por el público habanero. "Con la otrora discoteca Ipanema, muy famosa, nació el concepto de discotemba, y ahora despierta nuevas expectativas que esperamos satisfacer", puntualizó.

Al respecto destacó: "el colectivo del hotel ha trabajado fuertemente de conjunto con Cubanacán para lograr un producto de calidad como merecen nuestros clientes. Es un valor añadido para el disfrute de los huéspedes, quienes tendrán entrada libre a la sala de fiestas". Refirió que la reinauguración será aprovechada para el cóctel de fin de año ofrecido por Cubanacán a los agentes de viajes y turoperadores que operan con la entidad, y quienes podrán conocer pormenores y perspectivas del renovado recinto.

"Que se prepare La Habana para el suceso del Copacabana", sentenció la Subdirectora comercial  y reafirmó: "el público tiene la última palabra, los huéspedes nos dirán y nosotros apostamos por la calidad en el servicio que es nuestro lema y por poner en alto el eslogan del hotel para que los clientes sepan que este es el lugar donde siempre los esperan. Ahora con algo nuevo y muchos deseos de que se sientan bien entre nosotros".

Transcurre ahora la mejor temporada del turismo en Cuba, Vera de Zúñiga comercial aseguró que el promedio de ocupación actual es alto, en lo cual influyen favorablemente los circuitos basificados en la instalación, aportados por importantes turoperadores. Significó entre los mercados fundamentales las emisiones desde Francia, Alemania, Inglaterra, Polonia, España, México e Italia.

Acerca de ese particular confirmó que también se aprecia un incremento de clientes directos que conocen la instalación de otras épocas y muchos ya son repitentes, incluso, dijo: "tenemos huéspedes que han venido más de 20 veces y otros cuyas estancias son largas". El mercado canadiense se está sintiendo ya, con estancias de  más de siete días y de conjunto con Cubanacán se trabaja para rescatar las emisiones desde Brasil.

La instalación dispone de 168 habitaciones, casi todas en explotación, solo algunas que aún están en fase final del proceso de inversión, no se utilizan. Cuenta con centro de buceo, áreas deportivas y dos piscinas, una artificial de agua dulce y otra natural, que constituye uno de los principales atractivos. Ofrece diversidad de servicios dedicados a los clientes para que se sientan bien y tengan una grata estancia.

Entre las ofertas especiales, Vera de Zúñiga mencionó la Noche cubana realizada los martes y a la cual acuden clientes de otros lugares; se trata de un espectáculo temático, con música cubana y cena típica nacional. Sobre la misma afirmó: "Tratamos que todos los clientes se sientan como en sus casas".