Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La industria del reciclaje, otro motor para la economía cubana

El propósito esencial es crear un sistema integral de recogida, clasificación y tratamiento de desechos mediante la creación de la infraestructura necesaria en equipamiento y tecnologías

Priorizar la política dirigida a incrementar el reciclaje de materias primas, más que un Lineamiento de los que se implementan hoy en el país para actualizar el modelo de desarrollo cubano,  es una voluntad reflejada en el desempeño del Ministerio de Industrias (Mindus) y, sobre todo, en el quehacer empresarial y popular, a diferentes escalas.

De las acciones previstas en la concreción de ese programa se encuentra en proceso la propuesta de modificación de la Ley de Reciclaje, pues junto con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma),  se elaboró la "estrategia para el tratamiento diferenciado a los desechos de alto impacto ambiental".

Al exponer los principales resultados de los programas del sector, y en particular, el relacionado con el reciclaje, el ministro del Mindus, Salvador Pardo Cruz, informó sobre las actividades a acometer, la cuales  deben incluirse en los planes anuales de la economía, identificando en primera línea a los residuos sólidos urbanos, la chatarra electrónica, los neumáticos fuera de uso y el cierre del ciclo de plomo.

En una reciente intervención ante el Parlamento, el titular del ramo precisó que esa política aprobada por el Consejo de Ministros en diciembre de 2012 se dirige en lo fundamental a aumentar los niveles de recuperación, clasificación, procesamiento y comercialización de los desechos con destino al mercado interno y a la exportación.

"Se ha avanzado -dijo- en la identificación de socios potenciales en la gestión de los residuos sólidos urbanos que requiere un alto nivel de financiamiento para su materialización y se prevé ejecutar con inversión extranjera, y la perspectiva de inicio a partir de 2017-2018 escalonadamente, comenzando por la capital y luego al alcance de todo el país."

Se refirió al interés de más de 40 entidades foráneas en los negocios del reciclaje y a los trabajos que ahora validan un mejor destino a la generación de los residuos sólidos de La Habana a partir de plantas de una tecnología que no provoca impactos negativos al medio ambiente ni daños sanitarios aunque se decida incluso instalarlas en medio de la ciudad.

Los grandes vertederos citadinos de hoy deben convertirse en fábricas generadoras de energía pues se trata de proyectos que abarcan desde la recolección de los residuos sólidos urbanos en el contenedor hasta la total transformación de la basura en electricidad.

En esos planes confluyen especialistas y funcionarios de los ministerios de Industrias, Energía y Minas y, por el momento, el Consejo de Administración Provincial de La Habana, encargados del qué y el cómo a la hora de decidir el empleo de tales tecnologías.

Otros datos ofrecidos por el Ministro indican la realización del levantamiento de la generación de desechos metálicos, en los que se evidencia una reducción del fondo existente en las 3 912 fuentes estatales diagnosticadas, con un decrecimiento de la recuperación de chatarra ferrosa en alrededor del 6 % como promedio anual, en los últimos dos años.

"Para el resto de los productos no ferrosos y no metálicos se logran ligeros incrementos de manera general, en el orden del 5 % anual", subrayó Pardo Cruz.

Entre los principales resultados del período destacó la ejecución de un esquema cerrado de autofinanciamiento que ha permitido contar con los recursos financieros necesarios de forma oportuna.

Ilustró con la suma de los ingresos por concepto de exportaciones, que  entre 2013 y 2015 ascendió a 161 millones de USD, de los cuales se aportaron 115 millones.

Señaló además la puesta en marcha de inversiones para incrementar la recuperación y el procesamiento de desechos reciclables: módulo de desmantelamiento industrial para chatarra ferrosa, desguace de embarcaciones y planta de plásticos, entre otras.

Recordó el Ministro que ya funcionan de forma experimental 15 Cooperativas no Agropecuarias de Reciclaje, las cuales en tres años han recuperado 64 000 toneladas de desechos, con un crecimiento en el orden del 5 % anual (continúa su monitoreo para extender y generalizar la experiencia a todas las provincias).

Cada año se garantiza la venta de más de 420 000 toneladas de desechos reciclables que se utilizan como materia prima secundaria para producciones de mayor valor agregado.

Al detallar las dificultades el titular citó la disminución del fondo metálico del país, el incumplimiento de la Ley 1288/75 por entidades estatales, la lentitud en la aprobación de las bajas técnicas de los equipos e instalaciones en desuso, la insuficiente recuperación de desechos generados en el ámbito doméstico y del número de casas de compra de materias primas a la población e inestabilidad en su servicio.

Otros problemas no resueltos son el escaso conocimiento de la población sobre el reciclaje y su impacto socioeconómico y medio ambiental, el no contar con una infraestructura apta para la clasificación en origen de los desechos ni de un sistema integrado de gestión de los residuos sólidos urbanos, así como la poca logística para enfrentar la dispersión de las fuentes generadoras.

Como proyecciones y tareas de primer orden del Mindus en esta rama, sobresalen agilizar la ejecución del proyecto de Manejo Integral de los Residuos Sólidos Urbanos, incrementar el aprovechamiento de la inversión de desguace de embarcaciones y del desmantelamiento en general, e influir en las bajas de los equipos en desuso como alternativas importantes ante la disminución de la chatarra.

Los retos incluyen proponer y ejecutar un proceso inversionista a mediano y largo plazos, basado en las nuevas tecnologías para agregar valor al procesamiento, incluidos los desechos con impacto ambiental y continuar monitoreando el funcionamiento de las cooperativas de reciclaje creadas e incorporar provincias completas a partir de la experiencia de Camagüey, una vez aprobada.

Se prevé también una adecuada Estrategia de Comunicación desde edades tempranas que permita lograr a largo plazo una sociedad educada ambiental y económicamente.

Actualmente, el Mindus interviene en el control de las políticas para el fomento y desarrollo de la industria del reciclaje, el reordenamiento y uso eficiente de las máquinas herramientas y equipos en la economía nacional,  así como la restructuración y redimensionamiento del plantel industrial. Presta especial atención a los temas vinculados con el mantenimiento industrial, el recape de neumáticos y el apoyo a la producción de envases y embalajes.