Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La economía cubana a buen resguardo financiero

La Empresa de Seguros Nacionales cumple cuatro décadas en la prevención de riesgos en pos de perfeccionar y desarrollar esta actividad que hoy se afianza para continuar potenciando su empleo en todos los sectores de la economía y la población

Una plataforma profesional distinguida, única en la región, muestra Cuba, con un equipo de especialistas y técnicos de notables conocimientos, calificación y experiencia, como lo prueba la labor de 40 años de la Empresa de Seguros Nacionales (ESEN), todo un acervo que bien pudiera compartir y transmitir al resto de América Latina y el Caribe.

Así afirmó en La Habana Marcelo Emilio Girardi, secretario general de la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo del Seguro Agropecuario (Alasa), al subrayar que la capacitación, la difusión y el intercambio son pilares fundamentales para generar conciencia sobre la relevancia de ese tema como mecanismo de protección financiera en disímiles sectores.

Durante el Seminario Internacional de Seguros y Reaseguros recién efectuado en el capitalino Hotel Nacional de Cuba, el experto instó a aprovechar eventos de este tipo para actualizarse acerca de cómo funciona esta actividad en el mundo y cómo pueden perfeccionarla, a partir de excelentes exposiciones y conferencias como las relacionadas con el cambio climático y su repercusión.

Precisó que una mayor frecuencia e intensidad de eventos naturales catastróficos implica grandes riesgos para la agricultura como acción a cielo abierto, lo cual demanda y exige tener todas las herramientas de coberturas, de mitigación y de transferencia disponibles ante la vulnerabilidad de una rama indispensable para la seguridad alimentaria de nuestros pueblos.

“Es clave y estratégico -dijo- que no solo podamos cuidar al pequeño agricultor, al campesino, y darle sustentabilidad a largo plazo, sino también que como Estado se garanticen las medidas que permitan enfrentar ese fenómeno como un gran desafío que puede ser acompañado y/o hasta compensado mediante los seguros.”

En cuanto a la Mayor de las Antillas, indicó el representante de Alasa sentir mucho orgullo por lo que ha logrado un miembro como la ESEN en estas cuatro décadas de existencia, al igual que otras entidades reconocidas de esa esfera como Intermar y Esicuba, pertenecientes todas al Grupo de Seguros y Servicios Financieros, CAUDAL, S.A.

Noemí Benítez, superintendente de Seguros de Cuba, explicó que durante tres días los asistentes al Seminario tuvieron la posibilidad de intercambiar ideas y conocimientos sobre seguros, principalmente del agropecuario, del cual es líder la ESEN en el país.

Señaló que hoy se afianza la necesidad de continuar potenciando el empleo del seguro en todos los sectores de la economía y la población como vía de transferencia de riesgos para proteger los patrimonios.

Esta actividad en el país se encuentra regulada por los decretos leyes 177 de 199, sobre el Ordenamiento del Seguro, y el 263 de 2008, Del contrato de Seguro, que junto a otras disposiciones, conforman un mercado regulado y ordenado acorde con las prácticas internacionales en esa materia.

Remarcó el hecho de que la Isla es un caso único en el que con solo dos entidades locales y sin participación de capital extranjero, se ofrecen más de 100 tipos de seguros, que incluyen modalidades personales, de responsabilidad civil y de bienes, tal es el caso de los marítimos, de aviación y agropecuarios

Sobre este último aclaró que tampoco tiene comparación con el que se comercializa en otras naciones, pues ofrece coberturas contra fenómenos naturales, enfermedades y plagas a la casi totalidad de bienes y cultivos de esa rama.“No obstante -puntualizó Benítez- el nivel de penetración en general aún no es el deseado y necesario”.

La Superintendente llamó a eliminar las deficiencias e insuficiencias que aún existen en el trabajo, así como también a elevar la cultura de seguros en la Isla, pues los cubanos tienen muy escasa percepción del riesgo, además de contar con la protección del Estado cuando se sufren siniestros de cualquier naturaleza.

“Las dos empresas aseguradoras del país han podido cumplir sus compromisos con sus clientes ante la ocurrencia de fenómenos naturales y otros siniestros, gracias a mantener una adecuada liquidez y solvencia. Ambas se caracterizan por su prestigio reconocido, con años de experiencia y profesionales capacitados, lo cual les permite enfrentar los retos que impone la actualización del modelo económico cubano”,  aseveró.

En este proceso renovador del país por avanzar de forma sustentable, el seguro juega un papel esencial al ofrecer coberturas a las esferas y objetivos estratégicos entre los que se encuentra la inversión extranjera y la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel.

Un paradigma regional

Cuba siempre es un imán para todos, afirmó Benjamín Grayeb Ruíz, tras mostrar su admiración por el elevado poder de convocatoria expresado en este seminario a donde acudieron expertos no solo de la región latinoamericana sino de otras partes del orbe.

“Nos complace el desarrollo de la actividad en la Mayor de las Antillas donde es priorizada la protección que ofrece el seguro agropecuario a los productores, las cosechas”, afirmó el especialista mexicano,  quien estuvo al frente de ALASA durante varios años.

El Seminario Internacional de Seguros y Reaseguros reunió a más de cien delegados de una decena de naciones, con el fin de intercambiar experiencias y conocimientos acerca de esta actividad y los servicios afines.

El encuentro contó con especialistas y académicos procedentes de naciones como Argentina, Chile, Costa Rica, España, Francia, México, Reino Unido, Panamá y el país anfitrión, entre otros, además de expertos del sector  y empresarios cubanos y extranjeros interesados en estas temáticas. 

En el evento se examinaron las principales tendencias del desarrollo actual del seguro y reaseguro, el rol de la intermediación, asistencia, inspección y ajustes de averías, servicios financieros y administración de riesgos.

También se debatió acerca de los efectos del cambio climático, su impacto en los seguros agropecuarios y la inserción y aprovechamiento del desarrollo tecnológico en la actividad de seguros, por ejemplo se comentó sobre el uso del método satelital.

Se evaluaron asimismo tópicos relativos a la administración adecuada de las provisiones técnicas y su impacto económico y financiero en una empresa aseguradora.

Se impartieron conferencias magistrales por especialistas cubanos de la talla del Doctor José M. Rubiera Torres, quien se refirió a “Los riesgos en ciclones tropicales”, y el Doctor en Ciencias Sergio J. Rodríguez Morales, quien abundó en el Impacto del cambio climático en la producción de alimentos, entre otros.

Con el lema CUARENTA años en la prevención de riesgos, el certamen incluyó en su programa una visita a la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Niceto Pérez, de Güira de Melena, provincia de Artemisa, donde además de apreciar sus cultivos, se pudo conocer de primera mano el funcionamiento del seguro en los campos cubanos.

La Empresa de Seguros Nacionales, ESEN, es la aseguradora de todo el sistema de la agricultura cubana, y ofrece además coberturas en los tres ramos de seguros existentes en el país, bienes, personales y responsabilidad civil.

Breve historia reciente

Al hacer un recuento histórico, Fermín Mesa García, director general de la ESEN, relató que en la época colonial española se fundó la primera Compañía de Seguros a finales del siglo XVIII, exactamente en La Habana el 24 de enero de 1795, dedicada a los seguros marítimos.

“Con estos fines, agentes de compañías españolas, también operaron en la Isla, pero no es hasta la segunda mitad del siglo XIX que comienzan a crearse las primeras netamente cubanas de cierta importancia. Así en 1851 se funda La Alianza, sociedad de créditos y seguros dedicada al aseguramiento de la vida de los colonos chinos y los esclavos, que operaba además en seguros marítimos.

“En 1855 se crean La Hereditaria, compañía de seguros mutuos sobre la vida y La Providencia, entidad de seguros sobre la vida de los esclavos. En 1856, es establecida La Protectora, con igual fin que la anterior.

Explicó el directivo que en cuanto al marco jurídico durante la época colonial, este fue insuficiente, si se tiene en cuenta que solo se regulaba de manera muy parca en el Código de Comercio español de 1885 y en el Código Civil de 1889.

“Entre los años 1899 y 1900 el gobierno interventor de los Estados Unidos emitió una Circular y ocho Órdenes Militares que prepararon el terreno para la constitución en Cuba de varias sucursales o agencias de entidades norteamericanas”, precisó Mesa.

“Ya en 1941 estaban autorizadas a operar en Cuba 104 compañías de Seguros: 41 cubanas, 24 estadounidenses, 37 del Reino Unido, una de Francia y una suiza. En cuanto a las compañías cubanas de cuatro fundadas en 1915, llegaron a sumar 69 en el año 1955, equiparándose así al número de las extranjeras.

“Tras el triunfo de enero de 1959, se hace evidente la necesidad de tomar medidas en defensa del interés económico del país. En 1960 el Gobierno Revolucionario, dispuso la nacionalización de las compañías de seguros norteamericanas, adjudicándose 30 de ellas a favor del Estado cubano.

“La necesidad de centralizar la administración y dirección de dichas entidades originó la creación de la Oficina de Control de Seguros, primera institución en esta materia con carácter estatal establecida en la Isla.

Tras la extinción de esa Oficina, se constituyen en su lugar dos empresas estatales aseguradoras: el 9 de abril de 1963, la Empresa de Seguros Internacionales de Cuba (Esicuba, hoy con una edad de 55 años) y la Empresa Nacional de Seguros (Enseg) fundada el 31 de diciembre del mismo año, y la cual duró hasta 1970 como resultado de los cambios ocurridos en el Sistema de Dirección de la Economía.

“Finalmente el 22 de diciembre de 1978 se crea la Empresa del Seguro Estatal Nacional, la actual ESEN, heredera de las carteras de seguros de automóviles propiedad de particulares y del Cuerpo Diplomático acreditado en Cuba y de los seguros sobre existencias, ranchos y casas de curar tabaco”, explicó Mesa.

 En mayo de 1982, durante la clausura del VI Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ANAP, el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, resaltó la importancia del seguro como mecanismo de protección financiera al sector agrícola, a partir de la ubicación geográfica de la nación antillana y el impacto devastador causado por los eventos climatológicos que azotaban al país.

Quedó establecido, pues, que en el futuro inmediato el Estado Cubano no podía ser el único asegurador de los campesinos, debiendo el seguro de las cosechas salir de la propia producción.

La ESEN, caudal de seguros

Desde esa fecha hasta la actualidad, es la ESEN la aseguradora nacional de todo el sistema de la agricultura cubana, ofertando además coberturas en los tres ramos de seguros existentes en el país: bienes, personales y responsabilidad civil, aunque su principal fortaleza radica en su extensa estructura territorial (cuenta con 748 trabajadores, 17 sucursales o Unidades Empresariales de Base en todas las provincias y 147 representaciones de ventas en los municipios).

Cuenta la empresa con la suficiente solidez financiera y amplios canales de distribución, más de 4 000 agentes de seguros, de ellos  2 479 son personas naturales y 1 575 son de carácter jurídico.

La ESEN desde 2001 ha desarrollado la implementación del Sistema de Gestión y Dirección Empresarial  y recientemente fue avalado su Sistema de Gestión de la Calidad conforme con la Norma NC-ISO 9001/2015.

En estos 40 años ha recibido el apoyo y la colaboración de compañías y profesionales del sector de diversos países, y participa en congresos, seminarios y reuniones de la Junta Directiva de la Alasa. 

También organizaciones y entidades de otras naciones como Agrosemex, Mapfre, ING, Agroseguro, AIDA, Coproa y Capemisa prestigian la labor aseguradora con su participación en seminarios, congresos y ferias realizados en la Mayor de las Antillas.

En cuanto a los daños ocasionados al sector agropecuario por los devastadores huracanes desde los inicios de este siglo XXI, entre estos el Michelle, sin olvidar a los más recientes Matthew, Irma, Alberto y el de hace sólo unos días, Michael, han puesto a prueba la capacidad de respuesta del Sistema de Defensa Civil Cubano y de la ESEN ante estos eventos meteorológicos.

Se suman también los impactos desfavorables ocasionados en los últimos tres años por el azote de una intensa sequía, más los asociados al cambio climático, que se unen a los efectos negativos de la guerra económica, financiera y comercial, que en forma de cruel y genocida bloqueo se le impone a la Isla por el gobierno de los Estados Unidos.

Apuntó el directivo que como parte de la actualización del modelo económico cubano se prevé un mayor protagonismo del seguro en los diversos sectores de la economía, reconocido en el Lineamiento 61 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

El llamado es a potenciar el uso del seguro, en sus diferentes modalidades, como mecanismo de protección financiera de las personas y del sector productivo, abarcando todas las formas de gestión y desarrollar los seguros de vida como complemento de la seguridad social¨.

Otra tarea expresada en el Lineamiento número 153, insta a garantizar el servicio bancario especializado al sector agroindustrial, que tenga en cuenta los ciclos de producción y el nivel de riesgos, así como fortalecer y ampliar la actividad de seguros agropecuarios, propiciando una mayor eficacia en su aplicación.