Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Las desigualdades económicas en México

Contrariamente a lo que algunos especialistas auguraban para el año 2106, la economía mexicana no ha crecido lo esperado, solo 2,5 % del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la pobreza y la desigualdad tomaron nuevos impulsos

Contrariamente a lo que algunos especialistas auguraban para el año 2106, la economía mexicana no ha crecido lo esperado, solo 2,5 % del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la pobreza y la desigualdad tomaron nuevos impulsos.

El año 2017 se ha iniciado con mayores incertidumbres para los pobladores, pues se decretó un denominado tarifazo en el combustible que eleva el precio de la gasolina entre 14 y 20 %. Ante esa medida, aumentará el valor de todos los productos, tanto del agro como de la industria lo cual será catastrófico para la gran mayoría pobre de la población.

Al analizar los datos, no solo se puede medir el PIB de la nación, sino lo que ha significado abrir al capital privado, como lo exige el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a todos los sectores productivos y de servicio.

El TLCAN acordado en 1994 entre México, Estados Unidos y Canadá, lejos de beneficiar al país azteca le ha llevado a ser aún más dependiente económica y políticamente del gigante del norte.

Si en el año que entró en vigor el acuerdo, México según el Fondo Monetario Internacional (FMI) aparecía en el noveno lugar entre las naciones con mayor Producto Interno Bruto (PIB), hoy se encuentra en la posición 15, después de sobrepasarlo Rusia, India, España, Australia y Corea del Sur.

Una de las pocas empresas estatales que aún quedan en la nación es Petróleos Mexicanos (Pemex) pues las compañías transnacionales de diferentes países y en especial de Estados Unidos, se han adueñado de la economía, y en la práctica dirigen comercio, producción y servicio, a la par que extraen los beneficios de tierra azteca.

Varios acápites del Tratado impiden a los mexicanos acudir a tribunales nacionales cuando se presenten diferencias, mientras en los internacionales las disputas son inapelables, las audiencias casi siempre son secretas y Estados Unidos puede ser demandado pero sin reclamos a los inversionistas. Además, cualquier gobierno que llegue al poder está invalidado de promulgar leyes que atenten contra los intereses de esas compañías, so pena de tener que acudir a los tribunales.

Un reciente estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) informó que 54 % de los habitantes, unos 60 millones de personas, viven en situación de pobreza y 10 % (unos 12 millones) en pobreza extrema.

El 48 % de las escuelas públicas carecen de acceso a drenaje, 31 % no tiene agua potable, 12,8 % carecen de baños o sanitarios y 11,2 % no poseen energía eléctrica. A esto se suma que debido a la necesidad de ayudar económicamente a sus familiares, los niños trabajan desde edades tempranas y no asisten a las aulas.

Las políticas neoliberales se hicieron más fuertes cuando en diciembre de 1992, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari el TLCAN (entró en vigor en enero de 1994) y consecuentemente el hambre y la pobreza se convirtieron en males mayores de los aztecas, unido a la enorme violencia de los cárteles de la droga que envían los estupefacientes hacia el país más consumidor del mundo: el vecino Estados Unidos.

Con el TLCAN se provocó que millones de campesinos, junto a sus familiares, abandonaran las tierras al no poder competir con la inundación de productos agrícolas y alimenticios provenientes de Canadá y Estados Unidos.

Los campesinos emigran en masa hacia las grandes ciudades donde les resulta sumamente difícil hallar trabajo y pasan a engrosar las filas de los vagabundos, o los más jóvenes tratan de cruzar las custodiadas fronteras estadounidenses en un vía crucis de inmigrantes clandestinos.

Con el Gobierno actual la situación ha empeorado, ya que entre el 2012 y 2015 la pobreza abrazó a otros 2 000 000 de mexicanos. 

En enero de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto firmó la ley de reforma energética que abrió a las empresas extranjeras las grandes reservas petroleras del país con lo cual se cierra el cerco de privatizaciones y neoliberalismo iniciado con el TLCAN.

De esa forma, se eliminó el artículo 27 de la Constitución aprobado desde 1938 por el Gobierno del presidente Lázaro Cárdenas que establece: “tratándose del petróleo… o de minerales radiactivos, no se otorgarán concesiones ni contratos, y la nación llevará a cabo la explotación de esos productos”.

Innegablemente la decisión tomada por el actual Senado azteca ha sido otro fuerte golpe a la soberanía e independencia de la nación.

Nuevamente con el denominado tarifazo la situación económica de los mexicanos se deteriora aún más al elevarse todos los precios de la canasta básica, el transporte y los insumos. 

Otro denigrante dato aportado por la Organización No Gubernamental Oxfan denuncia que el 1 % de la población concentra el 21 % de los ingresos totales del país, o sea, más de 3,4 billones de pesos (3,4 millones de millones).

Agrega la ONG que la suma de las fortunas de los cuatro mexicanos más ricos; Carlos Slim (77 000 millones de dólares); Alberto Bailleres (10 400 millones de dólares); Germán Larrea (13 900 millones de dólares) y Ricardo Salinas Pliego (8 000 millones de dólares), ascendió al 10,5 % del PIB en 2015, mientras que en 2002, representaban solo el 2 % del PIB. En ese tiempo  han aumentado su patrimonio en 480 %.

Con inequidades, pobreza y desaliento se fue el año 2016 y al parecer, 2017 no traerá mejorías económicas para decena de millones de mexicanos.