Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Desatar los nudos

Un espacio para la actualización de los proyectos, propuestas para despejar escollos y adelantar la preparación de los procesos incluyó el programa de la edición XXII de la Feria Internacional Agroindustrial Alimentaria (Fiagrop 2019)

Un espacio para la actualización de los proyectos, propuestas para despejar escollos y adelantar la preparación de los procesos incluyó el programa de la edición XXII de la Feria Internacional Agroindustrial Alimentaria (Fiagrop 2019), donde sostuvieron un provechoso intercambio empresarios cubanos, extranjeros y especialistas de la Cámara de Comercio de la República de Cuba.

En el encuentro se abordaron problemáticas que es preciso despejar para el desarrollo de los proyectos de inversión que respondan a los encadenamientos que requiere el país para la solución de las importaciones de surtidos que pueden producirse en Cuba y que, a veces, por desconocimiento no se conoce entre el empresariado, dijo Niurka Marzán Morfa, especialista del Grupo de Promoción de la Cámara de Comercio.

“Estos intercambios nos ayudan a esclarecer y darle promoción desde la función de la Cámara de Comercio, para que el empresariado conozca entre sí lo que se está haciendo en el país”, destacó.

La inversión extranjera hoy  día es vital para el desarrollo del país y sobre todo para este sector, donde los 85 proyectos que están en la Cartera de Oportunidades demandan de financiamiento extranjero para la adquisición de maquinaria y tecnología, abundó la especialista.

El sector agroindustrial alimentario tiene en la cartera 85 proyectos, 13 en la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel y el resto en las diferentes provincias del país.

Entre las propuestas hechas en el encuentro de negocios estuvo la de crear equipos de trabajo en los varios territorios para adelantar algunos de los trámites del proceso, por ejemplo, la identificación de los terrenos, de manera que no se dilaten.

Al respecto, Indira Galarraga, de la Dirección de Negocios del Ministerio de la Agricultura, recomendó hacer las cosas con oportunidad para evitar que con posterioridad surjan escollos, en temas físicos y legales de los terrenos o instalaciones que en las diferentes provincias constituyen el aporte de la parte cubana de los negocios. Para eso, precisó, se requiere la integración entre las empresas, las delegaciones del Instituto de Planificación Física (IPF), Ministerio de Justicia y Geocuba, entre otras.

Marzán, por su parte, invitó a quienes forman los grupos negociadores de las empresas y a otros especialistas a aprovechar las capacitaciones que con profesionales de primer nivel organiza la Cámara de Comercio de la República de Cuba con el objetivo de mantener permanente actualización y preparación que permitan acelerar y optimizar los procesos de negociación.

A lo largo del año, se dio a conocer, se organizarán y perfeccionarán los talleres, que se conciben como un traje a la medida de las necesidades de cada territorio o grupo negociador.

 

Puertas abiertas

 

La política sectorial, indica la Cartera de Oportunidades, persigue promover proyectos integrales agroindustriales que incrementen  las producciones de alimentos, fomenten el desarrollo sostenible y eleven la eficiencia, calidad y competitividad de las diferentes formas de gestión productivas que operan en este sector, con el objetivo de sustituir importaciones de alimentos e incrementar y diversificar las exportaciones.

La inversión extranjera se dirigirá fundamentalmente a las producciones de frutas, hortalizas, vegetales, granos y cereales, de ganado mayor y menor, alimento animal y leche, así como a proyectos integrales que incluyan el manejo intensivo de la producción forestal con carácter comercial.

La política excluye la producción agrícola tabacalera y la industria del tabaco torcido Premium. La tierra no se transferirá en propiedad.  En los negocios conjuntos el aporte de la parte cubana podrá incluir el derecho real de usufructo sobre esta.

El sector cuenta con fortalezas y oportunidades identificadas que pueden ser potenciadas con la inversión extranjera, entre estas disponibilidad de tierra agrícola con superficies no aprovechadas que permiten, en breve plazo, expandir la frontera productiva actual, potencialidades para el incremento de áreas bajo riego a partir de la recuperación de sistemas o con nuevas inversiones, sistemas estructurados de protección fito y zoosanitarios con redes de alcance nacional y controles efectivos en frontera, acceso al mercado interno, incremento de las demandas y posición estratégica para acceder a los mercados del área.

Igualmente, el sistema de la agricultura tiene elaborado programas de desarrollo hasta el año 2020 de las principales producciones. Además, se prevén inversiones en la logística de las cadenas productivas, desde los insumos del productor hasta el cliente final.