Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Economía cubana crecerá en 2% para 2018

El cumplimiento del Plan en 2017 y las propuestas con vistas al próximo año resultaron aspectos medulares en los debates de la recién finalizada Asamblea Nacional del Poder Popular

“La dinámica prevista en las actividades de la construcción, comercio y turismo permite estimar un crecimiento del Producto Interno Bruto a precios constantes en el entorno del 2% para 2018”, aseguró el diputado Ricardo Cabrisas Ruiz, ministro de Economía y Planificación.

También se refirió a las principales proyecciones del Plan de la economía para 2018, entre las que sobresalen inversiones asociadas al desarrollo, infraestructuras y potenciación de ingresos en divisas, el Programa del turismo y la Zona Especial de Desarrollo Mariel, las  fuentes renovables de energía y del transporte ferroviario, sostenimiento del Sistema Eléctrico Nacional, así como la ampliación de las  capacidades de almacenamiento en particular de alimentos y combustibles.

Otras prioridades –dijo- se enfocan en los productos alimenticios en función de satisfacer la demanda nacional y el crecimiento de la llamada industria del ocio, el aseguramiento a la zafra azucarera, la sostenibilidad de los servicios básicos a la población y producciones industriales importantes como artículos de higiene y aseo.

Asimismo, se incluyen  materiales de la construcción, envases y piezas de repuesto, entre otros; programas como el  hidráulico, el asociado a la Tarea Vida, el de aseguramiento al cuadro básico de medicamentos, además de asegurar el máximo nivel de oferta posible en los mercados minorista y mayorista con énfasis en los géneros de mayor demanda de la población.

Se conoció igualmente que en cuanto a la exportación de bienes y servicios se planifican niveles superiores a los de 2017. El valor de la inversión extranjera, según Cabrisas Ruiz, se planifica con una participación del 5,6 % respecto al valor total de la inversión, por eso debe brindarse a este asunto particular atención, de manera que desempeñe un rol importante en el desarrollo económico cubano.

Por otra parte, en la actividad turística se estima arribar por primera vez a los 5 000 000  de visitantes y se prevé un crecimiento de los turistas-días totales, así como de los ingresos del sector.

CUANDO UN AÑO CULMINA

Este 2017, marcado por un panorama adverso caracterizado por la permanencia y recrudecimiento del carácter extraterritorial del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos, concluye con resultados favorables para la economía nacional, aunque aún no se alcanzan todos los propósitos trazados.

Así lo afirmó Cabrisas Ruiz, quien además destacó sectores productivos y de servicios que mostraron saldos positivos. Durante el año que culmina se estima que el Producto Interno Bruto (PIB) crece en el entorno del 1,6 %, propiciado –fundamentalmente-  por actividades como turismo, transporte, comunicaciones, agricultura y construcción, acotó.

Las principales producciones agropecuarias están entre los renglones que en 2017 exhibieron resultados positivos. Asimismo, acotó Cabrisas que el Plan de Inversiones se prevé cumplir al 90.8 %, mientras que la actividad en el sector del turismo estima un incremento de los visitantes del 11.9 %, con una cifra de 4 700 000 visitantes.

Si bien la circulación mercantil minorista avizora un sobrecumplimiento en moneda total de un 14,6  %, el sistema de comercio del ministerio del ramo lo hace en 1,8 %, todavía los niveles de ofertas no logran cubrir la demanda de la población, reconoció el Ministro de Economía y Planificación.

Al analizar cómo marchó la economía cubana en 2017 puntualizó los factores que influyeron en su desenvolvimiento como el incumplimiento de los ingresos previstos por concepto de bienes y servicios, así como afectaciones climáticas. El huracán Irma -ejemplificó- ocasionó pérdidas por 13 000 185 000 pesos, de ahí que otra de las prioridades para 2018 sea proseguir las labores para resarcir esos daños.

Un presupuesto que sustenta  los servicios básicos

El presupuesto del Estado para el año 2018 se ejecutará en una compleja coyuntura económica y en medio de la agudización del bloqueo  genocida por parte del gobierno de los Estados Unidos de América.

El documento respalda las demandas financieras para sustentar los servicios sociales de la población y la esfera productiva. Además asegura la continuidad de las acciones de la recuperación del huracán Irma y otros eventos meteorológicos anteriores, fundamentalmente en las viviendas.

Para esto el gobierno aprobó bonificaciones en un 50 % al precio de los materiales de la construcción y otros bienes de consumo y a los intereses de créditos bancarios, de acuerdo con el informe presentado por la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza Rodríguez, ante el parlamento en su más reciente sesión plenaria.

Según explicó,  los ingresos del presupuesto del Estado responden razonablemente a los niveles de actividad proyectados en el Plan de la economía y toman en cuenta las reservas existentes tanto en el sector empresarial como en las formas de gestión no estatal.

La capacidad recaudatoria del Sistema tributario está validada con la participación de los ingresos tributarios en un 75 % del total de los ingresos brutos.

Indicó la Titular que se proyecta un crecimiento con respecto a 2017 respaldado por las recaudaciones provenientes del sector empresarial, las cuales mantienen un aumento sostenido en los últimos tres años vinculados a las utilidades, así como un comportamiento favorable de la gestión no estatal aún con reservas.

Se continúan reforzando las acciones conjuntas para detectar conductas evasoras, indisciplinas en los pagos y subdeclaración de ingresos que se manifiestan con mayor incidencia en los municipios cabeceras provinciales y polos turísticos.

Además se evidencian reservas en el pago de la contribución a la Seguridad Social en el sector agrícola, al identificarse incumplimientos de los usufructuarios de tierras.

En cuanto a los ingresos no tributarios, se planifican con un crecimiento del 2 % a partir del aporte del 50 % de la utilidad después del pago de impuestos por las empresas (se mantienen para el año 2018 las principales bonificaciones y exenciones tributarias aplicadas en el 2017).

El Presupuesto aprobado proyecta ingresos que ascenderán a 57 200 millones de pesos, con un crecimiento favorable del 4,3 %, a partir de los niveles de actividad en los sectores productivos y de servicios; participan en más de un 80 %, los aportes del sistema empresarial cubano, de ahí el imperativo de superar las metas de eficiencia propuestas para el próximo ejercicio fiscal, que nos permitan generar bienes y servicios para la población, con calidad y oportunidad, y al propio tiempo, los recursos financieros para respaldar el desarrollo económico y social del país.

Los gastos totales prevén un crecimiento de un 6 % sobre lo previsto en 2017 y destina a gastos corrientes de la actividad presupuestada 38 015 millones de pesos para respaldar los servicios básicos que gratuitamente se ofrecen como los subsidios para materiales de la construcción a personas con escasos recursos financieros, el funcionamiento de la administración pública, la defensa y el orden interior.

La Ley del Presupuesto sustenta las conquistas en los servicios sociales, fundamentalmente en Salud,  Educación y Asistencia Social.

Crecen los gastos por las prestaciones de la Seguridad Social en un 5 % que respalda a un 1 702 000 pensionados.

Se proyecta un crecimiento del 9 % de los gastos presupuestarios en el sector empresarial según se concibe en el plan de la economía para garantizar la continuidad del proceso productivo en la empresa estatal, y respaldar el cumplimiento de las producciones que son fuentes de exportaciones y sustituyen importaciones bajo el principio de que el ingreso o ahorro en divisas resulte rentable para el país.

Se destinan 3 706 millones de pesos a inversiones materiales en correspondencia con el Plan de la Economía en sectores claves del desarrollo y la solución a los problemas que presenta el fondo habitacional.

El resultado del balance de ingresos y gastos, muestra un déficit fiscal de 11 725 millones de pesos (que representa el 11,4 % del Producto Interno Bruto), concentrado en los financiamientos a la actividad productiva y las inversiones asumidas por el Presupuesto del Estado.

Para financiar este déficit junto a la amortización de la deuda pública con vencimiento en el 2018, se requiere de una demanda financiera de 15 749 millones de pesos, cifra que se gestionará con la emisión de bonos soberanos. 

Aún persisten gastos en los últimos años ocasionados por pérdidas asociadas a negligencia y descontrol, reservas a explotar, lo que unido al incremento de los ingresos constituyen las fuentes garantes  de los gastos asociados a la sostenibilidad del desarrollo social y de las políticas aprobadas.

Para lograr las potencialidades de eficiencia que  contienen el Plan y el Presupuesto, es imprescindible evitar pagos sin respaldos productivos en el sector estatal y otros asociados a las formas de gestión no estatal.

Además se requiere sostener  una adecuada relación con la disponibilidad de bienes y servicios destinados al consumo, velar por que se realice una eficiente gestión de los inventarios, evitando la inmovilización de recursos, una planificación y ejecución objetiva de las utilidades, con un incremento del control de estos que minimicen las brechas existentes, para contribuir a mantener el equilibrio financiero interno en términos manejables.

Especial atención requiere el control de los portadores energéticos con el estricto cumplimiento de los índices de consumo, asociados a los niveles de actividad previstos.

Aun cuando el Presupuesto del Estado materializa una evolución en la aplicación de los instrumentos y control de las finanzas públicas, se llamó a continuar trabajando en su perfeccionamiento y consolidación.

Durante el X Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su VIII Legislatura, se instó a continuar velando por la ejecución e impacto, en su nivel de satisfacción, de  los recursos presupuestarios asociados a la atención de los planteamientos de la población.

Para consolidar el avance en la conformación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, en un escenario complejo, es imprescindible  potenciar al máximo las reservas internas existentes, aspectos no siempre logrados en la ejecución del Plan y el Presupuesto.

Las comisiones de Asuntos Económicos y Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional en su dictamen sobre el Presupuesto hicieron varias recomendaciones.

Entre estas, lograr que los ministerios de la Agricultura, la Construcción,  la Industria Alimentaria, Energía y Minas, Industrias y sus Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE) subordinadas, garanticen el cumplimiento del índice de rotación de inventarios que les fue aprobado en el Plan de la Economía.

Instaron a que los ministerios de la Agricultura, de la Industria Alimentaria y de la Construcción garanticen que en el sistema empresarial no se produzcan pagos sin respaldo productivo para de esta forma contribuir a sostener el equilibrio financiero interno.

Además conminaron a los ministerios de la Construcción, de Finanzas y Precios, de Industrias, de Comercio Interior, de Trabajo y Seguridad Social y el Banco Central de Cuba de conjunto con los Órganos Locales del Poder Popular, a que  informen en marzo de 2018 sobre el resultado de las medidas para garantizar la producción, comercialización, financiamiento y control de los recursos destinados a la recuperación de los rubros afectados por el Huracán Irma, sobre todo en las viviendas.

Llamaron también a que la Oficina Nacional de la Administración Tributaria y el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) notifiquen sobre las medidas adoptadas para enfrentar las conductas evasoras y de sus resultados.

Orientaron el desarrollo de acciones efectivas como garantía de la aplicación de los nuevos tributos en 2018 previstos en la Ley para el sector agropecuario, así como eliminar los incumplimientos en los aportes al Presupuesto del Estado por parte de los usufructuarios de tierras en el pago de la Contribución a la Seguridad Social.

Determinaron que el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, los ministerios de Energía y Minas, de la Agricultura, de Transporte y la Oficina del Historiador de La Habana, que concentran las inversiones materiales financiadas por el Presupuesto del Estado, adopten las medidas pertinentes para garantizar eficientemente el cumplimiento de sus programas inversionistas.

 

 

A la educación en general, se asignan 8 180 millones de pesos, con lo que garantiza una matrícula de 1 775 000 estudiantes, en las enseñanzas Preescolar, Primaria y Media y de 185 000 estudiantes en la Educación Superior.

Se destinan a la Salud Pública 10 565 millones de pesos, que financian más de 200 millones de consultas médicas, los gastos de los pacientes ingresados en las instalaciones de salud, así como el funcionamiento de los servicios de estomatología y el desarrollo de salas especializadas, protegiéndose el programa materno-infantil, que constituye una prioridad.

En cumplimiento de las medidas para enfrentar el envejecimiento poblacional se ha asignado presupuesto para la atención a más de 13 000 personas de la tercera edad que asisten a casas de abuelos y hogares de ancianos.

Se continuará favoreciendo el programa de reparación y construcción de viviendas por la población, para lo cual el Presupuesto otorgará subsidios por un importe superior a los 800 millones de pesos.

Las inversiones que se financian con recursos presupuestarios superan los 4 000 millones de pesos y están contempladas en el Plan, dirigidas a obras de infraestructura vial, hidráulica, eléctrica, así como a viviendas, entre otras que tributan al desarrollo socioeconómico.

Los gastos planificados para la capitalización del sector empresarial se destinan fundamentalmente al Grupo AZCUBA y a empresas de los Grupos Ganadero y Agrícola, como parte del reordenamiento de sus actividades.

Las reservas del Presupuesto del Estado se incrementan para dar cobertura a los gastos por desastres, ante el comportamiento de los eventos meteorológicos, intensa sequía, y otros.

Para respaldar los gastos de la Seguridad Social se destinarán más de 6 000 millones de pesos, que representa un 5 % de crecimiento, con lo que se garantizan las pensiones a más de un 1 700 000 personas y las prestaciones a corto plazo, incluyendo los beneficios de la maternidad.

Los ingresos que se proyectan para financiar la mayor parte de estos gastos, ascenderán a 57 200 millones de pesos, con un crecimiento favorable del 4,3 %, a partir de los niveles de actividad en los sectores productivos y de servicios.

Participan en más de un 80 %, los aportes del sistema empresarial cubano, de ahí el imperativo de superar las metas de eficiencia propuestas para el próximo ejercicio fiscal.

Los ingresos procedentes de impuestos, tasas y contribuciones, continúan con una dinámica de crecimiento, constituyendo el 75 % de los ingresos.

Se comenzará a aplicar el Impuesto sobre tierras ociosas, en las provincias de Pinar del Río y Cienfuegos, así como en otros municipios que durante el año se creen las condiciones para ello.

También se extiende dentro del sector agropecuario el pago de los impuestos sobre ingresos personales y de utilidades, mediante la declaración de todos de sus ingresos, a los productores individuales del sector no cañero y las cooperativas de créditos y servicios, según lo dispuesto en la mencionada Ley Tributaria.

En las provincias de Mayabeque y Artemisa se aplicará el impuesto por la venta minorista de productos agropecuarios, cuyos ingresos tributarán a favor de los municipios que lo captan, constituyendo una nueva fuente de ingresos para los mismos.

Los aportes procedentes de las formas de gestión no estatal mantienen su tendencia creciente; no obstante, reiteramos, existen personas que incurren en conductas ilícitas para evadir el pago de impuestos o hacerlo en cuantías inferiores a las debidas, sobre las que está previsto un mayor control por la Oficina Nacional de Administración Tributaria, que incluye más de cinco mil acciones a profundidad, a fin de detectar conductas evasoras, determinar con rigor las deudas y sanciones, solicitar la aplicación de medidas disciplinarias que resulten procedentes, así como realizar las denuncias que en el orden penal correspondan.

La contribución territorial para el desarrollo local proyecta un crecimiento del 10 %, lo que resulta favorable para los municipios del país. Los gobiernos locales dispondrán del 50 % de esta recaudación, con la que deberán priorizar las actividades y servicios necesarios e impostergables, que no puedan ser cubiertos dentro del Presupuesto, así como la continuidad de programas de desarrollo local, con cobertura en el plan de la Economía.