Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Calentar motores para el frío

El sector agrícola cubano tiene la mirada puesta en las reservas existentes para elevar los rendimientos en los diferentes renglones

Preparar adecuadamente y en tiempo todos los detalles de la campaña de frío que se inicia el 1ro. de septiembre es la prioridad para el sector agrícola cubano para el segundo semestra de 2017, declaró Idael Pérez Brito, viceministro de Agricultura.

“En las condiciones de Cuba, la temporada de frío es la más importante porque nos da la posibilidad de tener más del 60 % de la producción de 2018, por lo cual es una etapa estratégica para el sector”, indicó.

La agricultura, enfatizó, se está preparando para lograr un crecimiento, un mejor aseguramiento de los insumos de los productores y una mayor preparación global de modo que puedan obtenerse más volúmenes de producción en esta campaña, fundamentalmente en las hortalizas, pero también en un cultivo de muy amplia demanda, como la papa.

A su juicio, el segundo semestre es estratégico para consolidar el cumplimiento de los planes de 2017 y la preparación de las proyecciones del venidero año.

Otra de las prioridades del sector agrícola es el maíz, un renglón que sustituye importaciones, cuyo cumplimiento se alcanza también en el segundo semestre del año, dijo.

Aunque aun no se satisface la creciente demanda, explicó Pérez, el primer semestre terminó con los planes fundamentales cumplidos, con crecimientos de los indicadores en las siembras varias. No obstante, apuntó, “en todos los cultivos hay reservas, los productores han logrado estabilizar rendimientos en el tomate destinado al procesamiento industrial, la papa, el tabaco, el frijol y debe acentuarse en las viandas y sobre todo en el caso del maíz, donde aun no se logra lo esperado y lo posible”.

La sequía que azota al país desde finales de 2014, fundamentalmente en la porción central, ha tenido un impacto en el cultivo del arroz, aunque se aspira cumplir los planes mediante un incremento en los rendimientos. “Como la falta de precipitaciones afecta a todo el país, estamos tratando de buscar mayor eficiencia en lo que sembramos y donde tenemos riego, de manera que los rendimientos por hectárea sean superiores y puedan alcanzarse las 196 000 toneladas de arroz consumo previstas”.

Según el Viceministro de Agricultura, la solución para Cuba es sembrar más y sobre todo, alcanzar mayores rendimientos pues las áreas no se incrementan, la sequía se mantiene y estamos abocados a enfrentar los efectos del cambio climático, mientras la demanda sigue creciendo, por eso son claves la eficiencia y los buenos rendimientos.