Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Alimentos de temporada en primavera: color, olor y sabor

La alta disponibilidad de alimentos todo el año ofrece la oportunidad de mejorar el acceso a productos saludables como frutas y hortalizas

El crecimiento de la industria alimentaria y la globalización permite poner en el mercado todos los alimentos en cualquier temporada del año. Sin embargo, consumir alimentos de temporada y proximidad nos permite disfrutar de productos más sabrosos, con mayores aromas y sabores, texturas y apariencias más agradables, además de con mayor aporte de nutrientes a un precio más barato y reduciendo la contaminación ambiental

“Hace cuarenta años a nadie se le ocurría hacer un zumo de naranja en verano o una ensalada de tomates frescos en invierno”, reflexiona Laura González, responsable de salud y nutrición de Nestlé. La nutricionista explica que la elección de alimentos de temporada por proximidad es el primer factor que configura las tradiciones culinarias de las regiones.

“Los pueblos han sido sabios en cómo integrar esos alimentos de cercanía en platos nutritivos y económicos, cada uno con métodos culinarios adaptados al entorno y al clima. No es una casualidad que los platos fríos se sirvan en verano y que sean a base de productos de origen vegetal y de proximidad”, destaca.

No obstante, la experta reconoce que la alta disponibilidad de alimentos todo el año -dejando aparte otros aspectos tales como la recuperación de recetarios tradicionales de la dieta mediterránea o su impacto en el medio ambiente- ofrece la oportunidad de mejorar el acceso a productos saludables como frutas y hortalizas.

Comer alimentos de temporada significa consumirlos durante su época natural de cosecha. Son más sabrosos porque se cultivan con el clima y ciclo natural de crecimiento, con la exposición solar necesaria para desarrollar esos compuestos volátiles; conservan mejor el sabor y sus aromas, tienen una textura, una apariencia y un sabor más agradables, es decir, mayor calidad organoléptica; son más nutritivos y contienen un mayor aporte de sustancias fitoquímicas, muchas de esas con capacidad antioxidante, así como que aportan mayor variedad a nuestra mesa con distintos colores, texturas y sabores, y son más baratos ya que no hay que transportarlos desde lejos. (EFE)