Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Preparan semilleros de tabaco en Vueltabajo

En la campaña 2017-2018 se prevén alrededor de 18 700 hectáreas de la solanácea

Productores estatales y privados están inmersos en la preparación masiva de semilleros de tabaco, los cuales suman 340 000 canteros con la finalidad de practicar siembras tempranas y garantizar las simientes necesarias  para las áreas a plantar.

En la campaña 2017-2018 se prevén alrededor de 18 700 hectáreas de la solanácea, 700 más en relación con la precedente y como parte del programa de desarrollo del cultivo. En la misma predominará, entre otras, las variedades Habano 92, Corojos 99, 2006 y 2012, y Criollo 2010, consideradas más  resistentes a plagas y enfermedades y de mayores volúmenes de producción y rendimientos por hectárea.

Virginio Morales Novo, especialista de la dirección agrícola de Tabacuba argumentó que los ocupa la edificación y rescate de los túneles para posturas de tabaco tapado que este año superará las 780 hectáreas en el macizo tabacalero, integrado por los municipios de Pinar del Río, Consolación del Sur, San Juan y Martínez y San Luis.

En tal sentido progresa también la roturación de tierra, el mejoramiento de los suelos, con materia orgánica natural, relleno vegetal y carbonato; el corte de pajón para los semilleros, la limpieza de unos 200 tranques, la perforación de 19 pozos, la electrificación de 28 posiciones de riego, así como la reparación de motores de bombeo.

Con similar ímpetu se amplían las capacidades de curado de la hoja al concluirse casi 2 030 aposentos, mientras otros 800 están en construcción y se reciben los recursos materiales imprescindibles para una exitosa campaña.

De forma paralela se impulsa el beneficio de la cosecha anterior, en la que Pinar del Río, mayor productora de la hoja, garantizó 19 000 toneladas de tabaco para  emplearse en la industria del torcido, la cigarrería o utilizarse en la exportación en rama y se le consideró como la mejor de los últimos 10 años por sus volúmenes y calidad.

Este territorio del occidente cubano aporta a la industria del torcido de la nación alrededor del 60 % de las capas que revisten al habano y la totalidad de los capotes.