Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Inversiones para minimizar los efectos de la sequía

La OSDE Agua y saneamiento ha materializado importantes obras que contribuyen a reducir el impacto de la sequía meteorológica en Cuba

Garantizar la continuidad de las acciones constructivas en las obras priorizadas, así como en aquellas destinadas a la mitigación de la sequía y las vinculadas directamente al enfrentamiento a la Covid-19, resultaron las principales labores en las que la Organización Superior Dirección Empresarial (OSDE) de Agua y saneamiento se ha enfocado durante el primer semestre de este año.

Así lo explicó la vicepresidenta primera de esa organización, Cosset Torres Tondike, quien además precisó que no se detuvieron tampoco los servicios básicos de limpieza de fosas, los mantenimientos a las infraestructuras de redes, conductoras y colectores sanitarios, además del tratamiento de agua.

En ese sentido reconoció la importancia de cuánto realizaron los operadores de los talleres y las brigadas de reparación de equipos electromecánicos y de bombeo para mantener la vitalidad del servicio.

Al escenario nacional, marcado por la presencia del nuevo coronavirus, se sumó la situación de sequía. Al respecto puntualizó la Directiva: “al cierre del  primer trimestre del año, 88 % del territorio nacional presentó perjuicios por sequía meteorológica; el mes de marzo se registró como el más seco desde 1961.

“Mientras, en abril apenas se acumuló 20 % de las precipitaciones con respecto a la media histórica para el mes y en la primera quincena de mayo ocurrió el pico en las fuentes de abasto a la población afectadas por esta causa. El comportamiento fue favorable en la segunda mitad, pues se alcanzó 158 % del promedio histórico de lluvias del mes”.

Sancti Spíritus, Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Camagüey son las provincias que reportan la mayor cantidad de fuentes de abasto comprometidas.

Al esfuerzo de minimizar los efectos de ese daño climático se unió también la OSDE Agua y saneamiento.  “Desde enero y hasta mayo de 2020 se ejecutaron inversiones en varias provincias del país, las cuales alcanzaron un valor que supera los 25 millones de pesos”, remarcó Marcia Almeida Llanes, directora general de encargo estatal de la entidad.

Entre las de mayor impacto mencionó la construcción y montaje de 42,2 kilómetros (km) de redes y conductoras en Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Las Tunas y Guantánamo.  Además se instalaron dos nuevas plantas desalinizadoras en La puntilla y Cojímar, en La Habana. Para la capital y Mayabeque se perforaron siete nuevos pozos; además se colocaron en toda la Isla 21 690 hidrómetros con el fin de reducir y regular el consumo domiciliario de agua.

Por concepto de mantenimiento -añadió- se sustituyeron 97 km de conductoras, 110 km de tramos de redes y la colocación de nuevas partes. También se suprimieron 85 019 salideros para evitar las fugas del líquido, así como se realizaron la reparación y sustitución de 3 124 válvulas y de 985 ventosas.

Otras labores encaminadas a la mitigación de los daños generados por la escasez prolongada de precipitaciones resultaron la colocación de las columnas de los pozos a profundidades más bajas para tener mayor acceso al recurso natural, limpieza de las zonas de captación en ríos, ajustes en la operación de los sistemas de abasto (reducción  del caudal de explotación mediante la regulación de válvulas, reajuste de los horarios de bombeo, alargamiento de los ciclos de distribución), así como la instalación en La Habana de 25 bombas de mano y la construcción y/o reactivación de los llamados puntos de fácil acceso.