Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

En apuros panameños productores de frijoles

Las importaciones, los altos costos de producción y la falta de fuerza laboral ponen  en apuros a los panameños productores de frijoles

Las importaciones, los altos costos de producción y la falta de fuerza laboral ponen  en apuros a los panameños productores de frijoles, en especial a los de la occidental provincia de Chiriquí, principal región agrícola del país.

Según, uno de los afectados por esta situación, el abarrotamiento de las bodegas con frijoles importados, no les permite lograr los precios adecuados para continuar con la actividad, a lo que se suman los efectos del cambio climático, lo cual implica un aumento en las inversiones.

Sobre la baja disponibilidad de trabajadores, los productores aducen que se debe a varios factores, entre ellos, la entrega de los subsidios por parte del Gobierno y la migración de indígenas para laborar en territorio costarricense.

Datos suministrados por autoridades del Ministerio de Desarrollo Agropecuario confirmaron el incremento en 1 185 dólares los costos de producción por hectárea para la siembra de frijoles.

Situación que se suma a la denunciada recientemente por los agricultores de cebolla y arroz, lo cual evidencia cómo la falta de políticas gubernamentales y los Tratados de Libre Comercio también emergen entre los principales enemigos del deterioro que en los últimos 15 años enfrenta la agricultura panameña.

De acuerdo con Gerardo Escudero, representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura en Panamá, el crecimiento del sector no responde al dinamismo de la economía en general, y de manera particular a la estructuración agroindustrial y de las exportaciones. Cifras oficiales revelaron que el aporte del agro panameño en el Producto Interno Bruto pasó de 7,2 % en el 2000 a 2,6 % al cierre del tercer trimestre del pasado año.

Ante este panorama, muchos son los productores que abogan por la creación de leyes que los protejan con buenos financiamientos y asistencia técnica, especialmente en la implementación de tecnologías y sistemas de riego.

Actualmente Chiriquí cultiva el 90 % de la producción de granos del país, la cual se redujo casi a la mitad en los últimos cinco años, al pasar de 4 500 a 2 405 hectáreas en el período 2015-2016.

Reducción que también se observa en el número de productores, quienes pasaron de 900 a 760, de los cuales el 80 % son pequeños agricultores que solo siembran dos hectáreas. (PL)