Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Las bolsas comienzan “con buen pie”

La alerta saltó cuando los bonos a tres meses del Tesoro de EE.UU. se pagaban al 2,46 %, y superaron, aunque muy levemente, en rentabilidad a los bonos a 10 años (2,43 %)

Los mercados han encontrado un nuevo foco de preocupación porque la rentabilidad de las letras del Tesoro estadounidense a tres meses es mayor que la de los bonos a 10 años, esto sucede por primera vez desde la crisis de 2008, situación que habitualmente ha precedido a una recesión.

No obstante, la relación entre la inversión de la curva de tipos y una recesión es ahora puesta en cuestión por la situación anómala en la que se mueve el mercado, con distorsiones tan potentes como el efecto de los tipos de interés negativos y las fuertes inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales.

La alerta saltó el viernes 22 cuando los bonos a tres meses del Tesoro estadounidense se pagaban al 2,46 %, y superaron, aunque muy levemente, en rentabilidad a los bonos a 10 años (2,43 %), lo que provocó una oleada de ventas masivas en Wall Street.

La lógica económica dice que los bancos captan fondos a corto plazo (a un menor tipo) y prestan a largo (a tipos mayores), por lo que cuando se invierte la tendencia y la pendiente es negativa, esa operación no les sale rentable y dejan de financiar el crecimiento, lo que conduce a la recesión.

Esta pendiente negativa en la curva de tipos se produce, según José Manuel Amor, de Analistas Financieros Internacionales, porque los mercados están descontando que en los próximos años apenas habrá inflación, que es una de las causas por la que los inversores exigen mayor rentabilidad a largo plazo.

Los principales factores que explican la evolución reciente de las primas a plazo -dicen- serían los programas de expansión cuantitativa (inyecciones de liquidez a los bancos) de la Reserva Federal, la demanda de títulos de deuda por parte de inversores extranjeros o el bajo riesgo de inflación, entre otros.

Para Alain Krief, del grupo de servicios financieros franco-alemán Oddo Bhf, el bono alemán en negativo indica que Europa “no está fuera de peligro” y que la normalización de la política monetaria llevará mucho más tiempo del esperado.

Las bolsas de Valores de Londres, París y Fráncfort abrieron el día primero con tendencia al alza y sus índices principales, FTSE-100, subía 41,82 puntos, hasta 7 321,01 enteros, el Cac se situó en 5 397,86 puntos y el DAX 30 subió un 0,79 %, hasta los 11 616,59 puntos, respectivamente.

La de Tokio comenzó el mes con buen pie, gracias a un avance del 1,43 % en su principal indicador, el Nikkei, impulsada por buenas señales sobre la economía china terminó con un avance de 303,22 puntos, hasta 21 509,03 enteros y el Dow Jones, de Wall Street, subía hasta 26 075,10 unidades.

En la apertura de la sesión del martes último en Wall Street, el Dow Jones bajaba un 0,16 % 26 191,19 puntos, el brent de referencia en Europa cedía 0,10 %, hasta los 68,96 dólares por barril, mientras que el West Texas estadounidense avanza 0,58 %, hasta los 61,96 dólares.

Los tres índices más importantes de la bolsa neoyorquina  tuvieron una recuperación sorprendente de hasta 1,30 %. El mismo porcentaje subió el Dax de Alemania, mientras el Cac de Francia cerró arriba de 1,03 %. Previamente, las bolsas de oriente habían anticipado lo que iba a suceder. El Nikkei de Japón creció 1,43 %. (Fuentes: Diario Financiero y EFE)