Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Aumento de aranceles a China perjudica a las bolsas

El viernes último Washington y Pekín reanudaron sus negociaciones comerciales, eclipsadas por el aumento de los aranceles de EE.UU. sobre productos chinos

Los incrementos en tarifas “supondrán costes más altos para los negocios estadounidenses, precios más altos para los consumidores estadounidenses y trabajos perdidos para muchos trabajadores estadounidenses”, aseguró en un comunicado la Federación Nacional del Comercio Minorista (NRF)

El viernes último Washington y Pekín reanudaron sus negociaciones comerciales, eclipsadas por el aumento de los aranceles estadounidenses sobre productos chinos, y las que el presidente Donald Trump no considera necesario “precipitar”.

El representante comercial estadounidense (USTR), Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, recibieron a la delegación china, encabezada por el viceprimer ministro Liu He, poco antes de las 09H30 (13H30 GMT) muy cerca de la Casa Blanca.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, había dicho poco antes que “estaremos felices si alcanzamos un acuerdo con China”, pero “aún resta por verse que se pueda lograr”.

La entrada en vigor de un aumento de 10 % a 25 % de los aranceles contra 200 000 millones de dólares de exportaciones chinas a Estados Unidos agregó incertidumbre y generó la inmediata respuesta de Pekín. Previamente había advertido que no “capitulará ante ninguna presión” y subrayado el deterioro drástico de las negociaciones.

Trump había suspendido esta medida en enero para permitir las negociaciones comerciales entre los dos países, inmersos desde el año pasado en una guerra comercial que amenaza la economía mundial. Pero finalmente decidió aplicarlas, al estimar que las conversaciones no avanzaban lo suficiente y poner en duda la buena fe de los negociadores chinos.

La reactivación del enfrentamiento comercial entre las dos potencias ha perturbado los mercados financieros mundiales durante toda la semana pasada. La entrada en vigor de la medida se produjo horas después de que Lighthizer y Mnuchin, sostuvieran una cena de trabajo con Liu He el jueves anterior, durante la cual acordaron continuar las conversaciones el viernes.

En declaraciones a la televisión pública china antes del comienzo de la nueva ronda, Lui había dicho que un aumento de los aranceles era “perjudicial” para las dos economías, aunque estimó que las negociaciones eran prometedoras y que participaba con sinceridad.

En sintonía con ese panorama, Wall Street abrió el viernes último con pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajaba un 0,32 % minutos después del comienzo de la sesión e iba en  camino de cerrar su semana más negativa del año debido a la resurrección de la guerra comercial entre China y Estados Unidos (EE.UU). Sin contar la sesión de ese viernes, el Dow Jones bajó un 2,6 % desde el lunes anterior.

En Tokio el índice Nikeei 225 restó 0,27 % y detuvo su caída en 21 344,92 unidades, dato ligeramente más favorable que la bajada en 0,93 % del jueves precedente.

Horas después de que el aumento de aranceles del 10 % hasta el 25 % a 200 000 millones en productos chinos entrara en vigor, Trump confirmó que están en proceso nuevos aranceles del 25 % a otros 325 000 millones de dólares de bienes chinos.

La Federación Nacional del Comercio Minorista (NRF) aseguró en un comunicado que los incrementos en tarifas “supondrán costes más altos para los negocios estadounidenses, precios más altos para los consumidores estadounidenses y trabajos perdidos para muchos trabajadores estadounidenses”.

China ha respondido que no se quedará de brazos cruzados y prepara tarifas adicionales a las importaciones americanas. En este escenario, los inversores están muy preocupados por el impacto que tendrán estas tensiones comerciales sobre el crecimiento mundial.

Pese a estos últimos avances, las bolsas siguen confiando en que las dos mayores economías del mundo lleguen a un acuerdo. El petróleo West Texas cayó un 0,2 %, hasta 61,60 dólares. Además, el euro se apreció un 0,2 %, hasta 1,1243 dólares.

El jueves anterior, las principales plazas bursátiles del orbe cerraron en avalancha bajista. De tal forma, en Europa el Dax de Fráncfort se detenía en 11 973,92 (-1,69 %), el Footsie 100 de Londres se dejaba 0,87 % al parar en 7 207,41, en tanto el Cac parisino se replegaba 2,93 % hasta los 5 515,16 enteros

El Nikkei de Tokio perdía 0,93 % al llegar a 21 402,13 puntos y el Dow Jones de Wall Street bajaba  a  25 828,36, representante e 0,54 %.

Mejor panorama habían exhibido los índices bursátiles durante el miércoles 8, cuando solo el parqué tokiota cerró con números rojos en un descenso de 1,37 %, en tanto ganaban terrenos New York (+0,01 % con 25 967,33); París (+0,40 % con 5 417,59 unidades); Londres  (+0,15 % equivalentes a  7 271,00) y Alemania, esta última con 0,72 %,  al detenerse en 12 179,93.

Cierres en negativo signaron el martes último a las principales plazas financieras cuyos números en rojo denotan la inestabilidad que sufre la economía mundial, entre otras razones por las desavenencias suscitadas entre las dos principales potencias: China y EE.UU. y el temor a que se reanudaran las hostilidades.

Por suerte, la decisión del Gigante asiático de mantenerse en los diálogos comerciales reactivó en esa jornada las principales bolsas de valores en Asia. Hubo recuperación en las plazas de Singapur, Taipéi, Yakarta, Manila y Wellington, pero Tokio y Seúl continuaron a la baja. El índice Nikkei cerró con menos 335,01 puntos, hasta situarse en 21 923,72 unidades.

El Dow Jones retrocedía un 0,81 % mientras que el Nasdaq lo hacía un 1,03 %. En tanto Fráncfort  caía 1,83 % y París un 1,91 %, en una jornada negra para las bolsas del mundo.

Los mercados financieros no lograron reponerse de la tempestad que los sacudió el lunes precedente, con motivo del resurgir de la guerra de aranceles. La ofensiva comercial de EE.UU.  contra China pilló por sorpresa a los inversores, que habían activado hace tiempo la cuenta atrás para la rúbrica de un acuerdo comercial que pondría fin a las disputas entre las dos grandes potencias y que serviría de paso para mitigar los temores de desaceleración.

Después de la oleada bajista con la que arrancó la sesión del día 6, a medida que avanzó la jornada los analistas fueron suavizando el impacto de la medida de presión adoptada por la nación estadounidense y restaurando las opciones de próximos avances en las negociaciones comerciales. Wall Street logró reducir al cierre al 0,25 % las caídas en el Dow Jones, y al 0,44 % en el S&P 500.

Poco antes de la apertura de las bolsas europeas, las negociaciones comerciales sufrían un nuevo giro de guión. Trump volvió a complicar el avance de las conversaciones con China cuando a primera hora publicó en Twitter que los Estados Unidos pierden miles de millones de dólares con Beijing, y prometió que protegerá a la economía de su país. La semana comenzó con un signo muy diferente al de la sesión previa.

 Las primeras referencias, las de Asia, dejaban movimientos más alentadores en la Bolsa de Shanghai, que recuperaba la calma (+0,7 %) después de vivir su mayor desplome en tres años, un 5,6 %. Los descensos han alcanzado, en 1,51 %, al Nikkei de Tokio, que se libró de las caídas al permanecer cerrado por festivo.

La apertura bajista de Wall Street y unos flojos datos macroeconómicos en Europa arrastraron a los índices europeos a retrocesos superiores al 1 %. A la espera de mayores novedades, el dato peor de lo previsto de los pedidos industriales en Alemania complicó el intento del euro de recuperar el nivel de los 1,12 dólares. La libra, por su parte, se replegó por debajo de los 1,31 dólares. Las dudas en los mercados financieros llevaron al barril de petróleo Brent a los 70 dólares. El barril tipo West Texas, bajó de los 62 dólares. (Fuentes: Infobae.com, PL y Yahoo Finanzas)