Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Intercambian representantes del sector agrícola de Cuba y Estados Unidos

La segunda ronda da continuidad a los intercambios iniciados en noviembre de 2018

Promover el intercambio de experiencias sobre temáticas agrícolas y analizar nuevas proyecciones de trabajo,  persigue la II Conferencia Empresarial Agrícola Cuba-Estados Unidos, que se desarrolla entre el 11 y el 13 de septiembre, en el Hotel Nacional de Cuba.

Auspiciado por la Coalición Agrícola Estados Unidos-Cuba,  el encuentro fue inaugurado con la intervención de su copresidente, Paul Johnson, quien destacó que pese a los tiempos difíciles por los que atraviesan las relaciones entre las dos naciones, existe optimismo por el trabajo de los presentes para mejorar esos vínculos.

Johnson indicó que el camino de la agricultura queda abierto para trabajar  y expresó su ilusión por las discusiones abiertas y francas que sostendrán durante el encuentro y puedan seguir desarrollando los proyectos que hemos tenido sobre la mesa por tanto tiempo.

Moraima Céspedes, directora de Asuntos Internacionales del Ministerio de la Agricultura, agradeció el apoyo de la coalición al propiciar esta segunda reunión y por la visita al país de personalidades del mundo empresarial agrícola  estadounidense.

“Estamos en un momento tenso en las relaciones, por la manera en que se ha venido arreciando el bloqueo contra Cuba, por lo que le damos mucha importancia a poner mantener los intercambios  interempresariales, donde podamos hablar de intereses comerciales y posibles negocios, intercambios científicos”, dijo Céspedes.

Con esa perspectiva, explicó,  la conferencia se organizó de manera que los participantes puedan visitar cooperativas, dialogar con agricultores y conocer la realidad cubana y en qué contexto se está desarrollando hoy el sector agrícola.

Según trascendió, el programa comprende conferencias de la empresa importadora Alimport, el Ministerio de Turismo, así como visitas a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Antero Regalado, de Artemisa y al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

En el encuentro participan representantes del sector empresarial agropecuario cubano, Phil Peters, representante de la consultora Focus Cuba, así como de diferentes asociaciones de agricultores estadounidenses, entre ellos la Asociación de Soya de Illinois.

Empresariado dispuesto

En declaraciones a la prensa, Johnson  indicó que se encuentran en la mayor de las Antillas para continuar desarrollando las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, reconociendo que el ambiente político actual es difícil y desafiante, pero en el que permanece la buena voluntad entre los agricultores estadounidenses para poner fin al bloqueo, que en los últimos 60 años ha demostrado ser totalmente inefectivo.

“Ahora mismo, Cuba representa un mercado importante para los productores agrícolas de Estados Unidos, y estamos aquí para mantener esa relación y reconocer que, pese a los desafíos, el camino de la agricultura continúa siendo viable”, destacó Johnson.

El co presidente de la Coalición Agrícola Estados Unidos-Cuba dijo que representan a agricultores, granjeros y empresarios y que el mensaje es claro: continúen las relaciones con ese país.

Johnson se refirió a diferentes propuestas que en su país promueven el levantamiento del bloqueo y las posibilidades de comerciar con Cuba, entre ellas la del congresista republicano Rick Crawford y la demócrata Cheri Bustos, una iniciativa bipartidista que permitiría a los exportadores de alimentos estadounidenses vender a Cuba con otorgamiento de crédito, lo que consideró un paso en la normalización de las relaciones. “El crédito significa confianza y como empresario estadounidense, creo que estoy mejor posicionado para medir el riesgo país que el gobierno de Estados Unidos”, dijo.

Mark Albertson, director de desarrollo de mercado estratégico de la Asociación de Soya de Illinois citó entre los  productos cubanos que serían e interés para el comercio bilateral las frutas tropicales y los camarones. Para Albertson resulta comercialmente muy lógico que los contenedores que llegan desde Estados Unidos con pollo pudieran regresar cargados de camarones, de levantarse las restricciones del bloqueo.