Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cienfuegos: irrepetible

Cosmopolita en su propio origen, desde entonces cada habitante hace suyo el lema de fe, trabajo y unión, en un afán perenne por ser mejor que se sustenta en la laboriosidad y formación técnico-profesional

Un excelente puerto y céntrica ubicación geográfica bastan a la ciudad de Cienfuegos como atractivos para el comercio, lo que complementan la infraestructura mercantil e industrial y la formación técnico-profesional de su fuerza laboral.

Suman a esas tipicidades  la laboriosidad de sus lugareños al asumir cada tarea, que si bien lo sentencia el escudo de los fundadores: "fe, trabajo y unión", permite hoy resultados meritorios en su economía, quizá menos altisonante como aquel 22,5  % de cumplimiento de la producción mercantil entre 2006 y 2007, con  un sostenido superávit al cierre de los últimos años.

El negocio la inserto temprano en el Caribe, Centro y Sudamérica, incluso en el Viejo Continente, vocación que potencian ahora tanto nuevas como tradicionales ofertas productivas y de servicios en diversas ramas de la que se encargan en específico cinco organismos, entre las que lideran el camarón y el café  Crystal Monte, toda una exclusividad del macizo montañoso de Guamuhaya.

En su surtido exportable  resaltan, además, el petróleo y sus derivados a partir del proceso con alta eficiencia de la refinería; el clinker de la Empresa Mixta Cementos Cienfuegos S.A., un amplio catálogo agrícola; aguas minerales y carbonatadas; alcoholes finos de caña con destino a las ramas farmacológica, cosmética y licolera, a los cuales se integran además el tradicional tabaco torcido, vitroplantas, pastas alimenticias y hasta el marabú devenido  carbón vegetal.

Orgullosa de su historia y valores hereditarios, Cienfuegos erige su futuro, en el que sobresalen los proyectos de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA) mediante Cuvenpetrol S.A., que de rehabilita la refinería local para la producción y el procesamiento de hidrocarburos y gas, y concibe un complejo petroquímico, con  vertientes que aprovecha la infraestructura industrial, crea otras y se apoya fundamentalmente en la capacidad de los recursos humanos formados por varias generaciones.

Con una fuerte base agroindustrial, esta urbe exhibe un marcado aporte a la economía del país, con el procesamiento de 70 % de todo el cereal de la distribución nacional, entrega del pienso para  la región central y as'i como la carne de cerdo, y se cuenta entre las más eficientes en la generación de electricidad.

En surtidos agrícolas como malanga, yuca, plátano, cebolla, ajos, hortaliza y arroz supera los programas, o al menos los volúmenes fijados para cada etapa, mientras en  la rama azucarera, con cuatro industrias en activo marcadas por la eficiencia de forma estable desde los años 80, preserva una capacidad instalada superior a la materia prima cuando se avanza aún más en la ampliación y el rendimiento en los cultivos.

Turismo

Con un entorno ideal Cienfuegos renueva su oferta marinera para visitantes nacionales y foráneos con una nueva modalidad en 12 circuitos de la región central,  mar, ríos y lagos, entre otros el Hanabanilla en las alturas del macizo Guamuhaya, la Ciénaga de Zapata y la presa Zaza,  en la búsqueda por diversificar las ofertas y aprovechar las potencialidades de  la naturaleza.

Más de 800 habitaciones que conforman la planta hotelera sureña, y más de 300 hostales abiertas al turismo por el sector privado;  destacan el Palacio Azul, primer hotel categoría Encanto del país -inaugurado en septiembre de 2007-, La Unión, La Casa Verde y el flamante Perla del mar, que convierten a la provincia en la única en la actualidad con cuatro instalaciones con esa categoría, todos con excelentes confort y servicio.

Otros son el emblemático Gran Caribe Jagua, también en el enclave urbano, y los de playa Islazul Pasacaballo, Cubanacán Rancho Luna, Faro Luna, Villa Yaguanabo y Cubamar Guajimico.

Estas virtudes e infraestructura, además de un proceder de excelencia profesional, permiten vaticinar un crecimiento de afluencia a partir de noviembre, para cerrar el año quizá con 3 % superior al anterior, que puede valorarse como un buen inicio de temporada.

Pero a lo alcanzado puede faltarle el extra, según consideraciones de Armando Varela, vicepresidente del Consejo de la Administración provincial, pues aunque cuentan como fortaleza con la cohesión en los sistemas de trabajo rectores y ejecutivos, la calificación de los recursos humanos, envidiable ubicación e infraestructura industrial, de transportación y una muy bien condicionada bahía, aún puede ser mayor la integración, con una planificación más objetiva y la implementación acertada de cada lineamiento de trabajo.

Tipicidad

De detalles se nutre la identidad de cada terruño, y la de los cienfuegueros se sustenta en su propio origen a partir de colonos franceses -sin igual en la Isla- lo que quizá justifique una réplica del Arco de Triunfo de París en el más céntrico de sus parques, otrora la única plaza de armas de dos manzanas.

En la geografía urbana resalta su extenso Prado, en medio de una arteria resguardada  por una  arquitectura neoclásica que se funde a un balcón marino -el Malecón- desde donde salva la distancia hasta la fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, en su tiempo la única en su tipo colonial al centro del país.

Paradigma de las ciudades cubanas del siglo XIX, con fachadas "en tiras", su Cementerio General o de Reina es igualmente sin par en Cuba entre los de enterramiento en nichos verticales, tal y como se instauró en la decimonovena centuria. Y por si una fuera insuficiente, la ciudad dispone de dos necrópolis -ambas Monumento Nacional- como el Tomás Acea, por su configuración de tipo jardín y la majestuosa réplica del Partenón.

Su teatro Tomás Terry, junto al Sauto de Matanzas y La Caridad de Villa Clara, conforma la trilogía de edificios del siglo XIX para esos fines, como para estimular la formación de irrepetibles figuras del arte local como Luisa Martínez Casado y Arquímedes Pous Vives, y el emblemático Benny Moré.

La Perla del Sur, como algunos prefieren identificarle, cuenta con bandera propia bautizada en la manigua irredenta, escudo, himno y flor autóctona: Marilope, protagonista de una hermosa leyenda del pasado precolombino.