Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Desafíos económicos para Japón

Impulsan relaciones Cuba y la nación asiática, afirma el profesor Yorizumi Watanabe

Tres acontecimientos económicos internacionales preocupan a Japón, expresó a Opciones el profesor Yorizumi Watanabe, decano de la escuela de comunicación internacional, Universidad de estudios internacionales Kansai, quien realizó una visita a La Habana para ofrecer varias conferencias magistrales sobre la estrategia de comercio de su país en el mercado mundial y las relaciones Cuba-Japón.

Watanabe citó las confrontaciones económicas entre Estados Unidos y China con el constante aumento de los aranceles aduanales que va en contra de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y si se incrementa el conflicto entre las dos primeras economías del mundo, podrían tener consecuencias muy graves para la OMC que se basa en regulaciones.

A continuación señaló que también provoca incertidumbre la política proteccionista del presidente estadounidense Donald Trump,  quien retiró a su país del Tratado de Cooperación Económica del Pacífico; ha puesto en tensión el Tratado con México y Canadá y critica la integración europea.

El también profesor emérito de la Universidad Keio expuso que otra cuestión es la salida del Reino Unido de la Unión Europea, (conocido como Brexit) países donde operan numerosas compañías japonesas.

Estas situaciones pueden afectar la cadena de valores que ha establecido Japón desde mediados de la década del 80 en el área Asia-Pacífico donde un país como Indonesia o Malasia puede producir componentes que luego se envían para su ensamblaje en Tailandia y el producto terminado se exporta a la India, Australia, Europa o Estados Unidos.

Esos conflictos debilitarían el trabajo que se ha hecho durante estos años. No obstante, Watanabe señaló que desde que el primer ministro Shinzo Abe asumió el gobierno en 2013 instauró nuevas medidas económicas y uno de los pilares fue la creación de acuerdos de asociación económica con diversos países, empezando por el área del Pacífico central y progresando más hacia áreas de libre comercio regionales como el acuerdo de Japón con la Unión Europea o el Transpacífico de Cooperación Económica.

Con esto se logra, por una parte, rebajar los aranceles aduanales para los productos que entran a Japón y fomentar la liberalización del comercio y la economía en cuanto a la manufactura y agricultura. Gracias a esa competencia internacional que surgen de esos acuerdos, la manufactura, los servicios y la agricultura en Japón están mejor preparados para competir en el mercado internacional sobre todo en la época post 2008.

En estos momentos, dijo, la economía ha crecido de manera estable, alrededor de 2 % anual e incluso el desempleo es bajo, existe escasez de mano de obra calificada y hay que importarla. La estrategia a mediano y largo plazos es incrementar el índice de natalidad para un recambio poblacional.

En resumen, la economía está creciendo a un ritmo estable no muy elevado y el principal reto es la falta de mano de obra por la envejecida población y en cuanto al comercio exterior la estrategia principal es la de establecer acuerdos de concertación económica que se han logrado ya con más de 15 países.

Al hablar sobre las relaciones con Cuba, Watanabe enfatizó que existe una aceleración en el ritmo diplomático y de colaboración entre los dos países y le complace que se hayan celebrado tres reuniones del Comité Conjunto (2015, 2016 y 2018) con la participación de miembros del gobierno y del sector privado.

Delegaciones de alto nivel han visitado la Isla, destacándose la del primer ministro Abe en 2016, mientras ese mismo año arribó a Tokio, Miguel Díaz-Canel Bermúdez cuando se desempeñaba como vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Otras altas personalidades y misiones de ambos países han realizado visitas oficiales.

Watanabe, que también se desempeñó como ministro de Asuntos Exteriores de 2002 al 2004, puntualizó que para ampliar estos nexos se abrió una oficina en La Habana de la Agencia Japonesa para la Cooperación Internacional (JICA) con un personal muy capacitado lo cual es otra vía para incrementar estas relaciones.

En los últimos tiempos, Cuba y Japón han firmado varios documentos de colaboración a la par que Tokio ha realizado donaciones a la Isla entre las que destacan presupuestos monetarios para la implementación de un proyecto de mejoramiento del suministro de energía en la Isla de la Juventud; otros destinados a la compra de ómnibus urbanos, y el envío de 24 camiones colectores de desechos sólidos. La agencia JICA ha jugado un destacado papel en estas donaciones.

El emérito profesor significó que existen otras áreas donde Cuba y Japón pueden ampliar las relaciones como son el turismo; el impulso a las medianas y pequeñas empresas que juegan un rol importante en el desarrollo económico de las naciones, así como la llegada de financiación pues “el comercio y las inversiones son como las ruedas de los carros, que van juntas para impulsar las economías”.

Por último enfatizó que las relaciones entre ambas naciones se han acelerado, son muy buenas y que Japón puede ser un puente para que Cuba se introduzca con mayor fuerza en la zona del Asia-Pacífico.