Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Turismo con sólida base para protagonizar el salto

Potencia la Isla de la Juventud evento de fotografía submarina. Mejoran confort de instalaciones hoteleras y extrahoteleras. Cayo Largo del Sur y Punta Francés brindaron novedosas ofertas a vacacionistas nacionales

Cuando, a mediados  de la década de 1990, el turismo en Cuba mostraba las primeras señales de progreso, Cayo Largo del Sur, en el Archipiélago de los Canarreos, conquistó fama como lugar de ensueño para los visitantes foráneos, sobre todo los canadienses, quienes desde entonces eligieron y amaron intensamente ese atractivo paraje, distinguido por playas vírgenes de finas arenas.

Pero mucho antes, esa zona de la geografía cubana, el municipio especial Isla de la Juventud saltó al escenario internacional con las espléndidas imágenes que retrataron sus fondos marinos, durante sucesivos certámenes de fotografía submarina.

Ese mismo evento que ahora potencia el sector del turismo, con el ánimo de revitalizar tan peculiar cita de gran trascendencia e indiscutible poder de convocatoria, la cual representa una vertiente del turismo especializado: el submarinismo, con amplias perspectivas de crecimiento.

Bajo la denominación de Fotosub Colony, cada año y durante varios días del mes de abril, allí se reúnen más de un centenar de fotógrafos de cerca de una veintena de países, motivados por los deseos de deleitarse y al mismo tiempo captar instantáneas que reflejen las bellezas de la flora y la fauna marinas con hábitat en esa prolífera área del litoral de la sureña Isla.

De igual manera, los encantos del Parque Nacional Punta Francés, donde han hecho escalas diversos cruceros que navegan por el Caribe, han rebasado las fronteras de ese territorio y del país. En tanto, el campismo Bibijagua, nombre de la singular playa de arenas negras donde se encuentra ese enclave, facilita vacacionar a cuantiosas familias y grupos de jóvenes atraídos por el disfrute en medio de la naturaleza. 

Tales antecedentes constituyen una sólida base que permite a la esfera turística protagonizar un salto en busca de mayores y mejores resultados. Según estadísticas divulgadas por medios de prensa del territorio, "al municipio arriban  como promedio unos 500 000 visitantes anuales, en especial a Cayo Largo del Sur, provenientes de mercados emisores como: Canadá, Argentina e Italia".

Para impulsar el desarrollo de la llamada industria del ocio, se confiere prioridad al mejoramiento y confort de la planta hotelera, en particular del hotel Colony, sede de Fotosub y reconocido como Centro Internacional de Buceo, aunque también brinda otras ofertas para el entretenimiento de los huéspedes.

Dicha instalación dispone de 77 habitaciones y 24 bungalows, estos últimos se mantienen prestando servicios durante la reparación del bloque principal de ese centro, perteneciente a la cadena Gran Caribe. Esa misma entidad promociona en el municipio especial, a la villa que lleva el nombre de la localidad y donde se brinda hospedaje en 20 cuartos, además de los correspondientes servicios  hoteleros. Asimismo, ofrece alojamiento en el hotel Rancho El Tesoro, que cuenta con de 34 capacidades para pernoctar y el cual fue construido con el propósito de vincularlo directamente al turismo de naturaleza.

La red extrahotelera del municipio también recibe mantenimiento y reparación que permitan elevar la categoría de las prestaciones y aprovechar  mejor las posibilidades de la Isla en materia turística, en la cual se destacan también diversos programas con excursiones náuticas y recorridos terrestres hacia Cayo Largo, en el cual es posible la observación de  la flora y la fauna, igualmente, se organizan visitas a la cocodrilera y a otros sitios de interés histórico, social y económico.

Gran Caribe coloca en el mercado  sus modernos enclaves de Cayo Largo de Sur, en el cual se encuentra el conocido Complejo Hotelero, integrado por un hotel y tres villas. También propone igual número de instalaciones administradas y comercializadas por cadenas foráneas, y una Marina con su villa de alojamiento.

Allí se venden las producciones de las industrias locales y sobresalen las artesanías de granadillo y la rama del mueble.

Según despachos de prensa de Internet, ese emblemático cayo al sur de Cuba se destacó por sus ofertas de verano luego de "cerrar el primer cuatrimestre del año con los mejores resultados de ocupación de su historia y crecimientos en la recepción de clientes y en la comercialización. Indica una información que el hotel Playa Blanca se mantuvo como la instalación más eficiente, con un crecimiento sostenido por encima de 25 %; el Sol Cayo Largo, acumuló mayor nivel de ingresos y el Hotel Sol Pelícano, cuenta con el mayor promedio de crecimiento de la ocupación. Mientras el hotel Isla del Sur se posicionó como instalación líder en la modalidad de clubes".

Revelación

La creciente demanda por las ofertas diseñadas específicamente para turistas nacionales constituyó una revelación del verano recién concluido, durante el cual se comercializaron atractivos paquetes para viajar a Cayo Largo a bordo de un catamarán. Medios de prensa locales subrayaron que los trabajadores se trazaron nuevas estrategias  para satisfacer en los hoteles, los intereses de ese mercado.

Liván Hernández, subdirector comercial de Turismo en Cayo Largo del Sur, explicó a la prensa que se valoró la idea de cambiar los espectáculos en dependencia de los "gustos de los cubanos teniendo en cuenta solicitudes de los propios extranjeros de tener mayor intercambio con los cubanos y conocer sus costumbres, queremos facilitar esa relación con nuestros compatriotas, no sólo trabajadores del sector, sino también clientes del país".

Alojados, con régimen de Todo Incluido, los nacionales disfrutan de todas las ofertas de la instalación elegida. También se pusieron en venta diversas opciones: una de cuatro noches y cinco días, otra de seis noches y siete días y la tercera de siete noches y ocho días.

El hotel Colony ofreció un programa de alojamiento para los pineros, y también durante esa temporada la empresa de Flora y Fauna del territorio promovió excursiones al Parque Nacional Punta Francés, en la modalidad de turismo ecológico, que incrementó las posibilidades en el período vacacional, en correspondencia con la estrategia del país en este sentido, precisa una nota de prensa. De esa manera se propició la recreación, mediante novedosas propuestas concebidas para ese tradicional período de vacaciones de los cubanos, quienes pudieron disfrutar de las tranquilas y transparentes aguas de una sureña playa de blanca arena fina.

Señala la fuente que Punta Francés, además del hermoso paisaje, ofrece a los visitantes, fondos marinos tapizados con diversidad de corales duros formadores de arrecifes, así como una variada flora y fauna asociada, como son algas, anélidos, anémonas, esponjas, moluscos, peces, crustáceos y corales blandos.