Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Aumenta quehacer agrícola pinareño

Se muestra favorable la producciòn de arroz, entra en cosecha el maíz para sustitución de importaciones y se asumen las siembras de nuevas plantaciones con frutas exóticas

Intensificar las tareas de siembra, la recolección de las cosechas a término, así como la comercialización y los preparativos de la campana de frío son premisas de la agricultura en Vueltabajo.
Los campos son verdaderos hormigueros ante las disímiles acciones que se acometen.

Reinaldo Prieto Padilla, jefe del Departamento Agrícola de la Delegación Territorial argumentó que se recolectan unas 15 500 toneladas de arroz  en  la Empresa Agroindustrial de Granos Los Palacios, con un rendimiento de más de cuatro toneladas por hectáreas, indicador que reafirma la favorable producción del cereal, superior con respecto a años anteriores.


Ante la maduración del grano,  hombres y maquinarias  procedentes de Sancti Spíritus, Mayabeque y Matanzas realizan las faenas  junto a los vueltabajeros, quienes también asumen  las siembras acordadas para la actual campaña de primavera que asciende a 12 500 hectáreas.

Prosiguen en esta etapa asimismo, las tareas de cultivos varios a concluir en agosto,  al entrar en cosecha el maíz para la  sustitución de importaciones, calabaza y boniato, en tanto continúa la preparación de tierra de esta misma campaña  que ya acumula alrededor de 47 000 hectáreas plantadas, de las más de  57 000 comprometidas.

Ortelio Rodríguez Perugorría, subdelegado del Ministerio de la Agricultura informó que se trabaja en la recuperación del cultivo de malanga, en todos los municipios,  con la semilla que se trajo de otras provincias y las obtenidas en la Biofabrica pinareña en pos de garantizar las  4 000 hectáreas concebidas para este año.

Asimismo, se recobran las plantaciones de yuca y plátano y se fomentan las fincas de semillas        de viandas como garantía de las contiendas de primavera y frio. Para esta última, se están creando las condiciones al pronosticarse un crecimiento de 1 276 hectáreas. El empeño sobrepasará las 56 400 hectáreas de viandas, hortalizas, granos y frutales.

La  contratación es importante puntal en la concepción del plan para garantizar  mayores producciones, rendimientos y eficiente  empleo de los recursos materiales necesarios, con altos precios en el mercado internacional.

A partir de las prioridades del país, los pinareños acometerán la siembra de  frijoles y maíz, las cuales tienen como fin la sustitución de importaciones y su sistemática oferta a la población en los mercados en frontera, sectores priorizados y como semilla.

Particular prioridad recibe la cosecha de mango ante la maduración acelerada por las precipitaciones registradas en el territorio. A la industria entregaron las 2 500 toneladas previstas y exceden la cifra pactada. Las mayores producciones se reportan en los municipios de Sandino, Consolación del Sur, Pinar del Río y Cubaquivir, en Los Palacios.

Yosbel Blanco, especialista en frutales del Minag apuntó que ante la avalancha de la fruta se adoptaron  alternativas, entre esas el traslado de los excedentes a la provincia de Mayabeque para su procesamiento industrial, la venta en los mercados agropecuarios estatales y entrega de los desechos a los sectores porcino y ganadero para alimento animal.

En las más de 6 614 hectáreas destinadas a los frutales se realizan las atenciones culturales en dependencia de las particularidades de cada variedad, se cosechan otras y se asumen las siembras de nuevas plantaciones con frutas exóticas, entre estas guanábana, anón, chirimoya, marañón y acerola.

Trascendió que en 2018 se crecerá en más de 800 hectáreas, con énfasis en la guayaba, ante el déficit de áreas plantadas. Para estos propósitos y con la mira en lograr altos rendimientos se instalan sistemas de riego y se fomenta el movimiento  cooperativo de frutales.

A los pinareños los ocupa también  la recuperación citrícola por  lo que aplican variantes para la selección de las áreas y los productores en los cultivos de naranja dulce, limón y toronja.

En el periplo por los campos de esta occidental provincial, localizada a unos 170 kilómetros del centro de la capital cubana, se apreció la recuperación del sector ganadero que acopia casi 60 900 litros de leche del plan diario,  5 200 litros por encima de lo acordado.

Para preservar la calidad de tan preciado producto cuentan con 68 centros de acopio refrigerado y prevén la apertura de otros cuatro en los próximos meses, y es alentador el panorama en las plantaciones de alimento animal al concebirse la siembra de diferentes variedades de pasto y fomentarse las fincas  de plantas proteicas, esfuerzos que reforzará la alimentación de la masa ganadera en el período de seca.

Mario Jesús Gómez Marrero, subdelegado de ganadería, apuntó que mejoran otros indicadores de eficiencia de la rama al reportarse 100 nacimientos más en relación con igual período anterior, crecen las gestaciones, se incrementa el índice de hembras en reproducción y las vacas de ordeno, con un promedio de 4,2 litros por animal.

Nuevas variedades de arroz en fase de extensión

La Estación Experimental del Arroz, localizada en el municipio pinareño de Los Palacios, tiene en fase de extensión dos nuevas variedades del cereal de bajo suministro.

Son estas las Guillermar LP-19 y JoseLP-20, y consideradas de bajos insumos al precisar de 15 % menos  de agua y menos de 30 % de fertilizantes como urea, fósforo y potasio.

Alexander Miranda Caballero, director de la Unidad Científica  Tecnológica de Base, precisó que a estas las avalan altos rendimientos por hectáreas, entre seis y siete toneladas, calidad industrial y resistencia a plagas y enfermedades propias del cultivo.

La generalización está prevista en la campaña 2018-2019 en los sectores estatal y campesino, respectivamente.

A estas las antecedieron las INCALP-5 y 7, de ciclo corto y generalizada en todo el país, con significativas bondades para el programa arrocero nacional por sus rendimientos agrícolas y alta eficiencia industrial. Ambas responden a la política varietal que desarrolla el país para evitar riesgos ante plagas, enfermedades o desastres naturales y llegaron a ocupar  más del 80 % del total de áreas plantadas en el país.

Entre los resultados  científicos de la entidad  está la obtención de diversas variedades de arroz y manejo del agua en el cultivo, con elevados beneficios agrarios y la sustitución de importaciones al abastecer en un elevado por ciento las áreas que se plantan a nivel nacional con semillas de alta calidad.

La estación experimental del arroz, como también se le conoce y subordinada al Instituto Nacional  de Ciencias Agrícolas, se fundó en 1973 con el fin de generar conocimientos y tecnologías, capaces de responder a las prioridades de los programas arroceros y readecuándolas al cambio.