Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Los increíbles avances económicos de Vietnam

En solo tres décadas la República Socialista de Vietnam ha dado un vuelco total a su economía y hoy muestra un panorama encomiable para sus habitantes y un ejemplo a seguir en el mundo

En solo tres décadas la República Socialista de Vietnam ha dado un vuelco total a su economía y hoy muestra un panorama encomiable para sus habitantes y un ejemplo a seguir en el mundo.

Cuando en 1986 el VI Congreso del Partido decidió llevar adelante un amplio proceso de renovación, conocido como Doimoi, la nación comenzó a experimentar un proceso de transición mediante una economía de mercado orientada al socialismo que ha permitido altos índices de desarrollo en diferentes sectores.

Recordemos que este país luchó durante siglos contra  diferentes potencias invasoras y la última, Estados Unidos, utilizó defoliantes contra ese territorio y bombardeó indiscriminadamente fábricas, edificios de viviendas, escuelas, hospitales, puentes y destruyó casi toda su infraestructura.

Tras derrotar y expulsar a las tropas estadounidenses en abril de 1975, Vietnam quedó prácticamente arrasado; sus habitantes, con abundantes penurias, iniciaron la reconstrucción pero entre 1984 y 1985, pese a ser un país eminentemente agrícola, tuvo que importar arroz para el consumo, lo cual determinó en 1986 plantearse nuevos horizontes económicos.

En los 33 años transcurridos, la nación del sudeste asiático ha tenido un trascendental crecimiento con promedio de 6,5 % de su Producto Interno Bruto (PIB) y en 2019 llegó a 6,8 %, pese a los grandes desafíos de la economía mundial.

El director de la Oficina General de Estadísticas de Vietnam, Nguyen Bích Lam, informó que las exportaciones e importaciones llegaron a 517 000 millones de dólares lo cual significa que se han multiplicado por 17 con respecto a las registradas a principio de siglo.

En 2007, cuando se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC), sus operaciones de compra-ventas eran de  100 000 millones de dólares. En 2011 la cifra se duplicó y ahora se han quintuplicado. Producto de esos avances, Vietnam figura hoy entre los primeros 25 países exportadores mundiales y el tercero entre los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), solo superado por Singapur y Tailandia.

El pasado año logró un superávit de 10 000 millones de dólares en las exportaciones y un total de 260 000 millones de dólares en ventas al exterior lo que le permitió por cuarto año tener una balanza comercial positiva.

Varios sectores se destacan con más de 10 000 millones de dólares en el incremento de las exportaciones como la agricultura, teléfonos celulares y sus componentes, computadoras y productos electrónicos, confecciones textiles, calzado, maquinarias y herramientas.

La agricultura se ubica entre los principales productores para la exportación con arroz, café, frutas, vegetales y la acuicultura, cuyos ingresos anuales suman alrededor de 40 000 millones de dólares. Además satisface casi toda la demanda interna de la población.    

La meta del gobierno es que el país sea uno de los 15 más desarrollados de la próxima década y que aparezca entre los 10 centros procesadores de productos agrícolas del planeta. Asimismo, la exportación de madera, muebles y otros productos fabricados con ese material de la rama forestal llegaron a 11 000 millones de dólares en 2019 y lo colocó como el quinto suministrador mundial de esos rubros, el segundo en toda Asia y el primero en el sudeste asiático.

Para el embajador de esa nación en Cuba, Nguyen Trung Tranh, este aumento económico marca un hito muy importante en la historia del desarrollo moderno vietnamita pues ha creado las condiciones para mejorar sensiblemente el nivel de vida de la población, contribuir en alguna medida al desarrollo activo de la región del Este y Sudeste Asiático, y en especial a acelerar la industrialización y modernización del país.

En el tiempo transcurrido desde la adopción de la nueva política económica, la pobreza se redujo de 75 % a cerca de 9 % y salieron de la miseria más de 25 millones de personas. El desempleo es uno de los más bajos del mundo: oscila entre 3 % y 4 %.

La población tiene acceso gratuito a la salud, la educación y otros beneficios sociales; Vietnam es uno de los países que mejor ha cumplido con las Metas del Milenio de la Organización de las Naciones Unidas.

La alfabetización alcanza 95,3 % de la población y la esperanza de vida es de 72 años, una de las más altas de la región.

Vietnam, con una población de 95 550 000 habitantes y una superficie de 331 230 kilómetros cuadrados, ofrece un ejemplo al mundo de cómo al adoptarse decisiones políticas gubernamentales en cuyo centro se encuentre el bienestar de la población, se pueden alcanzar grandes logros económicos y sociales.