Miércoles
05 de Octubre  2022 

Aumenta capacidad de almacenamiento de combustible en Matanzas

En la obra de montaje de los depósitos se incluye el mantenimiento capital de tanques construidos hace más de 20 años. Como valor añadido, se montan cubiertas más duraderas con un sistema de protección eléctrico-atmosférico 


Martes 04 de Septiembre de 2012 | 12:00:00 AM 

Autor

El espectáculo alcanzaba a verse a simple vista desde varios puntos de la ciudad de Matanzas, sobre todo del lado opuesto de la rada yumurina: el montaje de la base de almacenamiento de combustible integrado por grandes depósitos de hasta 50 000 metros cúbicos de capacidad.

Según informa el diario Granma en su sitio web, la obra, que incluye el mantenimiento capital de tanques construidos hace más de 20 años, permite incrementar las posibilidades de acopio de crudo.

En el emplazamiento de los depósitos en la antigua base de Supertanqueros, lo más llamativo fue la utilización de la cubierta conocida como "domo geodésico", techos constituidos de estructuras ligeras de vigas y chapas de aluminio con uniones atornilladas, cuya vida útil supera los 25 años. A diferencia de los techos de acero, esta novedad tecnológica tiene la virtud de ser más resistente a la corrosión, en una zona costera como la de la bahía de Matanzas.

Otra ventaja es que permite la disminución de las pérdidas por concepto de evaporización de los hidrocarburos en esos recipientes de grandes dimensiones, gracias a la hermeticidad que consiguen dichas estructuras.

El montaje de los depósitos requirió del empalme chapa a chapa, piezas de entre 25 y diez milímetros de grosor que, una vez soldadas, conforman un total de cinco anillos de 12 metros de altura por 74 metros de diámetros. El resumen magnífico de la obra es el montaje del llamado "domo", un acto espléndido de ingeniería.

Siguiendo normas cubanas e internacionales, la obligación de proteger estos tanques del impacto de tormentas eléctricas presenta cierto grado de complejidad, dadas las amplias dimensiones y poco peso de la cubierta. La tarea es asumida por la Oficina de Representación en Cuba de la firma española Aplicaciones Tecnológica S.A. y el respaldo de un equipo de ingenieros y proyectistas de su casa matriz.

En opinión del ingeniero Rafael Martínez Peláez, su asesor técnico aquí, el sistema se conforma por "piezas preelaboradas capaces de ensamblarse sobre el domo con el mínimo herramental y exiguas operaciones de montaje. Estos pararrayos son capaces de conducir a tierra y de forma segura la energía procedente de una descarga atmosférica".

Como valor añadido, explica Rafael, el sistema dispone de un equipo de alta tecnología que garantiza la medición continua del campo eléctrico-atmosférico. El ATSTORM, como se denomina por el fabricante, es capaz de monitorear todas las fases de las tormentas eléctricas atmosféricas y por tanto protege el área de forma integral.

El ingeniero Alejandro Durán Hernández, también integrante del equipo de dicha compañía, significa que este es el primero de tres dispositivos de detección contratados por CUPET. Otros dos, puntualiza, serán instalados en las refinerías de La Habana y Santiago de Cuba.

Comparte esta noticia