Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

El reto de una mejor gestión y mayor modernización

La II Convención de Comercio Cuba 2019 dedicada a la integración y desarrollo de la actividad comercial, resulta un espacio idóneo para generalizar las buenas prácticas y experiencias en esta esfera

Sobre la necesidad de que el comercio sea cada vez más eficiente y cumpla cabalmente lo refrendado en la nueva Constitución recién proclamada, a partir de los principios que inciden en esa esfera, la cual transversaliza una gran multiplicidad de sectores, disertó Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado de la República de Cuba.

Durante la jornada inaugural  de la II Convención de Comercio Cuba 2019, llamó a que toda la cadena de prestaciones y servicios a la población asociada a la satisfacción de sus necesidades sea de calidad y cada vez más eficaz a partir de potenciar esa rama, vital para el desarrollo de la Mayor de las Antillas y con muchos retos que enfrentar por la compleja coyuntura actual,  y el cada vez más recrudecido bloqueo estadounidense, instaurado desde hace casi seis décadas.

Enumeró las dificultades a que está expuesto el comercio interior cubano, tantas como en el resto de las esferas, ante la política hostil del gobierno de EE.UU. que, por ejemplo, pone trabas al acceso de los productos, además de encarecerlos tanto por los precios como por su transportación, entre otras limitaciones.

Al hacer una actualización de la nueva Carta Magna y sus incidencias en el comercio interno cubano ensalzó la posibilidad del país de contar con servicios universales y gratuitos como los que se ofrecen en función del derecho a la alimentación, la calidad e inocuidad de los productos, a partir del subsidio que, a pesar de las dificultades, ofrece el Estado para todos sin excepción no solo al garantizar la canasta básica normada y su distribución en el territorio nacional, sino la prioridad de otros programas en función del consumo mediante la asistencia social.

Señaló la relevancia de la actividad de comercio en ramas como la construcción de viviendas, donde se viabiliza la venta de materiales para facilitar el acceso de la población a un inmueble decente y digno, tal como propugna la nueva Ley de leyes, en la que se enfatiza además el papel de la protección al consumidor y de la empresa estatal socialista como actor económico predominante, sin desdeñar el creciente aporte del sector no estatal, sobre todo en esta esfera.

Indicó que actualmente el 32 % de la población económicamente activa está vinculada a formas no estatales, poco más de medio millón de personas, de estas una buena parte en la actividad comercial y de servicios.

Instó Acosta Álvarez a trabajar por lograr que la empresa estatal sea, en primer lugar, capaz de ser más eficiente y cumplir cabalmente con el encargo de prestar los servicios a la población con la mayor calidad posible, y en respaldo a los esfuerzos del país por enfrentar múltiples desafíos de toda índole.

En el evento, que sesionó del 13 al 17 de mayo en el Palacio de Convenciones de La Habana, la ministra cubana de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, abundó sobre su alcance y principales propósitos al subrayar la necesidad de aprovechar el encuentro para generalizar las disímiles experiencias en esa actividad, en función de extender las buenas prácticas y las mejores soluciones a las problemáticas que influyen hoy en la gestión comercial.

Se refirió a la importancia de avanzar sobre la base de la aplicación de la ciencia a los procesos de gestión, venta y comercialización; el incremento de la calidad de productos y el diseño de estos, así como la posibilidad de buscar oportunidades de inversión extranjera que influyan favorablemente en el comercio mayorista, entre otros desafíos.

A la cita concurren más de 400 delegados cubanos y de cerca de diez países, representantes de entidades comercializadoras, empresas productivas y de servicios tanto estatales como del sector no estatal, así como instituciones y organizaciones nacionales y extranjeras, universidades, centros de estudios e investigación, e institutos científicos y tecnológicos.    

Con el lema De cara al futuro por la modernización del comercio, se examinan temas referidos a la integración y desarrollo de esa actividad y otros sobre las redes logísticas, la informatización de la rama, la calidad e inocuidad de los alimentos, la importancia de la mercadotecnia, comunicación e imagen, la gestión del conocimiento y los procesos de innovación, todo en función del objetivo común de garantizar la máxima protección al consumidor.

Otros asuntos incluidos en el programa del cónclave se refirieron a la comercialización mayorista y el proceso de las cadenas de suministros, la aplicación de los sistemas de gestión de calidad así como otros vinculados al avance del comercio electrónico y los retos de los operadores logísticos internacionales.

A la Convención acudieron ejecutivos, especialistas y expertos de reconocido prestigio nacional e internacional quienes imparten conferencias y participan en paneles, mesas redondas, presentaciones orales y expositivas sobre asuntos de interés, en un contexto muy propicio para el debate y el intercambio de experiencias y conocimientos.

Como parte de la Convención, se efectuaron además simposios, talleres, coloquios y una feria expositiva asociada en el Grand Foyer del Palacio de Convenciones, que cuentó con 60 estands y la asistencia de 190 expositores en representación de los diferentes sectores del comercio, quienes muestran sus principales productos y servicios.