Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cuñat, constante compañía

Esta empresa fabricante de motores eléctricos y sistemas de riego de pivot central, entre otros surtidos,  reitera su compromiso con el desarrollo económico de Cuba

La empresa española Reductores Cuñat tiene presencia es Cuba desde hace más de 30 años y tuvo su primera participación en la Feria Internacional de La Habana (Fihav) en 1988. En todo ese tiempo, de forma intermitente, la empresa ha estado presente en el evento comercial, que le ha servido siempre como un foro en el que han podido compartir experiencias y conocer a las personas implicadas en la Mayor de las Antillas en su sector principal, el riego.

En el mundo asociado al riego en Cuba son conocidos y reconocidos por la producción de bombas, motores eléctricos, paneles de control y protección de esos motores y las máquinas circulares de riego, tipo pivot.

En todos estos años han realizado innovaciones, no tanto en el producto final, sino en la automatización en los procesos de producción, el empleo de nuevos materiales y la optimización de los diseños, como parte de un proceso de mejora continua que los hace ganar en calidad y les permite ofrecer a sus clientes, tanto internacionales como cubanos, productos más fiables.

Los equipos fabricados mantienen los mismos principios mecánicos y eléctricos, lo que ha cambiado es el proceso de producción de esos elementos, destacan sus especialistas.

En Cuba sus surtidos tienen una amplia presencia en la producción cañera, en el tabaco y la agricultura, en los cultivos varios, en porcentajes considerables. Esta empresa ha suministrado a la Isla unas 300 máquinas tipo pivot y entre 5 000 y 6 000 de sus motores de distinta capacidad se encuentran bombeando agua a lo largo de toda la geografía cubana.

Después de permanecer tanto tiempo, las perspectivas del grupo es mantenerse, apoyados en su profundo conocimiento del mercado y pese a dificultades ocasionadas por el bloqueo, que afecta de una forma u otra a quienes tienen relaciones con la nación caribeña. Con su presencia y su actuar cotidiano persiguen poner su granito de arena y apoyar a la economía cubana en lo que sea posible y la manera de hacerlo es mantenerse, continuar colaborando  e intentar, junto a sus contrapartes, sacar adelante los proyectos.

Los productos, que llevan muchos años desarrollándose,  tienen pocas diferencias entre otras marcas y surtidos de la competencia. Sin embargo, lo que distingue a Cuñat es haberse planteado, desde el principio de su presencia en Cuba,  brindar un servicio integral: dar seguimiento de las operaciones, la puesta en marcha de los equipos, al mantenimiento y capacitación de las personas que van a utilizarlas. Para eso, sus especialistas viajan a las diferentes provincias del territorio nacional hasta el encuentro con el usuario final, lo que les facilita la labor. Esto es ampliamente reconocido por las contrapartes, toda vez que hace coincidir los deseos y expectativas y contribuye a alargar la vida útil de los equipos.

El grupo está formado por cuatro empresas aglutinadas en torno a Reductores Cuñat. Una se dedica a la fabricación de elementos de  transmisión, engranajes, reductores  y los motores eléctricos; otra, donde se producen los paneles eléctricos para el control y protección de los motores; y una, dedicada a los sistemas de riego de pivot central. Una cuarta empresa del grupo es una fundición destinada al aluminio inyectado, donde se hacen piezas dirigidas a la propia Cuñat, así como para industrias de iluminación y del mueble.

Directivos de la entidad consideran que uno de los mayores activos con que cuentan es la capacidad de poder responder y desplazarse hasta el lugar donde se reporte un eventual problema con sus productos.

Acompañar desde los sentimientos

Muchas veces les preguntan sobre las novedades, cuando es muy difícil que, excepto en el ciclo de fabricación,  el producto tenga algún cambio. Sin embargo, un proyecto novedoso les ha hecho mucha ilusión: la modernización de varias fuentes en La Habana, con motivo del aniversario 500 de su fundación.

A la empresa le gusta involucrarse en este tipo de experiencias, que son más visibles de cara a la población y cuya participación le aporta una ilusión especial. En estos momentos ya están listas para que la población de la ciudad y los visitantes puedan disfrutar de ellas, en perfecto estado de funcionamiento, como el primer día y de esta manera, reafirman que son parte del patrimonio arquitectónico y cultural de La Habana y de Cuba.

Entre las fuentes que Cuñat ha contribuido a rescatar y modernizar, suministrando los equipos para el bombeo,  los paneles de control eléctrico y el cableado, se encuentran algunas de las más céntricas y conocidas de la capital cubana: Las Américas (en la 5ta. Avenida), La Cascada (23 y Malecón), de la Juventud (Malecón y Paseo), Luminosa (Boyeros y avenida 26), La Amistad (conocida como el erizo, en calle 25, Marianao), La Cubana (Villa Panamericana), Parque Martí y Parque Maceo. Para eso, han estrechado alianzas con la Empresa de Servicios Comunales de la capital y brindado asesoría técnica a sus especialistas, técnicos y ejecutores, quienes completan además el montaje, tratamiento superficial y la iluminación.