Jueves
18 de Abril  2024 

El triunfo de la Cumbre G-77 y China en La Habana

El presidente Díaz-Canel presentará en la ONU reclamos del Sur global. Participaron en el cónclave más de 1 300 delegados de 116 países. Unánime fue la condena al bloqueo económico y financiero de Estados Unidos contra Cuba y el apoyo a un mundo multipolar


Jueves 21 de Septiembre de 2023 | 10:51:42 AM 

Autor

Hedelberto López Blanch

Con el lema Los retos actuales del desarrollo: papel de la ciencia, la tecnología y la innovación, sesionó durante los días 15 y 16 últimos la Cumbre del G-77 y China que fue inaugurada por el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez con la presencia del líder de la Revolución cubana, Raúl Castro Ruz.

Díaz Canel, al dar la bienvenida a los participantes, destacó el carácter austero de la cumbre debido a las "dificultades de un cerco reforzado que dura ya seis décadas, pero nos sobran sentimientos: de amistad, de solidaridad, de hermandad. Y nos sobra voluntad para hacerlos sentir en familia: están en casa”.

Agregó el dirigente cubano que “Tras casi 60 años de batallas diplomáticas, en el difícil y hasta hoy infructuoso intento de transformar las reglas injustas y anacrónicas que rigen las relaciones económicas internacionales, vale recordar los llamados de nuestros líderes históricos a democratizar la ONU; las advertencias de Fidel Castro de que ¨”mañana será demasiado tarde”, y una frase inolvidable del Comandante Hugo Chávez, cuando dijo que los presidentes andamos de cumbre en cumbre y los pueblos de abismo en abismo”.

Enfatizó que el líder bolivariano abogaba por reuniones realmente útiles, de las que pudieran emerger beneficios concretos para los pueblos que esperan soluciones, al borde del abismo en que nos ha sumido el egoísmo de quienes llevan siglos cortando el pastel y dejándonos las sobras.

Esta Cumbre, añadió, ocurre en momentos en que la Humanidad ha alcanzado un potencial científico-técnico inimaginable hace un par de décadas, con una capacidad extraordinaria para generar riqueza y bienestar que, en condiciones de mayor igualdad, equidad y justicia, podría asegurar niveles de vida dignos, confortables y sostenibles para casi todos los pobladores del planeta.

En su exposición enfatizó que si coloreamos el espacio que ocupan las naciones miembros del grupo en un mapamundi, veremos dos fuerzas que nadie supera: Somos más, y somos más diversos. El Sur también existe, dicen los versos del poeta uruguayo Mario Benedetti. Por todo el tiempo en que el Norte acomodó el mundo a sus intereses para mal del resto, ya toca al Sur cambiar las reglas del juego.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en su discurso dijo que cuenta con el G-77 y China, “que ha sido durante mucho tiempo campeón del multilateralismo, para que den un paso al frente, utilicen su poder y luchen. “Defendamos un sistema enraizado en la igualdad; defendamos un sistema dispuesto a revertir la injusticia y el olvido de siglos; y defendamos un sistema que beneficie a toda la humanidad y no sOlo a los privilegiados".

Guterres señaló que el mundo les está fallando a los países en desarrollo y defendió la necesidad de instituciones multilaterales fuertes y eficaces a medida que la comunidad internacional avanza hacia "un mundo multipolar”.

La Cumbre de La Habana, como lo expresaron todos los dignatarios en sus alocuciones, resultó también una enérgica condena al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y la inclusión en la arbitraria lista de países patrocinadores de terrorismo.

En este complejo escenario post-pandémico, el G-77 y China consideró que esta situación de crisis económica generada por el enfrentamiento a la COVID-19, se vio agravada por las tensiones geopolíticas y las medidas coercitivas unilaterales, además de la volatilidad de los mercados y la creciente presión de los organismos internacionales ante el endeudamiento externo de los países del Sur; provocando con ello el aumento de la pobreza extrema y la desigualdad hacia el interior de los países y entre ellos.

Los delegados enfatizaron la necesidad de un Nuevo Orden Mundial, en el cual la cooperación Sur-Sur sea el centro del esquema, con un enfoque más inclusivo y coordinado en la gobernabilidad financiera mundial.

Otras alocuciones

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, a la par que condenó el bloqueo por más de seis décadas de Estados Unidos contra Cuba, país al que considera defensor de una gobernabilidad global más justa, llamó a forjar una visión común que tenga en cuenta las preocupaciones de los países de renta baja y media, y grupos más vulnerables.

Calificó de estratégico que el G-77 haya dedicado por primera vez una cumbre al tema de la Ciencia, Tecnología e Innovación. Retomaremos el protagonismo de los países del Sur, generando empleo e ingresos y buscando nuevas soluciones para las cuestiones que preocupan al mundo. Los países del Sur tienen plenas condiciones de ocupar la vanguardia de la ciencia, tecnología e innovación, remarcó.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, reconoció la resistencia del pueblo cubano frente al bloqueo genocida y destacó el prominente lugar que ha ganado en la historia.

Consideró imperativo mantener la unidad a pesar de las diferencias, ya que de nada servirían el Grupo de los 77, el Banco Mundial o las Naciones Unidas si no son capaces de eliminar los bloqueos, las sanciones, la neoesclavitud, el neocolonialismo o las guerras que causan tanto sufrimiento y dolor en el mundo.

Señaló que la globalización ha tenido un balance negativo para los países de la región y enfatizó la necesidad de promover la unidad y establecer un nuevo orden basado en acelerar el comercio mundial utilizando diferentes monedas.

Al hablar ante la tribuna en el Centro de Convenciones de La Habana, el presidente venezolano Nicolás Maduro resaltó la necesidad de que los países del Sur forjen sus "propios caminos y modelos políticos y no aceptar los dictados de ninguna potencia con pretensiones coloniales o de dominación".

El siglo XXI debe ser nuestro siglo de cooperación práctica de mayor nivel en la educación, la ciencia y la tecnología y los pueblos del Sur tienen todo lo necesario para alcanzar significativos logros, sentenció Maduro.

La ministra de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica, Naledi Pandor, llamó a la unidad del Sur Global para avanzar, apoyados en el desarrollo científico y abogó por una reforma del sistema de Naciones Unidas, en especial del Consejo de Seguridad.

 
 

La clausura

Al clausurar el histórico conclave del G-77 y China en La Habana, el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, dijo que fueron largas jornadas en las que ejercieron el derecho a la palabra los países del Sur, “denunciando de una manera firme las injusticias de este mundo”.

 
 

Agradeció en nombre del pueblo y el Gobierno cubanos, las numerosas expresiones de rechazo al bloqueo que se impone contra nuestro país y la solidaridad y apoyo al pueblo cubano que hoy resiste y supera heroicamente enormes dificultades y desafíos.

En breves palabras, trasladó a los presente la convicción de que todos tenemos que cambiar este mundo, porque, como dijera el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en el año 2003 en la Universidad de Buenos Aires, “Un mundo mejor es posible”.

Agregó que todos los países del Sur en estas jornadas han demostrado, como dijo el General de Ejército Raúl Castro Ruz, que “¡Sí se pudo, sí se puede y siempre se podrá!”.

Y todos los países del Sur están dispuestos, como planteara Ernesto Che Guevara, a seguir luchando “¡Hasta la Victoria Siempre!”.

En conferencia de prensa, tras finalizar el cónclave, el director de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, Rodolfo Benítez Verson puntualizó que los países del Sur salen más unidos y fortalecidos para reforzar su posición como actores clave y de relevancia en las discusiones internacionales que están teniendo lugar.

El diplomático reafirmó que la Cumbre no ha sido una reunión protocolaria más, sino una cita para la acción práctica, una plataforma para ampliar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por las Naciones Unidas.

Benitez Verson expresó que los Estados miembros del Grupo se comprometieron a reforzar sus acciones de demandas para condenar las medidas punitivas unilaterales, y reiteró el agradecimiento de Cuba a la firme posición del bloque de condenar el bloqueo económico, comercial y financiero. Por último anunció que el gobierno de México expresó su voluntad de reanudar su participación en el G-77 y China.

Tras una exitosa Cumbre, el Presidente cubano Miguel Díaz Canel viajó a la sede de Naciones Unidas en Nueva York para participar en las sesiones de alto nivel de la Asamblea General de esa organización e informar sobre los resultados de la Cumbre del G-77 y China.

Durante la Tercera Cumbre del Sur que tendrá lugar en la segunda quincena de Enero 2024 en Uganda, se producirá el traspaso de la presidencia pro tempore del G-77 y China de Cuba a Uganda.

Síntesis de la Declaración Final

En la Declaración Final, que tiene alrededor de 45 párrafos, los participantes rechazaron "los monopolios tecnológicos y otras prácticas desleales que obstaculizan el desarrollo tecnológico de los países en desarrollo", y se pronunciaron en contra de las "medidas coercitivas unilaterales", que tienen "repercusiones negativas y devastadoras en el disfrute de los derechos humanos, incluidos el derecho al desarrollo y el derecho a la alimentación".

Al recordar las repercusiones de la pandemia de la COVID-19 en distintas naciones, expresaron preocupación por cómo se exacerbaron aún más "las marcadas desigualdades en y entre las naciones y las regiones, con un impacto desproporcionado en los países en desarrollo".

Subrayaron la urgente necesidad de una reforma integral de la arquitectura financiera internacional y de un enfoque más inclusivo y coordinado de la gobernanza financiera mundial, con mayor énfasis en la cooperación entre las naciones, incluso mediante el aumento de la representación de los países en desarrollo en los órganos mundiales de toma de decisiones y formulación de políticas.

La Cumbre dio continuidad a reclamos históricos del grupo desde su creación en 1964; en particular aquellos relacionados con el rechazo a las medidas coercitivas unilaterales aplicadas por las potencias imperialistas sobre otros países, la injerencia en asuntos internos de los Estados y la existencia de un orden mundial injusto para los países en desarrollo.

 

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.