Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

El reto de garantizar la inocuidad alimentaria

Este 7 de junio en todo el orbe se celebra por primera vez el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos y en Cuba varias instituciones se unen para festejar la efeméride

Cuba celebra por primera vez este 7 de junio el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, fecha proclamada en diciembre de 2018 por la Asamblea General de las Naciones Unidas a propuesta de la 142a sesión del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de Salud (OMS) y de la Conferencia de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En conferencia de prensa en La Habana,  la directora general de la Oficina Nacional de Normalización (ONN), Nancy Fernández Rodríguez, destacó la significación de esta efeméride que insta a todos los países a garantizar el consumo de productos seguros y aptos para la salud humana.

Al reafirmar que constituye un derecho humano la urgencia de consumir alimentos sanos, indicó que en los últimos años la falta de inocuidad en el planeta ha ocasionado el aumento de enfermedades e, incluso, de muertes, y en ese sentido se llama a todas las instituciones y sistemas de salud involucrados directamente en esta problemática, a tomar las medidas sanitarias requeridas.

Exaltó como un hecho notable que uno de los artículos de la nueva Constitución recién aprobada en el país, añada al derecho a la alimentación, la necesidad de que esta sea sana y nutritiva.

Informó que ya Cuba cuenta con un Decreto-Ley en esa materia y la ONN despliega múltiples acciones para concientizar sobre la importancia del tema a las entidades y a la población, así como a los nuevos actores que se suman al escenario socioeconómico, entre estos los trabajadores del sector no estatal en general. 

Ilustró con el programa de cinco módulos elaborado por la ONN para apoyar la capacitación en este tema, el cual hasta la fecha ha favorecido a más de 1 700 personas sobre todo de las ramas agropecuaria y alimentaria en todos los territorios del país, y en ese sentido, llamó a aprovechar esta celebración para reflexionar sobre la relevancia de conocer las buenas prácticas que urge sean aplicadas en toda la cadena, desde el surco hasta la mesa.

Recordó la funcionaria que Cuba cuenta con el Comité Nacional del Codex Alimentarius, que preside la ONN y está constituido por representantes de los más de 20 Comités Técnicos de Normalización (CTN) de alimentos, organismos productores, comercializadores, autoridades nacionales reguladoras, de comercio interior y exterior, protección al consumidor, universidades e institutos de investigación, entre otras. 

Importantes datos aportó la doctora Mayra Martí Pérez, jefa del departamento de Higiene de Alimentos y Nutrición, de la dirección de Salud Ambiental del Ministerio de Salud Pública (Minsap),  al referir que Cuba cuenta con la voluntad política y el compromiso de su gobierno para concretar la estrategia y los programas asociados al tema de la inocuidad.

En esto intervienen varias instituciones y organismos como los ministerios de la Agricultura, la Industria, el Comercio, Salud Pública, la Alimentaria y el de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), acompañados del avance significativo en la normalización, legislación, certificación y armonización de las reglas y medidas  sanitarias, entre otras acciones en función de la calidad, inocuidad y seguridad alimentarias.

Llamó a fortalecer la vigilancia en todos los eslabones de la cadena, producción, almacenamiento, distribución, transportación, comercialización y consumo para evitar la ocurrencia de enfermedades transmitidas por alimentos contaminados, con efectos muy nocivos para la salud.

Subrayó que la población por lo general tiene poca percepción de riesgos en cuanto a las normas sanitarias y eso se comprueba en ocasiones en unidades gastronómicas estatales y en los negocios particulares, aunque
-alertó- es en los propios hogares donde más ocurren los brotes de enfermedades trasmitidas por comestibles.

Precisó que en esta Isla antillana las consultas médicas por enfermedades diarreicas agudas han decrecido en los últimos años lo cual demuestra la preocupación en todos los niveles del sistema de salud cubano por la sanidad y la inocuidad de la alimentación, de manera priorizada.

Puntualizó que las enfermedades transmitidas por alimentos constituyen una importante causa de morbilidad y mortalidad en el planeta donde, según estimados, anualmente ocurren 600 millones de casos de los aproximadamente 420 000 personas mueren por ingerir productos contaminados.

Al ratificar que la salud es un derecho de todos, indicó que el Minsap cuenta con una serie de programas y tareas que dan respuesta a los controles y sistemas de vigilancia necesarios para hacer cumplir lo normado y legislado en esta materia.

“No se trata solo de curar sino de prevenir y en esto una sana alimentación es fundamental; más allá de las acciones que desarrolla el sistema de salud es preciso que las personas sean conscientes de los factores de riesgo de esos padecimientos como los vinculados a las prácticas alimentarias”, enfatizó.

“Especial vigilancia merecen las enfermedades diarreicas agudas, por la proximidad del verano, que propicia su incremento y también por la situación de sequía en diversas zonas que conlleva a incrementar el control de la calidad sanitaria del agua de consumo y hacer un uso eficaz del hipoclorito para su tratamiento”, comentó la doctora.

La mayoría de estas enfermedades son perfectamente evitables con una manipulación apropiada, pues basta respetar las cinco claves que recomienda la OMS; son estas: mantener la limpieza, separar los alimentos crudos de los cocidos, cocinarlos completamente, conservarlos a temperatura segura y utilizar aguas y materias primas inocuas.

La inocuidad es un concepto que se refiere a la existencia y control de peligros asociados a los productos destinados al consumo humano a través de la ingestión de alimentos con el fin de que no provoquen daños a la salud del consumidor.