Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

FAO-Cuba, largo trecho juntos

Un panel de expertos valoró en La Habana la contribución de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Un panel de expertos valoró la contribución de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en un encuentro en su representación en La Habana a propósito del aniversario 70 de su creación.

Cuba estuvo presente en el nacimiento de la organización, en 1945, y han desarrollado a través de décadas vínculos mutuamente ventajosos.

Los panelistas explicaron las diversas aristas de la colaboración  brindada por la FAO que ha tenido un impacto importante en el desarrollo de capacidades de infra-estructura, institucional, de investigación y capacitación así como en la formación y superación de especialistas en temas de alimentación, agricultura y nutrición.

La FAO, a lo largo de todos estos años, ha apoyado técnica y financieramente la publicación de diversos materiales con temas relacionados a la Seguridad Alimentaria y Nutricional, dijo Disnardo Raúl Pérez González, director general del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiologia y Microbiología (Inhem).

José Manuel Febles González, profesor en Ciencias Agrícolas y Ambientales, consideró que en la educación superior -integrada como sistema en 1975-, la FAO ha contribuido al desarrollo de capacidades, desde que en fecha tan temprana como 1960 un experto de la organización, de conjunto con especialistas cubanos, formuló el proyecto de Plan para la Agricultura para el período 1961-1965.

Un largo camino ha transitado la cooperación. Desde la asistencia técnico-material en apoyo a la creación de centros de investigación en estrecha cooperación con el Estado cubano, entre ellos de investigaciones pesqueras y agrícolas; de la industria alimentaria; de riego y drenaje; de pastos y forrajes,  con los cuales a los largo de los años  contribuyó en proyectos para los sectores de la pesca, la porcicultura y forestal, entre otros,  hasta la dirigida a incrementar la producción porcina en el sector cooperativo campesino, con técnicas y equipamientos para el mejoramiento genético de los rebaños; aumento de la producción de peces de agua dulce, con un Programa Nacional de Mejoramiento Genético y la capacitación de productores; y producción de miel de abeja con calidad certificada.

Gloria Almandros Suárez, del Ministerio de la Industria Alimentaria, destacó también el papel de la FAO en la seguridad alimentaria y se refirió a aspectos puntuales de la cooperación con entidades vinculadas a la fabricación de alimentos, entre ellas una planta para productos lácteos en Pinar del Río, dentro del Programa Nacional de Lucha contra la Anemia.

Cuba no solo es un miembro fundador de la FAO, sino también un país que ha formado parte del trabajo de la organización, contribuido a la cooperación internacional, al desarrollo de convenciones, la colaboración técnica Sur-Sur, e incluso, a la política de la FAO, por su participación en los eventos mundiales, dijo Theodor Friedrich, representante en La Habana de esa organización del Sistema de Naciones Unidas.