Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

A rendir cuenta sobre la gestión hídrica

En proceso un plan  integral de rehabilitación  y construcción de los sistemas de abasto, alcantarillado y drenaje. Se incrementó la capacidad de bombeo en el sistema central y del este de la capital cubana

Directivos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) evaluaron los  resultados del Programa Hidrológico Nacional   implementado en La Habana durante el último quinquenio y la marcha de la ejecución de la nueva Planta de Tratamiento de Residuales Luyanó IV.

La obra se construye para dar cumplimiento al Programa de Reducción de Pérdidas y forma parte del macro proyecto de Saneamiento de la Bahía de La Habana, el cual  comenzó a desarrollarse en la Isla a partir de 1995, cuando el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) determinó que esta era una  de las que más contamina al Mar Caribe y que el volumen de oxígeno en sus aguas no ascendía ni al cero por ciento.

Ante esta problemática y, en busca de mejorar la utilización de las aguas de la  provincia, así como su calidad, el Instituto tiene, como premisas principales, eliminar definitivamente los lugares abastecidos con pipas y los pozos de filtración, reducir a cero las zonas de inundación y asegurarse de que sea purificado el preciado líquido que llega a cada uno de los 15 municipios de la capital cubana.

 El plan comenzó en 2004  y se propone rehabilitar 3 200 km de redes hidráulicas y alcantarillados, de los cuales quedan pendientes 1 700  km entre redes y conductoras, y otros 502,6 km de alcantarillado y drenaje pluvial.

 Para este 2017 se prevé  el montaje de 154 km distribuidos en la zona baja del municipio de Plaza de la Revolución, Centro Habana, Playa y los últimos circuitos de los territorios periféricos y zonas en desarrollo.

El delegado del INRH en la provincia de La Habana Javier Toledo, declaró que está en proceso un plan  integral de rehabilitación  y construcción de los sistemas de abasto, alcantarillado y drenaje. 

Esta remodelación tecnológica se ejecuta desde las principales conductoras hasta las redes de distribución, por lo que solo resta organizar el metraje progresivo para utilizarlas de manera más eficiente y optimizar las labores de recolección, conducción, tratamiento y disposición final de las aguas residuales, incluyendo las de  los puntos de vertimiento.

Entre  los logros  podemos contar  el incremento de la capacidad de bombeo en el sistema central y del este al 100 %, con lo que se  erradica el problema de la disponibilidad del agua en esta parte de La Habana, además de la edificación del acueducto de Bejucal y Farriol Majagua, con el cual se resolvió el problema hídrico en Santiago de las Vegas.

 Otros éxitos son la ampliación de la presa del Este mediante  la construcción del trasvase Jaruco-La Coca, al cual se incorporará próximamente la presa San Miguel, en la provincia de Mayabeque, que ya tienen financiamiento y se construirá este año. Al mismo tiempo se terminaron las conductoras de Paso Seco, y la del Cotorro, Campo Florido, Cuatro Caminos, Los Benignos, Pata Sur y Pata Norte.

El año 2016 fue de gran beneficio para la institución que construyó más de 50 redes en  Boca Ciega y Santa Fe, aceleró su ritmo de  trabajo dejando atrás 217 obras terminadas y un saldo de 1 860 000 personas beneficiadas en solo cuatro años, e instaló 46 000 metros contadores y, de esta manera cubrió el metraje del 100 % del sector estatal.

Sin embargo resta mucho por hacer. Aún deben finalizar los trabajos de Luyanó IV. La planta, que es la más grande de su tipo en el país, funciona mediante un sistema de tratamiento de aleación extendida, tiene un 92 % de  equipamiento tecnológico montado  y un 99 % de  su construcción civil acabada. Su sistema de colectores es de 7,2 km, de los  cuales están en explotación 6,45 km  y se prevé que procese una cantidad de 200 litros de agua por segundo.

Con respecto al funcionamiento técnico del establecimiento, Pedro Despaigne Quesada, director de inversiones,  explicó que el agua llega a través de un sifón de entrada que pasa por distintos procesos de filtrado y luego a la estación de pretratamiento, donde se realiza su depuración.  El laboratorio químico instalado permitirá controlar  la calidad con la que entra el líquido y con la que sale y  los dos biofiltros que tiene  eliminan, de manera  instantánea, los malos olores en un período de hasta tres días.

En este lugar también  se obtienen lodos, los cuales están siendo analizados por laboratorios del Ministerio de Agricultura con el fin de reutilizarlos como abono si no contienen metales pesados. A su vez, estos  procesos de “digestión” del barro producen gas metano  para reciclar una vez que se sepa la cantidad obtenida.

El director del proyecto de Saneamiento de la Bahía, ingeniero Jorge Calaf, afirmó que una vez terminada la obra se  beneficiarán  62 000 habitantes  de la provincia, la ensenada obtendrá  un 10,87 % de oxigeno perdido, lo que conlleva a la eliminación del 43 % de la contaminación, igualmente aseguró que esta funcionará a pleno rendimiento y se entregará al INRH en el primer trimestre del presente año.