Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Más presión sobre los mercados bursátiles

El Nikkei de Tokio restó un 0,57 %, la Bolsa de Fráncfort abrió a la baja

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoce que está retrasando el acuerdo con China hasta que su gobierno no se avenga a las condiciones que trata de imponer en sus negociaciones comerciales.

Además, ha vuelto a amagar con una subida de aranceles a México y, por si todo esto fuera poco, también ha abierto un nuevo frente con Alemania a cuenta del proyecto de gasoducto Nord Stream 2, propiedad de Gazprom, que suministrará directamente gas ruso al país por el fondo del mar Báltico.

Trump además dice cosas contradictorias y esa difícil seguirle la pista. El miércoles por la mañana dijo que impondría nuevos aranceles inmediatos a China si no se reunía el presidente chino con él en el G20 de finales de mes en Japón. Por la noche decía que no tenía una fecha clara. 

Todo esto, sumado a la incertidumbre global ha presionado a la baja a las bolsas asiáticas. El Nikkei de Tokio se deja un 0,57% y queda al filo de los 21 000 puntos.

Pero al margen de sus constantes cambios, lo que está claro es que la relación está completamente rota y las posibilidades de acuerdo son nulas de momento. Este asunto impide al mercado seguir ganando posiciones, aunque lo de la bajada de tipos le favorezca. 

La Bolsa de Fráncfort (Alemania) abrió a la baja y su índice selectivo retrocedió un 0,17 %, hasta los 12 095,21 puntos. El Footsie 100 de Londres estaba en 7 369,820 puntos con una variación de 2,20  equivalentes a 0,03 %, mientras en París el CAC marcaba 5 365,00. El Promedio Industrial Dow Jones subía 32,11 puntos, o 0,12%, para colocar su nivel en las 26 036,94 unidades.

El petróleo fue el protagonista de del jueves 13: tras el desplome del 4% de la jornada anterior por el crecimiento de los inventarios y la debilidad creciente de la demanda mundial hoy volvió  a subir con mucha fuerza.

El miércoles último la Bolsa de París cerró a la baja y su selectivo CAC-40 cayó un 0,62 %, a 5 374,92 puntos; en igual sintonía se comportaba el índice selectivo DAX 30 de la Bolsa de Fráncfort, que cerró con una bajada del 0,33 % (40,13 puntos), hasta las 12 115,68 unidades.

Después de varias sesiones de fuerte alza, la Bolsa de Nueva York había cerrado con una ligera baja la jornada del día 12, cuando los inversores se mostraron inquietos por temas relacionados con el comercio y las decisiones de la Reserva Federal: el Dow Jones perdió 0,17  y el Nasdaq, 0,38 %, tras una buena racha de cinco días de ganancias, que había estado favorecida por el acuerdo alcanzado el día 9 entre Washington y México y que supuso la no aplicación de nuevos impuestos arancelarios.

Wall Street cerró en rojo por segunda jornada consecutiva: a la jornada de discretas pérdidas del martes, se sumó la del miércoles, en la que los índices se vieron influidos por el mal comportamiento de los bancos, las tecnológicas y las energéticas.

El dólar seguía cotizando significativamente a la baja en relación con la semana pasada, ya que los mercados esperaban por un anuncio de la Reserva Federal (Fed) para adaptarse al sentimiento negativo en relación con el   ciclo económico en la última etapa y a las posibles implicaciones de un conflicto comercial. El presidente estadounidense, Trump, continuó quejándose de las políticas “destructivas” del banco central debido a su alta tasa de interés y a la fortaleza del dólar.

Las monedas de mercados emergentes como el peso mexicano (MXN) o el rand sudafricano (ZAR) se negociaron más fuertes frente al dólar, mientras que la lira turca (TRY) se estabilizó en torno a los 5,8 en el par USD / TRY.

El martes, los índices bursátiles en Europa cerraron generalmente al alza, mientras que los mercados de EE.UU. y  Asia bajaron.

En un artículo titulado Tiempo de reflexión en el mercado, el analista J. Muñoz (de CapitalMadrid, diario de información empresarial y financiera fundado en 2004) afirma:

(…..)”Los más optimistas argumentan que una vez descontadas las desavenencias comerciales entre EE.UU. y China y las amenazas arancelarias a México, cualquier noticia favorable, especialmente en estos temas, servirá de catalizador para nuevas subidas. En este sentido, las próximas semanas serán claves con la reunión de la Reserva Federal, de cara a una posible rebaja de tipos, y el encuentro del G20, una cita a la que los expertos creen que las dos grandes potencias mundiales llegarán con un nuevo acercamiento de posturas.

“De cumplirse este escenario, la segunda mitad del año vendría marcada por la recuperación del consumo, lo cual beneficiaría directamente a sectores como el de la alimentación o la banca, especialmente castigados en las últimas semanas penalizados por los tipos bajos. Todo ello además pendientes de un repunte de la inflación que obligaría a replantear la actual política monetaria con el fin de buscar un sano equilibrio del que ha adolecido el mercado en los últimos años”.

Más adelante, en su Calendario semanal de Bolsa, plantea:

“Datos de inflación y producción industrial en las principales economías mundiales marcarán el transcurso de las próximas sesiones en una semana que, por lo demás, se espera de transición pendiente de la reunión de la Reserva Federal el 18 de junio.

“Las valoraciones de la gran mayoría de los activos españoles y europeos continúan siendo razonablemente atractivas con claras perspectivas de ofrecer elevadas rentabilidades si la economía europea acelera de nuevo en la segunda mitad del año. Una posibilidad que va ganando adeptos máxime cuando el Banco Central Europeo (BCE) ha dejado claro que no subirá sus tipos hasta el próximo año.

“Los más optimistas argumentan que una vez descontadas las desavenencias comerciales entre Estados Unidos (EE.UU.) y China y las amenazas arancelarias a México, cualquier noticia favorable, especialmente en estos temas, servirá de catalizador para nuevas subidas. En este sentido, las próximas semanas serán claves con la reunión de la Reserva Federal, de cara a una posible rebaja de tipos, y el encuentro del G20, una cita a la que los expertos creen que las dos grandes potencias mundiales llegarán con un nuevo acercamiento de posturas.

“De cumplirse este escenario, la segunda mitad del año vendría marcada por la recuperación del consumo, lo cual beneficiaría directamente a sectores como el de la alimentación o la banca, especialmente castigados en las últimas semanas penalizados por los tipos bajos. Todo eso además pendientes de un repunte de la inflación que obligaría a replantear la actual política monetaria con el fin de buscar un sano equilibrio del que ha adolecido el mercado en los últimos años.

“Los datos de inflación y producción industrial en las principales economías mundiales marcarán el transcurso de las próximas sesiones en una semana que, por lo demás, se espera de transición pendiente de la reunión de la Reserva Federal el 18 de junio.

(…) “El último día de la semana bursátil, el viernes, será el más intenso en cuanto a indicadores económicos. Desde Asia llegarán las ventas minoritas y la producción industrial en China y la producción industrial de Japón, mientras que, en EE.UU., los inversores deberán estar atentos a las ventas minoristas, a la producción industrial, a los inventarios de negocios y al índice de confianza de la Universidad de Michigan”, había previsto el analista. (Fuentes:AFP, elEconomista.es, Finanzas.com)